sábado, 1 de julio de 2017

“A los varones les cobran dinero y a las mujeres, en género”

El rector cree que los docentes que piden dinero están formando a futuros delincuentes.

Freddy Barragán / Página Siete.
El rector de la UMSA, Waldo Albarracín, conocido por su activismo en defensa de los derechos humanos, ahora está embarcado en otra misión: quiere combatir la corrupción, el acoso sexual y las camarillas en la universidad porque considera que, a través de esos delitos y faltas, se vulneran los derechos de los estudiantes. Su posición tajante ha derivado en amenazas en su contra e, incluso, en su aislamiento de algunos cargos, como el de docente titular de Derecho, puesto al que no pudo acceder porque su fólder se "perdía” en cada convocatoria.


Aclara que no está en una caza de brujas porque tiene la certeza de que la mayor parte de la comunidad universitaria es honesta y no merece ser señalada.

También se refiere a la selección de candidatos para las judiciales, al criticar tanto al oficialismo como a la oposición por su falta de voluntad para despolitizar la justicia boliviana.

¿A qué se debe la gran cantidad de casos de corrupción que se conocen en la UMSA? ¿Se trata de una estrategia de lucha contra el flagelo o es que hay más denuncias?

No es un problema nuevo, pero lo importante no está en que lo niegues o lo aceptes, sino en que lo combatas, para lo que tiene que haber es la voluntad política. Lo que hemos advertido es que en diferentes unidades académicas existen docentes que en el caso de los varones distorsionaban esa función cobrando el dinero y en el caso de las mujeres tratando de cobrar en género, así de claro. Esto nunca ha sido combatido, es lo doloroso, porque se asumía que el docente tenía la razón. Me pareció un fenómeno que genera indignación, que había que combatirlo. Hemos tenido que actuar con la acción directa, que significa que hay una prueba muy contundente, lo que se conoce popularmente con las manos en la masa, con el cuerpo del delito. Hemos empezado a actuar desde hace aproximadamente tres años, quizá un poco menos, empezamos con mi facultad: la carrera de Comunicación Social, donde encontramos algunos docentes que ya estaban involucrados y cuando reunimos los suficientes elementos -especialmente contra uno- es que promovimos la inmediata acción legal. Luego, otra unidad académica que nos llamó la atención fue la carrera de Contaduría Pública; en esta carrera se dan tres tipos de exámenes en situación de egreso: el contable, el matemático y el económico, entonces era sintomático porque daba la casualidad de que un determinado grupo de docentes exclusivamente era nombrado para tribunal.

Ellos citaban a las siete de la mañana a los alumnos, yo enviaba a la oficina de Transparencia, y claro cometí el error de mandarlos a la hora que citaban, después me di cuenta que había que mandarlos antes. Entonces cuando Transparencia acudía a las 6:30 de la mañana los sorprendió en su fechoría.

¿Qué era lo que estaban haciendo?

Lo que pasa es que ellos digitaban el sorteo de bolos, entonces el alumno ya sabía qué bolos le iban a tocar, un día antes; ya había pagado 500 dólares por examen y son tres exámenes, son 1.500 por estudiante. Era indignante. Había un docente, que está detenido, Juan Carlos Chambi, que citaba a los alumnos en determinados lugares, en su oficina también, pero en el caso de las mujeres sintomáticamente las citaba en la plaza España porque a dos cuadras están los moteles.

Así de cínico.

Pero había que pescarlos con las manos en la masa. Entonces, viene una pareja de estudiantes y dice casi llorando que un docente, Valencia, les había pedido 1.500 dólares porque le fue nombrado su tutor de tesis. Les había sacado el 50%. Vinieron al rectorado a denunciar. Nos prestamos la plata, fotocopiamos la plata y los chicos fueron a la hora indicada y todavía renegando el docente al contar porque le faltaba 100, les aceptó el dinero. Así se lo agarró a Valencia.

¿Con la Policía?

No, así nomás, porque lo puede detener cualquier persona, nos falló la Policía por eso es que lo tuvimos que detener.

¿La unidad de Transparencia la instituye usted?

