sábado, 5 de agosto de 2017

El Banco de Inglaterra advierte de que el Brexit ya afecta a la economía

El gobernador de la entidad ha rebajado las previsiones de crecimiento anual hasta el 1,7%

Patricia Tubella
Londres, El País
El gobernador del Banco de Inglaterra (BoE), Mark Carney, ha advertido este jueves de que las dudas acerca de la implementación del Brexit ya están afectando la economía británica, al crear un clima de incertidumbre que limita las decisiones de inversión de las empresas y del gasto de las familias. Carney ha formulado su advertencia en la rueda de prensa posterior a la reunión del Comité de Política Monetaria, en la que ha anunciado el mantenimiento de los tipos de interés en el mínimo histórico del 0,25% y una rebaja en las previsiones de crecimiento anual hasta el 1,7%, frente al 1,9% que se preveía el pasado mayo.


“La velocidad de la economía británica se ha rebajado”, ha subrayado el gobernador del BoE para justificar las reticencias del sector empresarial a la hora de tomar granes decisiones, pues todavía no tiene claro cuáles serán los términos de la futura relación comercial con Europa. La libra esterlina ha retrocedido frente al euro un 0,3%, hasta su mínimo de los últimos nueve meses.

Carney, un economista canadiense que suscita las reticencias de los eurófobos por su nítida posición favorable a la UE, es una de las voces que, junto al titular de Economía británico, Philip Hammond, apuestan por un Brexit blando para preservar los intereses empresariales y financieros de Reino Unido. A raíz de las declaraciones de este miércoles, que implican una censura velada a la vaguedad de la primera ministra Theresa May ante las negociaciones con Bruselas, el ex director general de las Cámaras de Comercio británicas, John Longworth, ha achacado las negras perspectivas económicas a la “incompetencia” de Hammod.

Longworth, activo defensor de la salida de la Unión Europea durante el referéndum del Brexit, terciaba de este modo en el debate que desgarra al Gobierno de May entre el sector pragmático liderado por el canciller del Exchequer y los partidarios de una salida a cualquier precio. Longworth quería decir que el gobernador del Banco de Inglaterra está avalando con su diagnóstico la reclamación de Hammond de llegar a un acuerdo transitorio con Europa que, al menos en el periodo inmediatamente posterior al divorcio, permita a los británicos permanecer en el mercado único.

Las cifras, en cualquier caso, son reveladoras en cuanto al impacto de estos tiempos inciertos en los ámbitos diversos de la economía de las islas. La previsión del crecimiento de los salarios, por ejemplo, ha disminuido en tan sólo tres meses desde el 3,5% al 3%. Si esa tendencia se mantiene, unida a la creciente inflación, mermará el poder adquisitivo de las familias británicas.

Muchos analistas vaticinan que los tipos de interés acabarán siendo modificados este mismo año pero, por el momento, el Comité de Política Monetaria ha decidido mantenerlos, después del voto favorable de seis de sus ochos miembros. Por otro lado, Carney seguirá al frente del banco emisor hasta junio de 2019, es decir, hasta tres meses después de que el Brexit sea ya una realidad de la que él mismo ha renegado tantas veces como las que ha tenido un micrófono a mano.
Publicar un comentario