El club semi profesional Billericay Town FC, que lucha por ascender a la Football League, tomó una drástica decisión a una semana de comenzar la nueva temporada. El dueño millonario del equipo, Glenn Tamplin, despidió a las porristas por ser muy sensuales.


Con el objetivo de clasificar a la liga inglesa, el directivo las echó después de enterarse de que, a pocas semanas de reclutarlas, ya se relacionaban con los jugadores a través de las redes sociales.


Bekka Batchelor era la líder del proyecto de porristas
Bekka Batchelor era la líder del proyecto de porristas
"Estamos muy desilusionadas de que este proyecto no se lleve a cabo, pero seguiremos siendo grandes amigas del Billericay Town. Es una lástima que tengamos un gran equipo para empezar, pero a nadie a quien apoyar", se lamentó Bekka Batchelor, líder del proyecto de porristas.
Por su parte, el directivo, de 45 años, reconoció en su cuenta de Twitter que sus futbolistas se distraían con la belleza de las animadoras: "Hemos tenido que dejar que las porristas se vayan porque los muchachos se estaban desenfocando y algunas de las chicas (no todas) les enviaban su número".