lunes, 3 de julio de 2017

Rusia aún no está preparado para el Mundial del 2018


Moscú, Goal.com
Pese a que ha hecho un gran esfuerzo, el país aún tiene varios pendientes que resolver de cara a la justa.
Ser sede de un Mundial no es algo sencillo. Se necesita hacer una inversión millonaria para contar con la infraestructura necesaria que pide la FIFA. Esto conlleva estadios, medios de transporte, mejoras de lugares turísticos, entre otras cosas que tienen a Rusia incompleto para el Mundial del 2018, a poco menos de un año de que inicie.


Son justo los inmuebles los que aún no están terminados. Siete de los recientos prometen estar listos para diciembre, situación que pone en aprietos al país local, pues en diversas ciudades será la primera vez que haya un estadio de futbol profesional. Además, hay sedes como Rostov on don que también estrenarán aeropuerto, por lo que solo tendrá seis meses de prueba ante un reto de tal magnitud.

Aunque vale la pena mencionar que los estadios que ya están en función son de primer nivel y cuentan con alto grado de seguridad, aunque las vías de acceso pueden llegar a ser complicadas debido a los cierres a 2 kilómetros (o más) a la redonda que forman los policías que resguardan los partidos. Se tienen que hacer largas caminatas para arribar al destino.


Si bien es cierto que el transporte público es gratuito y de fácil acceso, en ciudades como Kazán y San Petersburgo se vuelve complicado tomarlo, pues no suele ser puntual ni en gran cantidad, por lo que, la mayoría de las veces, se encuentra lleno y esto provoca que tenga retrasos. Lo ideal es que se tomen taxis privados; sin embargo, gran parte de la gente que los conduce, no domina el inglés, por lo que se complica, aún más, la llegada al destino.

El idioma es una de las grandes problemáticas. En Rusia se habla ruso o tártaro; el inglés y el español están casi en el olvido. Si bien es cierto que no es obligación de un país dominar diversas lenguas, sí debería de serlo para uno que recibirá a una justa que conlleva una diversidad cultural mayor. Menús de restaurantes en inglés, señalamientos en las calles y aeropuertos en diversos idiomas e, incluso, personas que no solo sean voluntarios, que dominen otra lengua, sería lo ideal.

Es claro que Rusia ha hecho un gran esfuerzo por estar a la altura del Mundial pese a ser un país que no tiene como principal deporte el futbol. Sin embargo, aún se encuentra alejado, pues parece no haber la claridad suficiente para recibir a miles de personas que desbordan pasión por el deporte.
Publicar un comentario