miércoles, 5 de julio de 2017

El futuro incierto de Iker y Sara

Oporto, La Razón
El tiempo pasa y decidir qué hacer a partir de este verano debería ser su prioridad. Sin embargo, al matrimonio Casillas-Carbonero poco parece preocuparles su incertidumbre laboral que, para bien o para mal, afectará a corto plazo a su convivencia matrimonial: mientras el portero ha iniciado ya la pretemporada en el Oporto, a la espera de una oferta definitiva que le convenza –ya dijo que no tenía intención de fichar por ningún equipo español que no fuera el Real Madrid–, la presentadora podría regresar en díez días a Madrid si desea mantener su puesto de trabajo en Mediaset, donde acaba ya la excedencia que solicitó para acompañar a su marido en Portugal.


El 14 de julio de 2015 la cadena de Fuencarral emitía un comunicado en el que informaba de que Carbonero «ha solicitado una excedencia laboral, aunque su vinculación con Mediaset España se mantendrá en proyectos televisivos futuros de los que iremos informando puntualmente». Posteriormente la toledana confirmaba que sería un cese de dos años. LA RAZÓN se ha puesto en contacto con Mediaset para conocer el futuro de la comunicadora en el grupo, pero han rehusado pronunciarse al respecto alegando que se trata de un asunto interno de empresa. No obstante, si no se reincorpora en la fecha pactada, perdería la reserva de su puesto y la cadena podría cubrirlo con otra persona, como nos informa un experto en derecho laboral.

Por otra parte, según ha trascendido, Sara habría solicitado a Telecinco conducir un programa de reportajes parecido a «Diario de...» o «21 días...», aunque la cadena, teniendo en cuenta el fracaso de su último espacio (dedicado a la promoción de diseñadores nóveles), no habría accedido, ya que solo apuesta por ella en el formato deportivo. Postura que no casa con los proyectos de Carbonero, que, de no poder dar un giro a su carrera comunicativa en España, estaría contemplando la posibilidad de dedicarse a la moda y a la publicidad en Reino Unido. Precisamente en este cambio de rumbo de la presentadora podría estar la clave que mantenga la convivencia del matrimonio: ella probaría suerte en el país que le gusta, y él podría seguir jugando en un equipo de primera, ya que, según informa la Prensa deportiva, el Liverpool le ha trasladado su deseo de ficharlo. De esta forma, ambos conservarían lo que ninguno desea sacrificar: separarse y privar a sus dos hijos (Martín, de tres años, y Lucas, de uno) de la convivencia con su padre.

Desacuerdo

Volver a España habría sido, en principio, la primera opción barajada por el matrimonio después de que el pasado viernes finalizara el contrato de Casillas con el Oporto. Sin embargo, parece que no han llegado a un acuerdo: la condición de Sara para volver era la de establecerse de nuevo en Madrid, cosa incompatible con el guardameta, que en nuestro país solo habría recibido ofertas del Sevilla, la Real Sociedad, Las Palmas y el Málaga, y no del equipo merengue, tal y como es su deseo. Por el momento, continúa la pretemporada en el Oporto y el pasado martes empezó los entrenamientos, confirmando de este modo que a día de hoy permanece en la liga portuguesa a la espera de una oferta definitiva y del rumbo que decida tomar su pareja.

El matrimonio tampoco pasa por buenos momentos en sus respectivos negocios, ya que tanto la firma de ropa del futbolista como la empresa de moda de la periodista parecen no dar los resultados deseados. Una situación muy distinta a la que publican ambos en sus redes sociales, donde hacen gala de su ruta turística veraniega por la Península: el Algarve, Menorca y los pueblos natales de ambos han sido sus últimas escapadas.
Publicar un comentario