domingo, 9 de julio de 2017

“Es absurdo prohibir el sexo antes de jugar un partido”

Madrid, AS
Es una sexóloga francesa afincada en España que se hizo célebre con su libro ‘Diario de una ninfómana’. Seductora y provocativa, nos encontramos en Las Estaciones de Juan para iniciar un viaje por el fútbol y el sexo sin ningún límite.


Después de aquel súper ventas que fue ‘Diario de una ninfómana’, ¿ a qué se dedica?


Ayudo a la gente a vivir su sexualidad de la mejor manera posible.

¿De qué trata su nuevo libro ‘Sexo 4.0’?

Traza el panorama actual de cómo estamos sexualmente en un tiempo de cierto desconcierto. Mi experiencia me dice que todo lo que parecía ser una liberación sexual es una falacia.

¿Por qué?

Porque ahora estamos sometidos a la sobreexposición sexual. Nos hemos convertido todos en mercancía, sobre todo la mujer. Los escaparates son innumerables a través de las redes sociales y, como digo, estamos demasiado expuestos y cada vez nos interesa menos luchar por la pareja que tenemos.

¿La revolución tecnológica ha cambiado la forma de practicar sexo?

Hasta la forma de masturbarse. Yo antes era una pobre chica con un vibrador y hoy en día encuentras vibradores que se cargan por USB y no se parecen a penes sino que tienen un diseño que parecen obras de arte. Las nuevas tecnologías han cambiado nuestra percepción de los cuerpos. Es como ir al supermercado y elegir, por lo que ya no hay que trabajarse el vínculo con el otro.

¿Qué es el bilingüismo sexual?

Los hombres y las mujeres estamos en ondas distintas y por eso es imposible que nos entendamos. Para que usted me entienda: si fuéramos máquinas de fotos, el hombre sería un teleobjetivo fijándose en algo concreto y la mujer un ojo de buey que lo quiere abarcar todo. Los problemas de comunicación en la pareja se producen por esto.

¿La final de la Champions fue un orgasmo colectivo en el Madrid?

El triunfo absoluto sobre la Juve fue uno de los mejores orgasmos que han tenido nunca los seguidores madridistas. Mejor que la interacción sexual propia con la pareja o el amante. El fútbol crea comunidad, como el sexo.

¿La celebración de un gol es un acto sexual?

Es tremendamente erótico, el tacto tiene mucha importancia, se participa del mismo entusiasmo y eso es muy erótico.

¿Los jugadores no deben tener sexo antes de un partido?

Eso en su tiempo se planteó como una prohibición absurda. Es una tontería. Al contrario. El sexo te sube la dopamina, las endorfinas, sales al campo más entusiasmado y motivado. Pasar toda la noche dándole no es bueno, pero un poquito de sexo creo que está muy bien y es necesario. Este tipo de cosas siempre han sido topicazos.

¿Quién le parece más sexy, Zidane o Cristiano Ronaldo?

No me quiero enemistar con nadie. Me gusta mucho Zizou porque representa lo que es la esencia del fútbol. Es discreto, habla cuando tiene que hacerlo; ha sido uno de los mejores jugadores del mundo, para mí el mejor. Cristiano es otro prototipo muy trabajado en el gimnasio. Hay mucho show detrás. No te digo que no sea un gran jugador, que lo es, pero la gente que ama el fútbol profundamente se identifica más con Zidane que con Cristiano, al que le veo más para las nuevas generaciones.

¿Qué pasa con la homosexualidad en el fútbol?

Siempre se ha relacionado el fútbol con la virilidad, lo cual es absurdo. Tú puedes ser gay, ser muy buen jugador y ser un apasionado de un deporte como el fútbol. Asociar cierta femineidad a un jugador de fútbol parece que está reñido con el juego y yo pienso que es todo lo contrario. Nosotros, los sexólogos, hablamos de intersexualidad, es decir, un hombre tiene mucho componente femenino y viceversa. ¿Dónde está por tanto el problema de ser homosexual y ser un gran jugador de fútbol? Creo que poco a poco se abrirá esa brecha. Hace faltan unos cuantos valientes que lo hagan y que permitirán que en el futuro se vea como algo absolutamente normal. Todavía hay camino por recorrer.

¿La sociedad del fútbol está preparada?

Hoy en día estamos hipernormalizando absolutamente todo, aunque hay cosas que se resisten. Es un tema interesante. Hay determinados sectores más reacios a normalizar las cosas. Pasa como en el mundo del toro. Recuerdo haber coincidido con toreros en hoteles y ver legiones de chicas intentando conocerles. Y yo pensaba: ¿si el torero prefiriese conocer a un hombre? Menudo chasco para las legiones de aficionados. Y sin embargo sería lo más normal del mundo y sin embargo casi parece impensable. Insisto que hace falta una figura de peso que dé el primer paso.

¿Cómo ha cambiado el sexo para los hombres?

