jueves, 17 de noviembre de 2016

Dimite el jefe de los servicios de inteligencia de EE UU

James Clapper ya había anunciado sus planes anteriormente. Su sustituto será nombrado por Donald Trump

Cristina F. Pereda
Washington, El País
El director del Servicio Nacional de Inteligencia de Estados Unidos, James Clapper, presentó su dimisión este jueves, según anunció él mismo durante una comparecencia rutinaria ante un comité del Congreso. Clapper permanecerá en su cargo hasta el término de la Administración Obama y ya había adelantado estos planes en el pasado.


El jefe de los servicios de espionaje estadounidense comparecía esta mañana ante el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes cuando uno de los legisladores aseguró que había oído rumores de que mantendría su puesto durante el gobierno del presidente electo Donald Trump, según informa Politico. Clapper, que asumió su cargo en 2010, ha afirmado que se siente “bastante bien” después de haber presentado la carta de dimisión ante Obama la noche anterior.

La decisión de Clapper coincide con los movimientos en el equipo de transición de Trump, que estos días define tanto los nombramientos como las políticas que pondrá en funcionamiento en materia de seguridad nacional y que atraviesa algunas dificultades. Este martes, un veterano funcionario de Administraciones republicanas anteriores, Eliot Cohen, publicó en The Washington Post que “los conservadores no deberían presentarse voluntarios para servir en esta Administración, por lo menos de momento”.

La dimisión del jefe de inteligencia de EE UU no es una sorpresa, pero su puesto sí deberá ser reemplazado por una persona elegida por el equipo de Trump. Clapper ha ejercido en el sector del espionaje desde hace cinco décadas y comenzó su trabajo durante la guerra de Vietnam. En los últimos años, su mandato se vio marcado por las filtraciones de documentos que revelaban el espionaje masivo que ejercía la Agencia Nacional de Seguridad sobre las comunicaciones de millones de estadounidenses.

Durante la campaña electoral, las acusaciones del Partido Demócrata contra el gobierno ruso por los ataques que sufrieron sus sistemas informáticos, Clapper definió la supuesta interferencia de Rusia como “el giro más agresivo” que se podía intentar ejercer sobre las elecciones. “No lo diría si no estuviera seguro”, dijo entonces.

El jefe nacional de inteligencia firmó un comunicado junto con el Secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, en el que atribuía la publicación de mensajes internos de la campaña de Clinton a través del portal de Wikileaks como “consecuentes con los métodos y las motivaciones dictadas por Rusia”.

Donald Trump James Clapper Servicios inteligencia Estados Unidos Seguridad nacional Espionaje Norteamérica Defensa Fuerzas seguridad América Justicia Política
Publicar un comentario en la entrada