Yo la instituyo. En Consejo Universitario me querían obligar a que cierre esa oficina porque no faltan pues defensores de esta gente. Yo me puse fuerte, querían votar, yo les dije "ustedes votan y yo salgo y hago una conferencia de prensa y los demando a ustedes más por encubrimiento”. Ya se han corrido. Luego dos estudiantes vinieron, éstos ya eran del preingreso, un bachiller al que le habían pedido dinero por el ingreso. Les dije, dénles, los citaron por la plaza Alexander, donde venden los fricasés, fuimos con la plata, se les entregó y él recibió. Luego dijeron que no era para ellos, entonces ahí salió el nombre del director de Contaduría Pública y otros nombres, incluido este Chambi, que es el que citaba en la plaza España para sus fechorías. Entonces se los detuvo, el fiscal los imputó y con ellos planificamos ya la detención de este Chambi, lo detuvimos en su misma oficina, donde él estaba esperando para recibir más alumnos y ahí encontramos dinero, listas, teléfonos, toda la prueba. Y la casualidad es que era la misma oficina del director de la carrera, de Aparicio, o sea que era su centro.

¿No ha habido en anteriores gestiones alertas para que no llegue a un grado tal de penetración como ahora?

Va a parecer sencilla la respuesta, pero esa es la verdad: nadie quiere hacerse lío con el otro.

Después, vinieron casos de acoso sexual. Hay otro caso de Medicina, llegaron las chicas, las llevamos, hablamos con el fiscal, con la Policía, ha hecho su declaración contra el docente, pero el rato de firmar no quiso hacerlo. Él incluso además de acosarlas, por el WhatsApp les mandaba la foto de su miembro viril.

Estas acusaciones deben ser apenas la punta del ovillo o ¿usted cree que ya se ha avanzado bastante?

Se ha avanzado bastante, pero estamos cuidando de no entrar en una acción de caza de brujas porque yo soy un convencido de que el conjunto de la población universitaria docente estudiantil es gente honesta.

¿La unidad va a seguir haciendo investigaciones y seguimientos?

Obviamente, nosotros estamos en la mitad del camino, es un camino complicado, te genera broncas. Menos mal que yo estoy acostumbrado a eso de las amenazas, como que me resbala.

¿Le amenazan permanentemente?

Todo el tiempo. Me dicen "sabemos dónde vive tu familia, bla, bla, bla”. El momento que tú les muestras miedo, ese es el momento que puede pasar algo. Ellos tienen que saber que aquí les puede ir peor si quieren hacer algo. Cuando fui a la audiencia de Chambi, me fijo y me estaba haciendo así (pasa su dedo índice por su cuello). Me he acercado y le dije: "A quién estás haciendo eso, ¿a mí?”. Nunca más.

Este último caso de Derecho era un docente emérito, yo me río en los docentes eméritos de la universidad porque son eméritos por antiguos, no por méritos. Cuando eres emérito ya no te evalúan, pasas a ser una vaca sagrada, pero a esa vaca sagrada es a la que he hecho detener. En Derecho con el anterior director de carrera era peor. Era Ramos Mamani. El tipo ya tenía una tarifa, faltaba que cuelgue la tarifa en la pared. El egresado es una de las personas más indefensas, cuando van a afijar fechas ya te cobran y éste era su negocio de José María Rivera, que es docente de Medicina, o sea, 5.000 dólares.

El estudiante está volviéndose delincuente en potencia. Entonces no tenemos docentes, tenemos educadores de delincuentes.

¿La Unidad de Transparencia se convierte en acusadora de estos casos o dónde termina su función?

Su función termina en la investigación, en su informe.

¿Y quién se encarga de hacer el seguimiento?

Yo.

¿Cuántos juicios tiene?

Tenemos juicios por falsificación de títulos. Por falsedad de títulos debemos tener unos 30 y tantos. Por corrupción ahorita debemos estar con unos 15 o 20. También por acoso, además de los procesos universitarios internos. Ahí, por ejemplo, yo envío el caso, pero no intervengo porque tratamos de ser respetuosos de la autonomía de esas comisiones, pero también tardan mucho, a veces me dan ganas de irles a chicotear.

¿Cómo cree que va a terminar el proceso para seleccionar candidatos para las judiciales, tomando en cuenta que la UMSA abandonó este proceso?

