sábado, 24 de junio de 2017

50 años, la memoria de la Masacre de San Juan

El escritor Víctor Montoya, que fue testigo de la matanza, relató que todo se inició cuando las familias mineras se retiraban a dormir tras festejar "la noche más fría del año" alrededor de las fogatas.

La Razón (Edición Impresa) / Aline Quispe / La Paz
Catavi, distrito minero de Siglo XX, 24 de junio de 1967. El padre oblato Jorge Wavreille estaba durmiendo pero el fuerte ruido de lo que creía eran explosiones de dinamita, petardos y cohetillos por el festejo de la noche de San Juan, lo hicieron despertar.


"Ese momento pensé que esos mineros estaban locos, pero no había sido eso, ya que eran los disparos de los fusiles de los militares que ingresaron por la estación ferroviaria de Cancañiri y bajaron de escondidas al campamento", contó el sacerdote católico.

Esa noche, los soldados de los regimientos Rangers y Camacho de Oruro, por orden del presidente, general René Barrientos, cercaron los campamentos de Siglo XX, Catavi; atacaron las viviendas de los mineros, pero buscaron especialmente a los dirigentes sindicales.

"A las 04.55, las poblaciones mineras de esta zona amanecieron con intensos disparos de fusiles, ametralladoras y explosiones de dinamita, cuando las fuerzas del Ejército y la Policía minera ocupaban los campamentos mineros en sangrienta acción", informó entonces el diario orureño La Patria.

El escritor Víctor Montoya, que fue testigo de la matanza, relató que todo se inició cuando las familias mineras se retiraban a dormir tras festejar "la noche más fría del año" alrededor de las fogatas. "Las tropas de los regimientos Rangers y Camacho, que horas antes habían tendido un cerco al amparo de la noche, abrieron fuego desde todos los ángulos", rememoró.

Hoy se cumple medio siglo de la Masacre de San Juan perpetrada en los distritos de Siglo XX, Catavi y Huanuni, cuya acción dejó unos 27 muertos, aunque señalan que la cifra es más alta, y 71 heridos, entre ellos niños y mujeres.
Publicar un comentario