domingo, 14 de mayo de 2017

Gobierno pide estabilidad para obreros del programa de empleo

El Ministerio de Trabajo ya tiene 4.000 empresas registradas y el perfil profesional de los que buscan una fuente laboral.

Página Siete / La Paz
El Gobierno busca que las empresas que quieran beneficiarse del Paquete de Empleo 2017 -de inserción laboral- deberán garantizar que el empleado tenga trabajo después de que finalice el programa.


"Si el empresario quiere ingresar en este esquema de incentivos tiene que garantizar que el trabajador va a permanecer más allá del programa de incentivo a las empresas para la inserción de trabajadores y jóvenes profesionales”, explicó ayer la ministra de Planificación, Mariana Prado, en entrevista con los medios estatales.

Mencionó que, por ejemplo, si un microempresario que se acoge al esquema 70%-30%, el Estado cuando firme con la empresa, mediante un acuerdo de acompañamiento por seis meses, "el microempresario al menos tiene que garantizar que a esa persona le dará el empleo por uno o dos años”.

"Entonces no es que termina el programa y la gente otra vez a la calle, además a los empresarios les interesará retener al trabajador, porque el tiempo que dure el programa aprenderá y estará capacitado”, indicó la autoridad.

Anticipó que con el fin de arrancar con el plan, en el Ministerio de Trabajo se tienen registradas a 4.000 empresas que tienen interés de incorporar a trabajadores, de las cuales al menos 2.000 son microempresas.

También dijo que en la bolsa de trabajo del ministerio se tiene un relevamiento inicial sobre cuál es el perfil profesional que está buscando trabajo.

"La gente que está interesada ya puede comenzar a hacer su registro en las oficinas del Ministerio de Trabajo y sus departamentales”, convocó.

El programa laboral

El 9 de mayo, el presidente Evo Morales presentó el Paquete de Empleo 2017, que tiene el objetivo de incorporar políticas de empleo inmediato e incentivos a la inserción laboral para personas calificadas y no calificadas en el país.

El Estado invertirá 346,4 millones de dólares para financiar el plan. Los recursos provienen de financiamiento externo, aporte de la banca e Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH), este último destinado para proyectos productivos financiados por el Fondo de Desarrollo Indígena.

La medida contempla cinco programas: el empleo inmediato; programa de protección y habilitación de áreas productivas; incentivo a las empresas para la inserción de trabajadores y jóvenes profesionales (la empresa paga salario mínimo de 2.000 bolivianos y el Estado cubre los beneficios sociales como AFP y Caja de Salud); la empresa paga 70% del salario mínimo y el Estado cubre los beneficios sociales y el 30% del salario, y la empresa contrata a jóvenes profesionales por 4.000 bolivianos y el Estado cubre beneficios sociales.

También está el incentivo a la generación de empleo en las contrataciones públicas y el fondo para capital semilla. Con estas opciones se busca crear al menos 60.600 fuentes laborales y reducir al 2,7% el número de desocupados en el país.
Publicar un comentario