sábado, 24 de junio de 2017

Santos: “La guerrilla de las FARC deja de existir hoy”

“Hoy 23 de junio las Naciones Unidas allá en Colombia van a declarar que las FARC entregaron el 100% de sus armas”, dijo el mandatario en Francia.

AFP y EFE / París
El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, anunció en París que hoy, cuando se confirme la entrega del 100% de sus armas, las FARC, "la guerrilla más poderosa y más antigua, deja de existir”.


Santos hizo este aplaudido anuncio durante su intervención en un foro económico dedicado a atraer inversores franceses a Colombia y que contó también con la participación del ministro de Economía francés, Bruno Le Maire.

"La ONU anunciará que las FARC entregaron el 100% de sus armas con lo que dejarán de existir como grupo guerrillero, tras más de medio siglo de conflicto armado. Hoy 23 de junio las Naciones Unidas van a declarar que las FARC entregaron el 100% de sus armas”, señaló el mandatario colombiano.

"Hoy, las FARC, la guerrilla más poderosa y más antigua de América Latina, deja de existir”, agregó desatando los aplausos de la sala. Santos señaló que esta noticia "cambia la historia de Colombia”.

Desde el martes, la guerrilla marxista está entregando el 40% restante de sus armas a la misión de Naciones Unidas en Colombia, como parte del proceso de paz alcanzado el pasado año con el gobierno de Santos. El otro 60% ya lo consignó en las últimas dos semanas.

El Presidente, por cuyas exitosas negociaciones con las FARC recibió el año pasado el Premio Nobel de la Paz, había anunciado el domingo pasado que el 27 de junio se haría un "acto de cierre de todo el proceso de dejación de armas”.

"El costo de la guerra ha sido enorme. Ha habido ocho millones de víctimas despojadas de sus tierras que entraron en la trampa de la pobreza extrema. La productividad de estas personas bajó entre el 50% y el 80%”, detalló.

El Presidente recordó que el índice de secuestro y homicidios en el país es el más bajo en décadas y comentó que el conflicto armado en Colombia ha llevado que "la mitad del país” esté por desarrollar, porque el Estado había lugares a los que no podía ir.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas) tienen más de 900 escondites de armas que deben ser destruidas por la ONU a más tardar el 1 de septiembre, según el pacto de paz suscrito en noviembre pasado en Cuba.

"Hoy, más de 7.000 hombres y mujeres de esta guerrilla están concentrados en 26 zonas a lo largo y ancho de nuestro territorio, entregando a las Naciones Unidas las armas que tenían consigo”, explicó Santos en un discurso en la sede de la Unesco, posterior a su intervención ante los empresarios.

Pero el Presidente reconoció que su país afronta todavía enormes desafíos, entre otros, garantizar una justicia "transicional” a las víctimas, desminar el territorio -Colombia, afirmó, es el país más minado del mundo después de Afganistán-, y "reincorporar a los exguerrilleros a la vida civil, incluido la participación en la política, una vez cumplido el desarme”.

Admitió no obstante que una parte de los colombianos "no admite otra salida que la cárcel o la exterminación” para los exguerrilleros, pero defendió que "la paz es cambiar las balas por los votos, las armas por los argumentos, la violencia por la democracia”.

El conflicto armado ha enfrentado a guerrillas, paramilitares y agentes estatales, dejando al menos 260 mil muertos, 60.000 desaparecidos y 7,1 millones de desplazados.

Santos afirmó que la única forma de construir una sociedad de paz es con las herramientas de la educación, la cultura, la ciencia, la comunicación y destacó que por primera vez en la historia de Colombia, el presupuesto de la educación es el mayor dentro del presupuesto nacional.


Cambian fusiles por batas blancas

Realizaron intervenciones quirúrgicas en la selva, entre escaramuzas y combates. Ahora, que están dejando sus armas en cumplimiento del acuerdo de paz firmado con el Gobierno de Colombia, "enfermeros” de la guerrilla FARC quieren estudiar para dedicarse a la medicina.

El caso más difícil que tuvo que atender Johana Japón en sus 17 años como enfermera fue el de un guerrillero herido por arma de fuego a la altura de los intestinos y cuya cadera fue prácticamente destruida por el impacto de bala.

"Tenía astillas del mismo hueso que cada nada le rompían el intestino delgado, tuvieron que operarlo como unas tres veces y a lo último ya tenía que quedarse con los intestinos afuera y nos tocaba echarles agua, mantenerlos húmedos (...) ”, cuenta .

Esta mujer, que se unió a las FARC tras dejar sus estudios de bacteriología porque su mamá se quedó sin trabajo y ya no podía pagárselos, es una de los 500 guerrilleros concentrados en la localidad de Colinas, en el departamento del Guaviare (sur), uno de los 26 puntos donde los 7.000 rebeldes dejan sus armas en manos de la ONU y transitan hacia la vida civil.
Publicar un comentario