Me van a saltar encima las feministas pero me da igual. Las mujeres tenemos todo el derecho a reivindicar nuestra sexualidad y vivirla como queramos, pero lo que no podemos hacer es intercambiar los papeles con el hombre. Pasar de ser una mujer deseable a ser una mujer que desea, aunque está muy bien, hay que hacerlo con normalidad. Porque si no pasa lo que ocurre hoy, que tenemos a unos hombres acojonados que no saben cómo tratar a la mujer. No se trata de que ahora mandemos nosotras, sino que trabajemos de la mano. Y lo que estoy viendo es que ciertos movimientos feministas, no digo todos, están haciendo un flaco favor al hombre y veo a unos jóvenes que vienen a verme a la consulta y da la sensación de que están menguando, no saben cómo desenvolverse frente a la mujer dominante. No por haber sido víctimas durante siglos debemos cambiar y vengarnos. Hay que cooperar y eso algunas no lo entienden. Ahora resulta que ciertos piropos son ofensas. A mí me encanta el piropo. Lo que pretendo decir, y me van a crucificar, es que estoy harta de estas mujeres que se sienten agredidas porque un hombre tenga una deferencia con ellas.

¿Hay hombres maltratados?

Desde luego que los hay, pero no salen. Son minoría pero eso no quiere decir que no existan. Es un feminismo un poco rancio el que lo niega. No solamente estamos fastidiando al hombre sino que también lo hacemos a nosotras mismas. Si la feminista radical te dice que el hombre es un violador en potencia y que la prostitución es indigna, se equivoca. La feminista de verdad hace con su cuerpo lo que le da la gana y si quiere prostituirse lo hace. En EE UU hay una señora que todavía da clases y dice que el porno es la teoría y la violación la práctica. Esto lo dice una profesora universitaria. Ante esto poco se puede hacer.

¿Por qué se depilan los deportistas?

Porque siguen unos cánones estéticos que se están vendiendo en todos los ámbitos, no solamente del deporte. El hombre está cambiando estéticamente como han hecho muchas mujeres. El mercado estético es muy poderoso. Nos han hecho creer que el pelo es sucio cuando es todo lo contrario, el pelo protege. Las mujeres, si no estamos depiladas, somos unas guarras. Cuando veo a una mujer completamente depilada parece un pollo desplumado. En el hombre está pasando lo mismo. Lo de la depilación de los genitales viene del porno. A los hombres, para hacer creer que tienes un miembro más largo, te aconsejan depilarte. Y es verdad, se ve más grande. Son trucos que utilizan los actores.

Como gran conocedora de los hombres, ¿qué prefiere?

A mí me gusta el hombre con pelo. Igual que creo que a un hombre maduro le gusta una mujer con pelo en los genitales. No como las francesas de los sesenta, que eran un poco exageradas. Aunque hay mucho fetichismo en todo este asunto del pelo.

¿Han cambiado las relaciones de pareja?

Como tenemos mucha oferta de cuerpos, una relación de pareja tiene que resistir y no es fácil. Antes se era infiel porque estabas mal, ahora se hace porque podemos estar mejor. Cuando detectas que puedes estar mejor entras en conflicto con la pareja. En la pareja tiene que haber un tira y afloja y un juego de poder que se alterne, pero sin violencia.

¿Cómo se previene la violencia de género?

Con educación. Aquí tenemos salud sexual pero no educación que explica las diferencias entre hombres y mujeres, los deseos y el respeto. El sexo es un valor. Esto es tarea de un sexólogo y en las escuelas no se hace. Se necesita educación porque si te han educado como machista en tu casa, no vas a poder cambiar si no te educan bien. Hay mujeres que también fomentan el estereotipo del machista porque así lo han vivido.

¿Cuáles son los grandes problemas sexuales de la mujer?

La anorgasmia, porque nos han hecho creer que el sexo es igual a la penetración. Hay todavía mujeres que se resisten a entender que el orgasmo tiene que llegar desde el clítoris. Pero además con el sexo se ha perdido el morbo y los seres humanos lo necesitamos. Echo de menos la época en la que el aire era limpio y el sexo sucio, que decía Woody Allen. Hay que recuperar el misterio y la sacralidad en torno al sexo. Ahora está todo sobreexpuesto. Es como la violencia en las películas, que acabamos siendo inmunes. Pasa lo mismo con el sexo. Ahora buscamos otras cosas.

Usted defiende la prostitución.

Porque no es igual que la trata de personas. ¿Por qué sigue siendo un tema controvertido? Es como decir que si en la política hay corrupción vamos a abolir la política. Hay trata de personas pero no sólo en la prostitución sino también en otros ámbitos, como puede ser la industria textil. La mujer que decide libremente dedicarse a la prostitución tiene todo el derecho del mundo. La gran mayoría de las prostitutas mandan ellas y han sido siempre grandes educadoras sexuales.

¿Ha pasado momentos amargos ejerciéndola?

Lo he pasado mejor que en algunas empresas donde te acosan sexualmente de manera permanente. Si además dices que has tenido orgasmos con los clientes, te critican. Te dicen que es una falta de dignidad.

¿Qué es lo más erótico en un campo de fútbol?

La figura más erótica es la que piensa y no la que la mete. Me quedo con el entrenador.

Acaba de publicar su libro ‘Sexo 4.0’

Valerie Tasso, escritora, sexóloga e investigadora francesa publicó en 2003 ‘Diario de una ninfómana’, que tuvo una adaptación cinematográfica cinco años después. Desde entonces ha destacado como divulgadora con sus libros. Ahora publica ‘Sexo 4.0’.
Publicar un comentario