lunes, 3 de julio de 2017

Las peores excusas que se han utilizado para cortar una relación con alguien

Nilu Zia; ilustración de Sophie Castle
Desde penes pequeños a distancias insalvables; varias personas nos explican las suyas.


Es obvio que es horrible que te dejen, pero ser el que termina con la relación tampoco es que sea divertido —especialmente cuando sabes que estás equivocado y simplemente le estás dando la patada a alguien por las razones más insignificantes que te puedas imaginar.

Estas son algunas de las excusas más tontas de la historia.

Lea, 23

VICE: ¿Cuál es la peor excusa que has dado para cortar con alguien?
Lea: Una vez corté por mensaje desde el Wi-Fi de easyJet. Dije que me mudaba a Los Ángeles para trabajar en un reality, pero la verdad fue porque tenía el pene muy pequeño.

¿De qué tamaño estamos hablando?
A ver, tengo unos estándares bastante altos, pero es que era demasiado pequeño. Es decir, si lo cogía con la mano, no se veía nada más.

¿Cuánto tiempo llevabais saliendo?
Un mes, quizá dos.

¿Cómo te sentiste después inventarte esa excusa?
Aliviada, y también un poco mareada, porque estaba en el avión volviendo de Praga.

¿Has vuelto a saber de él?
En realidad, todavía seguimos hablando de vez en cuando, pero no nos hemos visto en persona desde entonces —no es que nuestros caminos se crucen mucho.

¿Llegaste a confesar la mentira?
Sin duda sabe que mi excusa fue una mentira porque bromeé una vez sobre ello, pero no creo que sepa a ciencia cierta que fue por su pene. Lo dudo. ¿Se daría cuenta en algún momento?

Jai, 27

VICE: ¿Cuál ha sido tu excusa más vergonzosa?
Jai: Dejé a uno y bloqueé su número de teléfono porque no dejaba de hablar del mundo empresarial.

¿Era la primera cita?
Era la segunda. Básicamente, después de años esperando "al indicado" para mi primera vez, me di por vencido y bajé el listón. Decidí quedar por Grindr y follarme al primer tío que mostrara interés en mí. En ese momento, era lo suficiente joven y estúpido para creer que entregarle mi virginidad significaba que valía la pena verle otra vez. Por desgracia, a diferencia de nuestra primera cita —que implicó poco contacto visual y pocas palabras— decidió hablar sobre su trabajo de banquero de inversiones con todo lujo de detalles. La mención constante de frases como "mercados de valores" y "me voy de viaje de negocios a Dubái" me hizo sentir como si las paredes del bar en el que estábamos me oprimieran cada vez más. Corrí al baño de hombres y me siguió. De alguna manera logré escapar y salí a toda prisa del bar.

¿Intentó llamarte?
Me envió un mensaje que decía, "¿Estás bien?", y al momento me mandó una foto horrible de su pene iluminado por el flash. Le respondí diciéndole que no iba a funcionar porque su pene era demasiado grande —en realidad era pequeño—, y rápidamente borré y bloqueé su número. Por suerte no he vuelto a verle.

Alex, 35

VICE: ¿Cuál es la peor excusa que te has inventado?
Alex: Tuve que terminar con una chica porque vivía en un barrio llamado Tooting Bec, al sur de Londres, y ningún taxi nos quería llevar allí.

¿Fue una excusa o si fue en serio?
Cien por cien en serio.

¿Cuánto hace desde que pasó?
Supongo que antes de que existiera Uber. Sí. Ahora tengo 35, y esto fue cuando tenía 22. Así que fue hace 13 años. A lo mejor si Uber hubiera existido en ese momento seguiríamos juntos.

¿Tú dónde vivías?
En aquel momento, yo vivía al norte de Londres, en Primrose Hill; salíamos a tomar algo a Soho, y para volver a su casa intentábamos coger un taxi, pero era imposible. A veces incluso se ponía un suéter abajo del abrigo para que pareciera que estaba embarazada, pero ni así nos llevaban.

¿Y no podíais simplemente ir a tu casa?
La tenía alquilada a un amigo de la familia y no podía llevar chicas. No podía acostarme con ella, así que tuve que dejarla. Para alguien de 22 años, eso es un factor decisivo.

Ray, 26

VICE: ¿Tú qué hiciste?
Ray: Corté con mi primera novia en el instituto para no tener que decirle a mi madre que tenía novia. Mi madre nos iba a acompañar a una excursión, me asusté y la dejé justo antes de subir al autobús. Estuvo llorando todo el viaje. Cuando mi madre me preguntó si sabía por qué lloraba, le dije: "Es que me pega; las chicas blancas son malas, así que no hablo con ellas. Te quiero, mamá".

¿Cuánto tiempo llevabais?
Llevábamos saliendo un año, pero "saliendo" significa que nos agarrábamos de la mano e íbamos a cosas de la escuela juntos.

¿Volvisteis a ser amigos después de todo?
No, estábamos en círculos de amigos diferentes. Después de dos semanas empezó a salir con el capitán del equipo de fútbol, me parece. Bien por ella.

Mollie, 25

VICE: ¿Cuál es la peor mentira que has dicho para cortar con alguien?
Mollie: Le dije a una chica con la que estuve saliendo que no le respondía los mensajes porque me habían metido en la cárcel. Soy una persona horrible.

Eso es muy extremo.
Lo sé. Sólo que no soportaba terminar con alguien, llevábamos unas cuantas citas, y dejé de sentir lo mismo, pero no sabía cómo decírselo, así que me inventé esa ridícula mentira. Lo peor es que al principio me mandaba mensajes de que estaba muy enfadada porque la estaba ignorando y, cuando le dije lo de la cárcel, se sintió mal y me pidió disculpas.

¿Por qué la cárcel?
Porque había ido a una exhibición de Oscar Wilde que se hacía en una cárcel. Por el pánico, acabé diciéndole que estaba en la cárcel.

Joder.

Tami, 26

VICE: ¿Tú qué hiciste?
Tami: Una vez fingí que me había roto la pierna para no tener que ver a mi novio después de la escuela. Tuve que saltar con una pierna la plataforma del tren para que pareciera real en caso de que me viera desde el otro lado.

¿Lo dejasteis después o solo fue por un día?
Fue el principio del final; salimos durante un mes más, pero después terminamos.

¿Seguiste fingiendo que tenías la pierna rota durante ese mes?
No.

¿No sospechó nada?
Sí. Desafortunadamente, él era muy listo y se dio cuenta de que ya habíamos terminado. Básicamente, yo era pésima rompiendo mis relaciones, así que me inventaba lo que fuera para salir del paso.
Publicar un comentario