martes, 27 de junio de 2017

Ivanka Trump sobre su puesto en la Casa Blanca: "Yo no me meto en política"

La hija y asesora del presidente de EE UU defiende que solo trata de influir en asuntos en los que está de acuerdo con su padre

Sandro Pozzi
Nueva York, El País
Se implicó de lleno en la campaña presidencial de su padre, Donald Trump. Su marido más incluso. Y cuando ganó las elecciones no dudó en dejar su negocio de moda y trasladarse a Washington, donde ahora tiene su propia oficina en la Casa Blanca y participa en actos públicos junto al mismo presidente. Ivanka Trump asegura, sin embargo, que se mantiene al margen de la política y por eso no comenta los tuits de su padre.


“Yo no me meto en asuntos políticos”, espetó en una entrevista Ivanka, que hasta hace solo dos semanas actuó como si fuera la primera dama mientras la esposa de su padre, Melania Trump, seguía recluida en el rascacielos de la familia en Nueva York. “La política se la dejo a otros”, añadió, tras admitir que no se considera una “erudita” a la hora de profesar una ideología concreta.

Eso no quita, dijo en un claro desafío a la mismísima definición del diccionario Webster, que no vaya a aprovechar su posición privilegiada para hacerse notar y tratar de influir en las decisiones del presidente en cuestiones como la atención a los veteranos, acciones para combatir la crisis de las drogas o asuntos sobre la calidad del trabajo. Su padre, opina, es el que tiene “un instinto político fenomenal”.

Ivanka habló distendida este lunes en el programa Fox & Friends. Volvió a decir que no siempre está de acuerdo con las decisiones de su padre y que cuando es el caso así se lo indica. Pero la periodista que le hizo las preguntas evitó insistir en esa parte. La hija del presidente concluyó diciendo que prefiere poner la atención en los asuntos en los que ella y su padre opinan igual en lugar de enfrentarse.

El cargo de Ivanka en la Casa Blanca no está remunerado. Y no es un secreto que ella y su marido, Jared Kushner, son los más cercanos confidentes de Trump. Por eso esta afirmación es chocante, porque al asumir un papel de asesora está ejerciendo un papel político por definición. “No tengo una agenda oculta”, asegura la hija del presidente, “soy sincera en mis opiniones”.
Publicar un comentario