jueves, 25 de mayo de 2017

En el Monumental, cayó 2-1 ante el DIM. Llevaba 14 partidos sin derrotas y no será el mejor clasificado a octavos.


Clarín
Estaba todo dado para que la fiesta fuera completa. Como a River le tocó jugar el día de su cumpleaños 116 hubo festejos en la previa. Y si bien el equipo ya estaba clasificado en el primer lugar del Grupo 3 de la Libertadores, la idea era sumar al menos un punto para quedar en arriba de todos en la tabla genera y definir las series de local. Sin embargo, DIM lo sorprendió y le apagó las velitas. El equipo colombiano no fue partenaire de la fiesta. Metió un batacazo en Núñez y a pesar de que no le alcanzó para llegar a los octavos de final (quedó tercero y jugará la Copa Sudamericana porque Emelec derrotó 3-0 a Melgar) se dio el gusto de ganar en el primer partido de su historia en el Monumental. Venció 2 a 1 al equipo del Muñeco y le cortó una racha de 15 partidos invictos.


Al River muleto que peresentóò anoche Marcelo Gallardo le faltó la voracidad y el desequilibrio del equipo principal. Apenas tres jugadores que vienen siendo titulares (Mayada, Nacho Fernández y Alario) estuvieron ayer desde el inicio. Y el Muñeco los puso porque tiene muchos suplentes lesionados. Si no, no hubiesen jugado. Es que si bien el objetivo fijo de River es la Copa, con la clasificación asegurada, la cabeza pasó a estar en el torneo local, en el que es escolta de Boca a cuatro puntos con un partido menos. Y los cañones de aquí a fines de junio estarán puestos en tratar de arrebatarle el título a su eterno rival y sumar la estrella 36 por campeonatos de AFA.

Y se notó que River estaba en otro lado. Porque estuvo ido del partido. De todos modos, resulta inadmisible para los suplentes. Porque era una oportunidad para demostrarle al técnico que puede contar con ellos. Y en general tuvieron un encuentro para el olvido. Apenas el arquero Velazco, quien ayer debutó oficialmente y salvó al equipo de que la derrota fuera más abultado. Y algo de Auzqui en el la primera parte fue lo más destacado. Pero el ex Estudiantes falló en la jugada del primer gol de DIM al pifiarle a la pelota y no poder rechazar. Y John Hernández no perdonó. Después llegó el segundo tras una volea de Mosquera mientras la defensa miraba.

El más claro de River había sido Nacho Fernández en la primera mitad pero la idea era no cargarlo pensando en el encuentro del domingo contra Central. Por eso, salió en el entretiempo. Ingresó el Pity Martínez pero le costó entrar en juego. Con el 0-2, también entró Driussi pero River se metió tarde de nuevo en un partido en el que no le salió casi ninguna. De hecho, tuvo la chance de empezar ganando desde temprano pero Alario, que nunca había fallado un penal con la banda roja, tuvo su noche negra y el arquero David González le detuvo el remate desde los doce pasos. Y después, en el rebote acomodó la pelota con la mano antes de que Nacho la empujara. El gol fue bien anulado. Después, hubo otro penal por la mano de Jonathan Lopera tras el centro de Andrade pero el árbitro brasileño Raphael Claus lo ignoró.

River arrancó dormido y relajado el segundo tiempo. Y lo pagó. Con la claridad de Quinero, la presencia de Hernández y la velocidad de Moreno, el DIM, que tenía la necesidad de ganar, salió decidido a golpearlo. A los diez minutos ya estaba dos goles abajo. Y después le costó despertarse. Hasta que una buena jugada armada por la derecha culminó con el remate de Driussi en el travesaño y Mina, parado de 9 la empujó. Pero no alcanzó para el empate.

Así, el cumpleaños de River se empañó un poco, más allá de que el objetivo en la fase de grupos ya estaba cumplido. La cara de Gallardo al finalizar el encuentro lo decía todo. Al Muñeco no le gusta que su equipo se relaje.

Al hincha poco le importó la derrota. Y agradeció por la gran victoria a Boca en la Bombonera hace casi dos semanas. Ese triunfo aún le tiene feliz porque le permitió, además, meterse de lleno en la lucha por el título en el torneo. Y cuidó las gargantas para el domingo cuando River reciba a Rosario Central. Es que en Núñez le quieren ganar el campeonato a Boca.
Publicar un comentario