lunes, 7 de agosto de 2017

Decenas de muertos en un ataque de insurgentes en el norte de Afganistán

Fuentes oficiales cifran en 50 el número de fallecidos, entre los que hay niños, mujeres y ancianos

Agencias
Kabul
Un ataque de insurgentes en una localidad en la provincia de Sar e Pul, en el norte de Afganistán, ha causado decenas de muertos, han informado este domingo fuentes oficiales. Entre las víctimas hay mujeres y niños. Zabihullah Amani, portavoz del gobernador provincial, ha afirmado que los insurgentes, entre los que había milicianos extranjeros, atacaron un puesto de seguridad en el área de Mirza Olang, en el distrito de Sayaad, durante la noche del sábado, incendiando 30 casas. El portavoz ha señalado que los enfrentamientos continúan y que al menos 50 personas han muerto, entre ellas, niños, mujeres y ancianos, la mayoría miembros de la comunidad chií hazara. "Los mataron de una manera cruel e inhumana", ha dicho.


Siete miembros de las fuerzas de seguridad afganas también han muerto, así como algunos insurgentes. La identidad de los atacantes sigue sin estar clara. Amani ha informado de que fue un grupo mixto de talibanes y milicianos del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés), pero los talibanes han negado estar involucrados en el ataque. A pesar de que los talibanes y el ISIS están normalmente enfrentados, la relación entre sus fuerzas en ocasiones es fluida y, a veces, combatientes de ambos grupos intercambian bandos o cooperan con milicianos de otros grupos.

La localidad en la que se ha producido el ataque se encuentra en una parte remota del país en la que tanto los talibanes como el ISIS tienen presencia. Los talibanes han afirmado en un comunicado que han tomado la localidad de Mizawalang, pero han negado haber causado víctimas civiles, asegurando que estas informaciones son "propaganda del enemigo".

Un alto funcionario del Gobierno en Kabul ha indicado que fuerzas de seguridad, incluyendo efectivos de la fuerza aérea afgana, han sido enviadas al lugar del ataque.

El presidente afgano, Ashraf Ghani, ha condenado la masacre. "Los terroristas, una vez más, han matado a civiles, a mujeres y a niños", ha afirmado. "Este acto bárbaro es una clara violación de los derechos humanos y un acto de guerra", ha escrito en un comunicado.

Los combates se han intensificado este año en Afganistán. Cada día se registran decenas de incidentes de seguridad. En la primera mitad del año, 1.662 civiles murieron y 3.581 resultaron heridos, según cifras de Naciones Unidas.
Publicar un comentario