martes, 13 de junio de 2017

Anomalías en la preselección y el MAS no toma en cuenta al CEUB

El representante del CEUB observó la validación de un certificado, pero las presidentas de comisión, ambas del MAS, le dijeron que “no tiene voz ni voto”.

Beatriz Layme / La Paz
El proceso de preselección de postulantes a altos cargos del Órgano Judicial y Tribunal Constitucional comenzó con cinco irregularidades, entren ellas el cambio de postulaciones, incumplimiento del cupo de mujeres e indígenas, inscripciones fuera de la hora que fija la convocatoria.


En el cambio de postulaciones está el caso de la exsenadora del Movimiento Al Socialismo (MAS), Mirtha da Costa, quien inicialmente se postuló al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), según reporte de la Unidad de Comunicación de Senado y Diputados. Pero luego decidió cambiar y se registró para pugnar por un cargo en el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) por Pando.

La senadora de Unidad Demócrata, Jeanine Áñez, afirmó que el partido gobernante "violó el reglamento” con la finalidad de asegurar la presencia de sus afines en el Tribunal Constitucional, para garantizar la habilitación del presidente Evo Morales a los comicios de 2019.

El jefe de bancada de UD, el senador Edwin Rodríguez, dijo que otra de las anomalías es el incumplimiento del cupo de mujeres e indígenas en el Tribunal Constitucional y Tribunal Supremo de Justicia, cuota que establece el reglamento.

En Pando, para el TCP, y en La Paz, para el TSJ, no se llega a la cuota mínima de mujeres que establece el reglamento de preselección; y en otros departamentos está al límite. Lo mismo ocurre en el tema de indígenas, en Chuquisaca, Tarija y Pando para el TCP y en Cochabamba para el TSJ tampoco se alcanza la cuota mínima, explicó Rodríguez.

"Si no se cumplen las cuotas mínimas, se tiene que declarar desierto; si sigue así el proceso, significa que el MAS está asegurando a sus candidatos, de esa forma la justicia no cambiará y seguirá dependiendo del Gobierno”, afirmó Rodríguez.

En senador Arturo Murillo (UD) dijo que el proceso nació con anomalías, pues inicialmente el MAS, aprovechando su mayoría, amplió dos semanas el plazo de inscripción para que se registren más precandidatos.

A eso se suma el hecho de que el día del cierre de inscripciones, las puertas de las comisiones legislativas estuvieron abiertas hasta las 20:00 horas, cuando la hora oficial del cierre, según la convocatoria, era a las 19:00. La senadora Adriana Salvatierra, presidenta de la comisión de Constitución, admitió que las puertas fueron cerradas a las 20:00 horas.

Sin voz ni voto

El representante del Comité Ejecutivo de la Universidad Boliviana (CEUB), Lorenzo Flores, no fue tomado en cuenta por las presidentas de las comisiones de Constitución, Adriana Salvatierra y Susana Rivero, ambas del MAS, cuando realizó una observación en la etapa de verificación de documentos.

"El reglamento es clarísimo: la participación del sistema universitario con voz y voto es en la evaluación de méritos y examen”, dijo la diputada Rivero, quien cuestionó la observación de Flores. Éste dijo que la comisión no debe convalidar un certificado por ocho años de experiencia.

Flores lamentó la postura de las legisladoras. "Las presidentas de las comisiones dijeron que la universidad no puede opinar, que sólo era veedor… El observador o veedor no es un retrato; el observador tiene opinión y hemos sido firmes: el sistema universitario no es un invitado de piedra, cuantas veces sea necesario se harán las observaciones”, sostuvo.

Según el reglamento, los delegados universitarios sólo tienen activa participación en dos fases: la primera es en la etapa de evaluación de la formación académica y la experiencia laboral, en la que los postulantes se juegan 40 puntos de 100; luego, en la elaboración de 700 preguntas.
Publicar un comentario