La aspiración legítima de cualquier ciudadano es que en su país la justicia cambie. Desde hace 20 años, la principal indignación era la subordinación política y resulta ahora que los que incluso en su momento eran víctimas de eso -como el caso del propio Presidente- ahora mantienen el mismo sistema. Entonces, cuando sale la Asamblea Legislativa y dice que venga la universidad, yo fui el primero en decir: "vamos, tomaremos las riendas, basta de criticar y criticar”. Pero, cuando vemos que en ese afán lo que se busca más bien es que la universidad convalide, entonces no me parecía correcto continuar, por eso les hicimos llegar una carta para que se suscriba un gran acuerdo nacional, para promover la llegada al Órgano Judicial de los mejores elementos humanos que tenga Bolivia en materia de juristas, pero la respuesta por escrito ha sido negativa, no solo del oficialismo, sino de la oposición también, ambos se acusan de querer manipular, pero los hechos coinciden ambos en decirle no a la universidad.

¿Cuál ha sido el principal punto de discrepancia?
Les dijimos que esto no iba a funcionar si no existía un acuerdo, un consenso con la sociedad política, la idea de evitar que sean los dos tercios, que de manera sensata se evalúe dónde están los mejores elementos humanos en Bolivia y eso no es difícil.

¿Y eso ustedes iban a acreditar?

La idea era que sean ellos los promovidos, ahora que en lo formal la Asamblea nos avale ya es otra cosa. ¿Por qué no aceptan algo que sería tan lógico? Es porque existe esa intención de promover por debajo otros nombres. Para nosotros, es importante el concepto de probidad, pues existen en el foro de profesionales abogados, jueces y fiscales que cuentan con los requisitos académicos, pero que igual andan prevaricando todo el tiempo. No es difícil hacer una lista, un abanico de ciudadanos que tengan ese reconocimiento. Esta persona con esos valores muy difícil que te acepte un soborno y en el ámbito político, con mayor razón, le va a tirar el teléfono al Ministro de Gobierno cuando lo llame para decirle cómo tiene que fallar. Si no tenemos esos elementos en el Órgano Judicial estamos perdiendo el tiempo.

¿Esto quiere decir que por donde vamos es una pérdida de tiempo?

Y de recursos, tiempo y de venta de ilusiones. Si realmente queremos hacer un cambio histórico en el Órgano Judicial, la fórmula es sencilla, pero al mismo tiempo complicada, porque necesitas que los operadores políticos actúen con desprendimiento; eso no se puede porque tanto en la oposición como en el oficialismo actúan por consigna y la consigna viene del jefe del partido. Esos no son diputados ni senadores del país, son diputados y senadores del partido. Hemos visto también algunos rectores genuflexos. Tenemos que ser también autocríticos en advertir de nuestro lado la deficiencia en la formación de profesionales idóneos y, segundo, esa predisposición a congraciarte con el poderoso. Si hubiese habido un criterio unánime de toda la universidad, la situación sería distinta, es por eso que nosotros lo que hicimos y en eso sí yo pondero el Consejo Universitario, que por unanimidad ha dicho la UMSA se margina.

¿La UMSA no vuelve?

Por lo menos nadie me ha pedido, pero eso no significa que la UMSA cierre los ojos. Creo que no hay que descartar la posibilidad de que imponga una forma distinta de evaluación, por lo menos bajo estos parámetros que menciona.

¿Cuál cree que es el objetivo del partido de gobierno para tener jueces afines?

Ya es un tema de la idiosincrasia política boliviana, de la cual el MAS forma parte. Yo no he visto desde que hemos retornado al sistema democrático gobiernos que renuncien a la posibilidad fáctica de controlar otros poderes. Las alianzas controlaron históricamente el Órgano Judicial hasta nuestros días y la diferencia del MAS es que simplemente no necesitó alianzas por los porcentajes que obtuvo, pero el fenómeno negativo es el mismo: el control fáctico. Buscan mantener este control fáctico especialmente del Tribunal Constitucional, independientemente del tema o no de Evo, pero no te olvides que por las atribuciones que la propia Constitución ese es un órgano en el fondo suprapolítico.

¿Con estos antecedentes y estas situaciones estamos destinados a una elección totalmente espuria destinada a la repetición de lo mismo?

Lo que estoy temiendo es que en las elecciones de diciembre van a volver a ganar los votos blancos y nulos porque va a haber una reacción de rebeldía ciudadana, pero de todas maneras los perdedores van a ser posesionados de nuevo porque no se cuentan los votos blancos y nulos y se va a repetir la historia de jueces o autoridades genuflexas no sé hasta cuándo.
Publicar un comentario