domingo, 11 de junio de 2017

Albarracín: “Hay que salvaguardar la ‘U’ sancionando a los corruptos”

“Hemos encontrado camarillas, corrupción, abuso de autoridad, violación de DDHH, acoso sexual y los hemos ido resolviendo”, dice.

Página Siete
"La garantía para salvaguardar la imagen y el prestigio de la universidad y de sus docentes es más bien promoviendo el esclarecimiento de todas estas denuncias y la sanción a los que han resultado culpables”, asegura el rector de la UMSA, Waldo Albarracín. Recalca que el principio que rige su gestión es: "Cero corrupción; cero violación de derechos”.


Hemos desarrollado acciones muy frontales contra personas que han incurrido tanto en hechos de corrupción como de acoso sexual. Los casos que hemos accionado legalmente sabemos que no son los únicos, pero nos dan mayor posibilidad de actuación cuando sorprendemos a los denunciados en plena recepción de dinero o hay fuertes indicios de acoso.

Si hemos promovido desde mi llegada a la universidad una política de transparencia, de lucha tenaz contra la corrupción, yo no puedo aplaudir el delito por congraciarme con alguna facultad o con algunos docentes. Hay allí una posición absolutamente equivocada de quienes cierran filas. Con la sola vigencia de la oficina de Transparencia ya se sienten ofendidos.

No es que las inconductas, las corrupciones, los acosos sexuales se han dado en mi gestión. Es que antes nadie quería complicarse la vida, hacerse enemigos y sanear la UMSA.

¿Cuántos juicios sigue actualmente la UMSA?

En general son unos 30 casos, entre procesos internos y juicios penales; casos de acoso sexual y corrupción, los más. Tenemos otros casos de gente de afuera por falsificación de títulos, porque la UMSA es la única que se querella. Obviamente la Fiscalía interviene porque es su trabajo, pero a los colegios de profesionales les vale un queque. Es un tema de principios.

Se enfrenta a la corrupción que es viejo monstruo en la "U”, ¿con qué armas?

En esta universidad hemos encontrado camarillas, corrupción, abuso de autoridad, violación de DDHH, acoso sexual y los hemos ido resolviendo. Tenemos varias personas ya presas y otras alejadas definitivamente porque pensamos que la cátedra es un apostolado. Estos temas y actos son en el fondo también educativos, es una especie de pedagogía para forjar la cultura de la transparencia, de la ética, de la honradez en la "U”.

Donde yo voy, limpio. En todas mis gestiones como presidente de DDHH o Defensor del Pueblo he tratado de actuar de la manera más transparente posible y lo corrupto, lo ilegal, lo he depurado. No es fácil, pero en general no podemos decir que todo el mundo es corrupto; esos son los menos pero hacen tan bien las cosas que se imponen por un tiempo. Nunca vamos a solapar las fechoría.

A veces escuchamos reacciones de docentes que defienden al amigo, y respetamos esos puntos de vista por principio democrático pero no los compartimos. Nuestra actuación tiene un interés más gran institucional, ético, de transparencia.
Publicar un comentario