viernes, 28 de julio de 2017

Maduro cierra la campaña para la elección de la Constituyente con un llamado al diálogo mientras la oposición llama a "tomar Venezuela"

Caracas, BBC
Con un llamado al diálogo pero en un tono desafiante, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, cerró este jueves oficialmente la campaña para la elección de la Asamblea Constituyente prevista para el próximo domingo.
En un acto celebrado en Caracas, el mandatario llamó a la oposición a "abandonar el camino de la insurrección" y a sentarse a dialogar en una "mesa de paz", a la vez que acusó nuevamente a Estados Unidos, México y Colombia de estar detrás de las manifestaciones que tienen lugar en el país desde abril pasado.

"A los gobiernos extranjeros les tenemos preparada una sorpresa. Al emperador Donald Trump también le tenemos preparada una sorpresa, y esa sorpresa se llama elecciones el 30 de julio, cuando el pueblo le dará una lección al imperialismo y a los gobiernos extranjeros vasallos", afirmó.
actoDerechos de autor de la imagenAFP
Image captionSimpatizantes del chavismo acudieron a la céntrica avenida Simón Bolívar para respaldar la Constituyente.
Cientos de simpatizantes del chavismo acudieron a la céntrica avenida Simón Bolívar de la capital para mostrar su apoyo a Maduro, mientras, en otras zonas de la ciudad, continuaron la huelga y las protestas contra la Constituyente, que han dejado un saldo de al menos seis muertos en los últimos dos días.
Aunque la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) afirmó que la huelga se cumplió en todo el país en más de 90%, testigos citados por la agencia Reuters aseguraron que la medida de fuerza tuvo menos impacto este jueves que en la jornada anterior.

Prohibición de las protestas

represion de una protestaDerechos de autor de la imagenAFP
Image captionMientras, en otras zonas de la capital, la policía reprimía a los manifestantes.
La oposición realizó un llamado a una "megamarcha" en la capital este viernes en rechazo a la Constituyente, mientras el gobierno decretó la prohibición de manifestaciones y protestas en todo el país hasta el próximo martes.
"Se prohíben en todo el territorio nacional las reuniones y manifestaciones públicas, concentraciones de personas y cualquier otro acto similar que puedan perturbar o afectar el normal desarrollo del proceso electoral", anunció en televisión el ministro del Interior, Néstor Reverol.
Tras conocerse esta prohibición, la oposición decidió extender su protesta a todo el país.
"La dictadura dice que no podemos manifestar a partir de mañana. ¿Entonces? Mañana ya no es la toma de Caracas, ¡sino de toda Venezuela!", escribió en su cuenta de Twitter el diputado opositor Freddy Guevara.
En la tarde de este jueves el parlamentario opositor Jorge Millán precisó que la llamada "Toma de Venezuela" se iniciará a las 12:30 PM del viernes y se prolongará durante tres días.
Un ciclista viaja por una carretera sin tráfico por la huelga en Caracas.Derechos de autor de la imagenAFP
Image captionAunque la huelga tuvo menor impacto que la jornada anterior, el tráfico en las calles se redujo.
Al mismo tiempo, este jueves también el Departamento de Estado de Estados Unidos, anunció que autorizó la evacuación de los familiares de los diplomáticos estadounidenses en Caracas y dejó abierta la posibilidad de que los funcionarios de la embajada también abandonen el país "a voluntad".
La noticia se conoció un día después de que Washington anunciara una nueva ronda de sanciones contra 13 altos funcionarios de Venezuela relacionados con la elección a la Constituyente, la represión de las protestas y el manejo de áreas clave de la economía.

Muertes y allanamientos

Además de las seis muertes registradas en los últimos dos días en el marco de las protestas contra el Ejecutivo de Maduro, testigos contaron a las agencias de noticias que fuerzas del gobierno realizaron allanamientos en decenas de viviendas en la capital y en otros estados.
Según la ONG Foro Penal, existen reportes de que ha habido más de un centenar de detenidos.
detenidoDerechos de autor de la imagenEPA
Image captionLa ONG Foro Penal estima al menos un centenar de personas han sido detenidas en los dos días de huelga.
La actual oleada de protestas en Venezuela se inició el pasado abril cuando el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) emitió dos polémicas sentencias en las que asumía temporalmente todas las competencias correspondientes a la Asamblea Nacional (AN), a la que el gobierno considera en desacato.
Aunque días después el TSJ suprimió varias partes de los fallos, las manifestaciones continuaron en todo el territorio nacional y ya han dejado más de un centenar de muertos.
La oposición, que controla la AN, ha llamado a los venezolanos a desconocer la autoridad del presidente, al que considera un dictador.
El gobierno, por su parte, atribuye la grave crisis que vive el país -donde escasean bienes básicos y se registra una inflación de tres cifras- a una "guerra económica" fomentada por la oposición y Estados Unidos.
Además, cataloga a los miembros de la oposición como "terroristas" que tratan de dar un golpe de Estado y fomentar una intervención internacional.
Publicar un comentario