miércoles, 12 de julio de 2017

El fichaje de Vitolo calma 42 días de depresión del Atlético

La llegada del canario pone fin a 42 días en los que el Atlético de Madrid se ha visto lastrado a la hora de incorporar jugadores por el 'Caso Menores'.

As
El fichaje de Vitolo por el Atlético ha dado un giro en las últimas 48 horas. El padre y el agente del jugador firmaron la renovación con el Sevilla por cinco temporadas con una subida de la cláusula de los 35,7 hasta los 50 millones de euros. José Castro fue el encargado de hacer el anuncio en la rueda de prensa de presentación de Banega y Pizarro. Este martes todo daba un giro. El jugador no ha firmado el nuevo contrato con el Sevilla y cogió un avión rumbo a Madrid para pasar este miércoles el reconocimiento médico, pagar los 35,7 millones de euros de su cláusula de rescisión y así ser agente libre. Minutos después el Atlético hacía oficial el acuerdo con el canario que jugará hasta enero en Las Palmas. El Sevilla pierde a uno de sus grandes jugadores y se plantea la denuncia al jugador.


Entre las negativas al Atlético, la primera fue la de Sandro. El jugador del Málaga se convirtió en una de los más deseados del mercado de fichajes con una cláusula de rescisión de seis millones de euros. Un precio bajo por un jugador que hizo 16 goles y dio cinco asistencias en 31 partidos con el Málaga. El acuerdo entre el jugador y el Atlético estaba casi cerrado hasta el punto que Ginés Carvajal, agente del delantero, fue el 22 de mayo a las oficinas del Vicente Calderón para los últimos detalles. Pero, el jugador tiró para atrás al ver que no iba a tener el peso que consideraba oportuno con la renovación de Torres y con el hecho de que sólo se permiten inscribir en enero a tres jugadores en la Champions y con la entrada de Diego Costa, Vitolo y un centrocampista, Sandro se veía fuera de jugar Europa. El delantero decidió cambiar de liga y llegó a un acuerdo con el Everton.

Alexandre Lacazette era otro de los jugadores que tenía un acuerdo con el Atlético de Madrid. Hasta el punto que Jean Michel Aulas, presidente del Olympique de Lyon, dio por segura su marcha al equipo rojiblanco: "Alex tiene un acuerdo verbal con un club, el Atlético". El compromiso se vio roto con la sanción FIFA. El jugador se dejó querer en más de una ocasión por el Atlético, pero al final el Arsenal tiró de chequera y pagó 53 millones de euros más siete en variables para que el francés juegue en el Emirates Stadium.

El que más fácil tiene para llegar al Atlético es Diego Costa. El hispanobrasileño sabe por un mensaje de Antonio Conte que quiere que salga ("Hola Diego, espero que estés bien. Gracias por la temporada que pasamos juntos. Buena suerte para el próximo año, pero no estás en mis planes"). ElChelsea le dio permiso al delantero para ausentarse este lunes del primer entrenamiento y así acelerar las negociaciones con el Atlético. Sin embargo, el diario británico Daily Star, publicaba que el jugador quiere hacer las paces con Conte para reencauzar su relación.

El último fichaje frustrado ha sido el de Fabinho. El centrocampista del Mónaco parecía fichado por los rojiblancos. Pero, desde el Atlético se negó haber tratado con el Mónaco el traspaso del jugador, aunque fuentes consultadas por AS señalan que sí hubo contactos entre ambos clubes y que estos continúan.

La sanción del TAS también evitó movimientos en las salidas. Antoine Griezmann jugó parte del verano al despiste sobre su salida al Manchester United. El delantero francés hizo unas declaraciones tras el final de LaLiga en las que se refirió a las posibilidades que tenía de fichar por el Manchester United, que cifró como 'seis sobre diez' mientras que tenía 'siete sobre diez' de seguir en el Atlético. Tras la sanción cambió de pensamiento y publicó una foto con un mensaje: "Ahora más que nunca Atleti. Todos juntos". El jugador renovó con el Atlético dos semanas después y reconoció equivocarse en sus palabras: "Lo primero que quiero hacer es pedir disculpas a la gente que haya entendido mal mis declaraciones. Puede que me expresara mal o que algunos quisieran sacar titulares donde no los había, pero desde que he llegado lo doy todo por mi club, mis compañeros y mi cuerpo técnico". La puerta de su salida en un futuro no queda del todo cerrada. Griezmann fue claro en FourFourTwo: "Jugaré este año en el Atlético y después veremos que pasa".Las únicas salidas del equipo rojiblanco han sido las de Cerci y Siqueira con la carta de libertad. El italiano llegó al Atlético por 18 millones de euros y sólo ha jugado 284 minutos en dos temporadas. Mientras que el lateral sí contó más para Simeone en las dos temporadas que estuvo. La primera jugó 2.995 minutos y en la segunda 630 hasta que se fue cedido al Valencia.

Diferente son los casos de Ángel Correa y José María Giménez. Dos jugadores cuya posible salida se ha visto frenada por la sanción. El argentino quiere contar con más minutos con vistas a ser un fijo en la lista de Sampaoli en el Mundial y equipos como la Real Sociedad o el Liverpool están tras su pista. Pero, el jugador se quedará a las órdenes de Simeone. Mientras que el defensa uruguayo se fija el mismo objetivo que Correa. El charrúa no se ve titular en el Atlético, pese a que Simeone sí valora su polivalencia para jugar en el lateral derecho o en el centro del campo. Giménez ya ha manifestado que no le disgusta la Premier: "Sueño con jugar en la Premier porque los partidos son muy parejos. Me gustaría ir". Pero, al mismo tiempo, se deja querer por el Atlético: "Pero si el Atlético me hace contrato de por vida, me quedo. El Atlético me enseñó muchísimo desde el día que llegué. Soy un privilegiado de estar en este club".

El Caso Menores, el origen del problema

El origen del problema del Atlético de Madrid se encuentra en el Caso Menores. En febrero de 2016, Atlético y Real Madrid fueron sancionados con dos ventanas sin poder fichar jugadores. El club blanco fichó a 51 menores entre 2009 y 2013, pero el expediente final fue por 39. Mientras que el Atlético la sanción le llegó por 54 de los 183 casos.Ambos recurrieron con resultados bien distintos. El Real Madrid logró que se estimara parcialmente su recurso y vio cómo su sanción se reducía a una sola ventana de fichajes (la del pasado mercado invernal), por lo que este verano sí podrá incorporar jugadores. El Atlético decidió no pedir la suspensión cautelar a cambio de que el TAS se pronunciara antes del 1 de junio. El TAS confirmó la sanción y el Atlético ve como se le escapan sus fichajes.
Publicar un comentario