lunes, 15 de mayo de 2017

¿Te gusta la gaseosa? Conoce el impacto que tiene esta bebida en tu cerebro

Telemundo
Las bebidas gaseosas se fabrican de varios tamaños y sabores. Pero más allá de eso, hay algo que abarcaría a todas ellas: dañarían a tu cerebro, según hallaron dos estudios. ¿Quieres saber de qué forma?


Sodas y tu cerebro

El exceso de azúcar presente especialmente en las bebidas azucaradas como las sodas, dañarían tu cerebro, encontraron investigadores de la Universidad de Boston.

Usando información recogida del Estudio del Corazón Farmingham, los científicos vieron que las personas que beben este tipo de bebidas con frecuencia, tendrían:

- Menos memoria.

- Volumen cerebral más pequeño.

- Un hipocampo (el área del cerebro esencial para aprender y memorizar), significativamente más reducido que aquellos que no beben tan seguido esos refrescos.

No solo las azucaradas

Pero, si piensas que bebiendo sodas diet estás a salvo, lee esto: un estudio que le siguió al mencionado, encontró que quienes bebían la versión light de las sodas azucaradas, tenían el triple de chances de tener ataques cerebrales y demencia, comparados con quienes no las bebían.

Así que sí, probablemente sea hora de reemplazar tus refrescos de soda por algo más sano. "Quizás la vieja y conocida agua es algo a lo que debemos acostumbrarnos”, señaló la profesora de neurología y autora senior de ambos papers, Sudha Seshadri.

¿Cuánto es demasiado?

Para determinar cuánta soda es "demasiada”, debes conocer más detalles del primer estudio, publicado en la revista científica Alzheimer’s & Dementia en marzo:

Los investigadores vieron más riesgos en personas que consumían más de 2 bebidas azucaradas al día (sean gaseosas, zumo de frutas y otros refrescos), o más de 3 por semana, solo de gaseosas con azúcar.

En cuanto a los efectos de las sodas diet, los riesgos comenzaban con beber al menos un refresco de ese tipo al día. Por otra parte, los estudios no diferenciaron entre tipos de endulzantes artificiales.

Cómo beber menos soda

Si estos resultados te convencieron para realizar un cambio en tus hábitos de consumo de estos refrescos, toma nota de algunos consejos para abandonarlos.

1. Ponle burbujas a tu reemplazo. A muchos les gusta beber soda por la carbonatación (las burbujas). Si es tu caso, mezcla agua gasificada con un chorro de zumo de frutas 100% fresco.

2. Reemplaza por té frío. Si las bebes por la cafeína, búscala de otras fuentes.Podrías preparar tu propio té en hebras y agregarle naranjas y limones para darles sabor, en lugar de azúcar.

3. Agrega hielo. Si igualmente vas a beber sodas, haz un pequeño truco y llena tu vaso de hielo, para dejarle menos lugar a la bebida. Otra opción, es "cortarla” con agua gasificada.

4. Ten siempre agua en el refrigerador.Sin dudas, será más atractiva si la encuentras fresca cuando llegas a casa. Tener rebanadas de naranja, limón o lima a la mano, también ayudará.

5. Bebe licuados. En vez de leche sola, prepara milkshakes en la licuadora, agregándoles frutas y hielo.

Y no lo olvides: consulta con un médico antes de introducir cambios en tu alimentación.
Publicar un comentario