sábado, 1 de julio de 2017

Luis Arce, el profesor de economía de Evo Morales

“El alumno siempre lo hace mejor que el profesor”, expresaba Arce al referirse al Presidente. Después de 11 años dejó Economía por motivos de salud.

Ivone Juárez / La Paz
"Empezó a hablar como estadista. Me quedé fascinado porque habló de economía con toda propiedad. Manejó todo muy bien. Después de esa declaración, subió y me preguntó: ‘¿qué tal lo hice profesor?’ Le contesté que ¡excelente! porque los alumnos siempre salen mejor que el profesor. Y lo hizo muy bien. Desde ese día vi que manejaba cifras y datos. Particularmente, me llena de orgullo trabajar con el Presidente”, expresaba emocionado el exministro de Economía Luis Arce, en 2010 al referirse a su experiencia de trabajar con el presidente Evo Morales desde su primer día de Gobierno, el 23 de enero de 2006.


Pasaron siete años desde aquella declaración hecha a esta periodista, y los que rodearon al hombre fuerte de la economía boliviana y al presidente Morales dicen que en ese marco se desarrolló la relación entre ambos, en estos más de 11 años de Gobierno.

"El Presidente siempre valoró el esfuerzo del ministro Arce, era su referente cuando quería tomar decisiones en temas económicos, sólo Luis Arce con sus ejercicios macros y sus cifras. Por su lado, el Ministro siempre lo trató con mucho respeto, lo usteada o le decía Presidente, o ‘jefe’”, comentan.

Luis Arce, profesor universitario de economía, finanzas y política monetaria, y Evo Morales, dirigente cocalero que no había terminado el bachillerato, se conocieron en persona recién el 23 de enero de 2006, horas antes de la posesión del primer gabinete de Morales, pese a que el economista había formado parte del equipo que elaboró el plan de Gobierno de Evo. Arce sería el ministro de Hacienda.

"Fue la primera vez que estreché su mano, porque no nos conocíamos personalmente”, contó Luis Arce.

El economista y profesor afirmaba que se encontró con "un Presidente sumamente inteligente, una esponja que absorbía todo con gran facilidad” los miles de datos que se le presentaban en sendos cuadros que hablaban de la economía boliviana que ahora le tocaba a Morales administrar. "Su ventaja (del Presidente) es que cuando uno le da un dato económico, inmediatamente lo relaciona con la vida sencilla que llevó y su experiencia. Eso ayudó bastante, porque cuando le daba esos mismos ejemplos entendía muy rápidamente”, contó Luis Arce.

"Ambos aprendieron uno del otro y surgió una relación llena de respeto, consideración y hasta solidaridad, porque cuando al Ministro lo operaron, hace unos años, el Presidente estuvo pendiente todo el tiempo de su recuperación”, aseguran algunos personeros de Gobierno.
El ministro "amarrete”

Más de una vez el presidente Morales llamó "ministro amarrete” a Arce. Los que los rodearon aseguran que ese adjetivo, "realizado en broma”, se debía a que Arce "no tomaba decisiones sin realizar sus ejercicios macros, sus cifras”. "’Hay que ver hasta dónde nos da la sábana, decía el Ministro’. A veces había discusiones, pero el Presidente siempre entendía”, cuentan.

La primera vez que Arce tuvo que imponerse con "sus cifras” fue a principios del primer Gobierno de Morales (2006), cuando éste, pretendiendo cumplir una promesa electoral, quiso incrementar el salario mínimo en un 100%. Fue un "debate duro” que comenzó a las 4:00 am.

"Le expliqué los efectos que esa medida podría tener para el Tesoro, la inflación y el empresariado privado (…). Ahí me di cuenta de que tenía en frente un Presidente muy responsable e inteligente, pero que, sobre todo, equilibraba su deseo con la realidad”, recordó Arce en 2010.

"¿Puedes ser ministro?”

Antes de la medianoche del 22 de enero de 2006, cuando Evo Morales se posesionó por primera vez como Presidente de Bolivia, Luis Arce recibió una llamada telefónica en su casa, desde donde había seguido por televisión todos los actos protocolares del evento, y "una voz le pregunto:

‘¿puedes ser ministro de Hacienda?’”. "Yo sabía que la decisión tenía que tomarla inmediatamente. Decir sí o no era en el acto. Decidí aceptar el reto”, contó. Años después algunos de sus colaboradores dicen que esa voz era de Evo Morales.

La posesión de Morales era de particular importancia para el economista porque en las aulas del Post Grado en Ciencias del Desarrollo de la Universidad Mayor de San Andrés, donde dictaba clases, y en las "horas libres” que le quedaban de su trabajo en el Banco Central de Bolivia, había contribuido a la elaboración del plan de Gobierno con el que Morales se presentó a las elecciones de 2005 y ganó con un 54% de los votos. Había realizado ese trabajo junto al fallecido Carlos Villegas, exministro de Hidrocarburos y expresidente de YPFB, a su grupo Los Duendes y a Comunidad, el grupo de Álvaro García Linera, ahora vicepresidente de Bolivia.

También había ayudado en el diseño de la agenda de negociación de financiamiento externo que Evo llevó a su gira por el mundo antes de su posesión.

Con ese y otros antecedentes el economista acompañó al Presidente desde su primer día de Gobierno hasta hace una semana, cuando anunció su alejamiento temporal por motivos de salud.

Su salida del Gobierno se dio un mes después de la inauguración del nuevo edificio para el Ministerio de Economía, que se construyó en su gestión. En ese proceso Arce se vio envuelto en un escándalo por gastos millonarios (9,4 millones de bolivianos, aproximadamente) en la compra de muebles y unas alfombras persas para la nueva infraestructura.
Publicar un comentario