miércoles, 28 de junio de 2017

Un helicóptero de la policía científica ataca a balazos el Supremo de Venezuela

El presidente Nicolás Maduro condena el ataque y promete capturar a los responsables

Alfredo Meza
Caracas, El País
Un helicóptero de la Policía Científica de Venezuela sobrevoló este martes la sede del Tribunal Supremo de Justicia en Caracas efectuando disparos y arrojando cuatro granadas. La Guardia Nacional Bolivariana repelió el ataque que se saldó sin heridos.


EL PAÍS pudo confirmar con dos vecinos de la zona que el temerario sobrevuelo de la aeronave, inédito en 18 años de era chavista, se produjo poco antes de las 18.00 (hora local) y provocó el caos entre las personas que a esa hora regresaban a sus casas. De inmediato la zona fue acordonada. Varios vehículos militares han rodeado el Palacio de Miraflores en lo que luce como un plan para defender al Gobierno.

El presidente Nicolás Maduro ha condenado el ataque y ha prometido capturar "más temprano que tarde" a la tripulación responsable. El jefe del Estado contó que una de las granadas arrojadas no llegó a explotar. “Este es el tipo de escalada armada que he venido denunciando. He activado a la Fuerza Armada Nacional para defender el derecho a la tranquilidad. Yo condeno el ataque y le exijo a la Mesa de la Unidad Democrática (coalición opositora) que haga lo propio”, agregó en un acto celebrado en el Palacio de Miraflores.

Más tarde el ministro de Comunicación e Información, Ernesto Villegas, ofreció más detalles del ataque, que calificó “como una escalada golpista”. Antes de arrojar cuatro granadas sobre el edificio del Supremo, el helicóptero, supuestamente robado de la base aérea Francisco de Miranda, en pleno corazón de Caracas, sobrevoló la sede del Ministerio del Interior y Justicia y disparó, siempre según la versión del régimen, en 15 oportunidades hacia la terraza, donde estaba un grupo de periodistas celebrando su día -en Venezuela se festeja el 27 de junio-. Más tarde, a eso de las 18.15 (hora local), la aeronave aterrizó en el techo de un edificio de apartamentos de la urbanización La Trinidad, al sureste de Caracas. “Estuvo unos 15 minutos en la azotea de las residencias Ríos de Venezuela antes de alzar vuelo de nuevo”, explicó Yagnai Fernández, una vecina del sector, a la periodista Marisela Castillo Apitz.

El helicóptero era pilotado por el inspector Oscar Pérez y mostraba una pancarta que decía: "350 Libertad", en alusión al artículo de la Constitución que faculta a los venezolanos a desconocer el régimen que contraríe las garantías democráticas y menoscabe los derechos humanos. Poco después de su faena Pérez colgó un vídeo el Instagram donde aseguró que formaba parte “de una coalición de funcionarios militares, policiales y civiles en contra de este Gobierno transitorio y criminal”.

Pérez ha sido señalado por el régimen como el piloto del exministro del Interior Miguel Rodríguez Torres, quien, como frontal opositor de Maduro, forma parte de la deriva del chavismo que rechaza la inminente instalación de una Asamblea Nacional Constituyente. El exfuncionario rechazó las alusiones del Gobierno en Twitter. “Lamento desmentirlo de nuevo, señor presidente. Siempre volé con helicópteros del Sebin (policía política) al mando del comisario Pedro Pérez”.

Pérez se define en su perfil como instructor de vuelo e investigador de la policía científica. Hasta el cierre de esta información los cuerpos de seguridad intentaban ubicarlo sin éxito. Antes de perderse con rumbo desconocido a bordo de su helicóptero dejó como souvenir para los vecinos la pancarta con la que desafió al régimen en sus propias barbas. “Libertad, 350”.
Publicar un comentario