jueves, 29 de junio de 2017

Trump ataca a una famosa periodista: “Se desangraba por un estiramiento de cara”

El presidente llama "psicópatas" y "locos" a Mika Brzezinski y Joe Scarborough, los presentadores del conocido progama televisivo 'Morning Joe'


Sandro Pozzi
Nueva York, El País
Donald Trump llevó este jueves al extremo su vendetta personal contra Joe Scarborough y Mika Brzezinski, los presentadores estrella que dirigen el programa matinal de la cadena MSNBC, Morning Joe. A él le llama “psicópata” por su continuos ataques en antena y de ella directamente dice que está “loca” y que tiene un “bajo coeficiente de inteligencia”. “No lo vean más”, aconsejó a sus seguidores en Twitter tras ridiculizarlos con dureza.


Así arranca básicamente el primer mensaje, ocho minutos antes de que dieran las nueve de la mañana en Washington. Le siguió un segundo poco después, aún más fuerte. Empieza contando que los dos periodistas acudieron tres noches seguidas a Mar-a-Lago, su mansión de retiro en Florida, antes de acabar el año e insistieron en verle. “Ella se desangraba por un estiramiento de la cara. Dije que no”, concluye.

Trump escala con un tono despectivo el enfrentamiento con Scarborough y Brzezinski, utilizando como altavoz su red social preferida. Lo más suave de los dos mensajes es cuando cuestiona las cuotas de audiencia del programa Morning Joe. Pero como hizo un día antes con su ataque a Jeff Bezos, dueño de Amazon y The Washington Post, no está claro a cuenta de qué viene el asalto.

Scarborough y Brzezinski tuvieron una relación de amor-odio con Trump durante la campaña electoral, hasta el punto de que al principio se vio al presentador como un aliado del empresario en la prensa generalista. A comienzos de año se supo que la pareja -están comprometidos- fueron al resort del ahora presidente para participar en una fiesta. Se interpretó como una nueva muestra de la relación de amistad que tenían, que está completamente rota.

La cadena MSNBC no tardó en reaccionar al asalto de Donald Trump contra los dos presentadores y lo hizo con un tono muy duro. "Es una día triste para América cuando el presidente gasta su tiempo acosando, mintiendo y vomitando ataques personales en lugar de hacer su trabajo". Sarah Huckabee Sanders, portavoz adjunta de la Casa Blanca, se limitó a decir que el presidente "combate el fuego con fuego" y no va a permitir "ataques de odio" de medios liberales.
Un luchador

La rueda de prensa diaria en la Casa Blanca fue especialmente intensa. Sanders insistió ante las preguntas de los periodistas que los votantes elegieron a Trump presidente porque "es un luchador". "Si le atacan, responde con fuerza", reiteró, "no se va a quedar esperando de brazos cruzados". Y preguntó a los medios qué hubieran hecho si los conductores de Morning Joe hubieran dicho las mismas cosas de Barack Obama.

La oficina de la primera dama, Melania Trump, respondió en el mismo tono desafiante mientras que su hija Ivanka Trump guardaba silencio. Poco después de que el presidente se despachara a fondo con Mika Brzezinski cruzando todas las líneas rojas posibles, la presentadora colgó en su cuenta una foto de un paquete de cereales, en la que aparece una niña junto a un cuenco, donde puede leerse "Hecho para manos pequeñas".

Las condenas de la conducta del presidente llovieron enseguida desde las filas republicanas. El senador Lindsey Graham considera que este tipo de mensaje "representa lo peor de la política en América" mientras que Ben Sasse le suplicaba para que parara de una vez. "Esto no es normal", valoró, lamentando que la actitud de Donald Trump pone en duda la dignidad de su cargo.

"Estamos intentado mejorar el tono del debate pero esto no ayuda", valoró Paul Ryan, líder de los conservadores en el Congreso, aunque el conservador trató de tomar distancia. Nancy Pelosi, cabeza de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, fue más allá y exigió una disculpa del presidente. Considera que son "sexistas, una asalto a la libertad de prensa y un insulto a las mujeres".

La serie de tuits llega un día después de que Scarborough y Brzezinski dijeran que Trump es peor presidente incluso que Richard Nixon y “el mayor mentiroso” que nunca antes estuvo en la Casa Blanca. Durante el programa mostraron el momento en el que el periodista Brian Karem se enfrentaba a la portavoz por sus críticas inflamatorias a la prensa.

“Miente a diario”, comentó Scarborough para poner en evidencia lo irónico de la situación, “muchas veces lo hace cada minuto. Se olvida de la mentira que dijo cinco minutos antes”. El presentador señaló que el presidente tiene menos integridad que los medios de comunicación entre los electores. “Está reforzando a los medios”, concluyó en defensa de la labor de CNN, The New York Times y The Washington Post.
Publicar un comentario