lunes, 8 de mayo de 2017

Sexismo contra una periodista holandesa: “¿Tú qué le harías?”

Una campaña de dos medios contra una reportera lleva a la prensa de referencia a apelar a sus anunciantes para que dejen de financiarlos

Isabel Ferrer
La Haya, El País
Geen Stijl (sin modales, en neerlandés) es un blog fundado en 2003 y especializado en comentar, con la mayor incorrección política posible, los contenidos de otros portales informativos de Holanda. Suma casi dos millones de seguidores directos mensuales, y cerca de 90.000 a través de Twitter. En 2007 lanzó Dumpert, un foro que evalúa filmaciones colgadas en Internet. Con imágenes de gente que se cae, adolescentes peleándose y similares, la calidad del producto se mide de dos maneras: si es malo, aparece una mujer de frente y en bikini; si bueno, salen varias y en toples. Todas giran mostrando al espectador el estado de sus traseros.


Sendas columnistas de la prensa nacional han pedido a los anunciantes de Dumpert, entre los que figuran McDonald's, Rabobank, los supermercados Jumbo y la Oficina de Recaudación de Impuestos de Hacienda, que dejen de financiarles por el sexismo del programa. La respuesta del foro digital ha sido publicar la foto de una de las periodistas críticas junto a la siguiente pregunta “¿Qué le harías?”.

Como era previsible, la cascada de vejaciones sexuales ha sido tal, que los rotativos NRC Handelsblad y De Volkskrant, dos cabeceras de calidad, publicaron el pasado sábado una carta abierta dirigida a los anunciantes de Geen Stijl y su controvertido foro. En la primera escribe Rosanne Hertzberger, la periodista que denunció a Dumpert.

En la otra firma Loes Reijmer, receptora de los insultos. Junto a ellas, un centenar de colegas de prensa escrita, radio y televisión, además de autoras, actrices y presentadoras, han pedido a los anunciantes que sean más responsables a la hora de apoyar “a quienes fomentan los insultos contra las mujeres, el racismo y la homofobia”.

“A Rosanne Hertzberger la han cambiado el apellido por 'herpes-berger'. A una columnista la han comparado con una "excrecencia nazi rencorosa", y otra ha sido llamada "negra pesada", sigue la carta abierta. “En cuanto estos portales dicen algo así, las redes sociales se llenan de insultos de gentes que se sienten arropadas (…) y cuando una mujer se queja, la culpa es suya. Seguramente es fea y gorda. Normalmente, no vale la pena contestar. Pero el ataque contra Loes Reijmer, a costa de la que se pidieron fantasías sexuales, supera todos los límites. Puede que la intimidación en la era digital sea la norma, pero no es normal. Hay que hacer algo”, añaden las firmantes.

La respuesta de Geen Stijl no se ha hecho esperar. “¿Les molesta lo que decimos? Perfecto. Lárguense y verán lo mucho que nos importa”, ha contestado Bart Nijman, uno de sus redactores, y promotor de la campaña intimidatoria contra la periodista Reijmer. Él ha apelado a la libertad de expresión para justificar sus provocaciones.

Entre las compañías cuyos anuncios aparecen en los polémicos sitios digitales figura también el parque infantil de atracciones Efteling; ANWB (el equivalente español al Servicio de Asistencia en Carretera, con más de 4 millones de miembros), y Coolblue, una compañía digital de electrónica que rozó el año pasado los 1.000 millones de euros en ventas. Hasta ahora, tanto Geen Stijl como Dumpert formaban parte del conglomerado Telegraaf Media Group, uno de los mayores de Holanda en el sector de la prensa. Su principal cabecera, De Telegraaf, es el diario más vendido del país. El grupo, sin embargo, acaba de ser comprado por Vlaamse Mediahuis, una compañía belga del ramo, “que tal vez aborde de otro modo los portales de la discordia”. “Pueden ser un pilar de la libertad, como pretenden sus voceros. Pero no a costa de intimidar a los periodistas que les critican”, concluye la carta abierta.
Publicar un comentario