martes, 20 de junio de 2017

Súperman, Guillermo y DT

Román dejó otras perlitas, recordó que se sentía Clark Kent en su época de jugador. "Yo sabía que el domingo que el domingo lo arreglaba en la cancha". Además, elogió al Melli y explicó por qué no será entrenador. "El festín que se hacen si pierdo un partido".


Olé
La nota a Riquelme dejó algunas perlitas. Por ejemplo, recordó su época de jugador." Antes creía que era Súperman. Sentía tanta seguridad que sabía que el domingo lo arreglaba en la cancha. De lunes a viernes podían decir lo que quieran. Ahora no soy más futbolista".


Volvieron a consultarlo por si más adelante en su carrera también se sintió como el personaje de Clark Kent. "En el Barcelona estuve un año (NdeR: 2002/03). Me hubiese encantado estar un tiempo más. Pero por algo pasó, pasé al Villarreal y era todo muy lindo. Era como jugar en un equipo argentino, todos sudamericanos, tomar mate todo el día, comer asado. Hemos hecho cosas buenas por el club, ayudar a que el club pueda crecer, lo pasé muy bien hasta que empecé a pensar si me quedaba ahí a vivir o volvía a Buenos Aires. Lo he pasado de maravillas. Después tuve la suerte de volver, de ganar esta Copa Libertadores de la que se cumplen 10 años. Eso hizo que el cariño de la gente aumente y no puedo pedir más. En el Villarreal me pasó lo mismo".

Además, elogió al Melli Guillermo. "Es una persona muy importante para todos los hinchas, para nosotros como futbolista fue un placer. El primer semestre del 98 la rompió. Fue seguramente uno de los mejores de nuestro equipo. Yo no lo vi jugar otra vez al nivel que jugó en esos seis meses, ese gol a Talleres que los gambeteó a todos... Fue un jugador muy inteligente, muy vivo, hacía enojar a los contrarios, sacaba pases sin mirar de zurda o de derecha. No eran centros. Jugué con futbolistas que eran demasiado buenos, como Guillermo para mí en ese semestre. Ahora como técnico nos está por regalar el torneo, estamos muy contentos".

También, JR explicó por qué no será entrenador. "Si pierdo un partido, sabés el festín que se hacen si pierdo un partido... Cómo me están esperando, je. Sabe qué bien la paso en Don Torcuato. yo estoy de jlujo, estoy contento acá, como asados, estoy con amigos, la paso de maravillas, fui un afortunado de estar en el club en el cual era hincha. Cumplí el sueño de chiquito. Nací en la villa de Don Torcuato, es maravilloso todo esto, tener a mis amigos del barrio. No me sacan fotos ni me piden autografos, soy uno más acá. Después me gusta mucho el fútbol pero sé que te tiene que gustar demasiado para ser entrenador. Y hoy yo no tengo ganas".

Riquelme siempre fue analítico, más allá del resultado. Nunca lo convenció este Boca, aunque en su momento post caída con River pidió que la gnte alentara y opinó que había que ganarle a Newell's para volver a encaminarse. ¿Cómo lo ve ahora?

Palabra del ex 10: "Boca lo tiene casi terminado, era claro que tenía que ganarle a Newell's y que River tenía que ganar siete partidos seguidos y en el fútbol argentino es casi imposible. Ganándole en su momento e Newell's daba un paso muy importante, Agutín está contento y es maravilloso verlo contento. Ojalá pueda festejar, es lo máximo, ver a mi hijo asi me ponen muy pero muy bien. Esperemos que nos regaln el torneo".

Sobre los cambios en el equipo de Guillermo, tiró que "si seguía jugando igual iba a ganarle el torneo. No necesitó jugar de maravillas sino que obligó a River a tener que ganar los siete partidos. A torneo largo, siempre Boca y River van a tener muchísimas chances de ganarlo. Ojalá sea campeón".

Y se la jugó con la figura del equipo: "El 9, Benedetto. Sí, sin dudas". ¿El domingo irá a la cancha contra Unión? "¿A qué? No, no, ya terminé mi momento de futbolista. Ojalá los muchachos y los hinchas festejen, yo lo haré como un hincha más y ojalá Boca pueda acostumbrarse a ganar".


Hace tiempo que Riquelme no va como hincha a la Bombonera, salvo en un partido homenaje como el de Battaglia. Sabe que va a ser foco de atención y prefiere no presionar desde afuera, pero también hay otra causa que contó en la charla con Fox: "Agustín está feliz. Es muy bostero. disfruta de ir a la cancha, sufre cuando al equipo no le va bien, se siente más cómodo cuando yo no voy porque puede putear, puede gritar. Cuando está conmigo en la cancha me dice: 'Tengo que mirar el partido sentado, no puedo putear cuando vengo con vos porque las cámaras nos enfocan'. Cuando yo jugaba y por alguna cosa me quedaba afuera, iba con él y no podía putear, jaja. El arma todo con Matías, el hijo de mi hermana, que se conocen desde chicos y son fanáticos. Y arman todo, cómo ir".

Y siguió explicando que "no voy a la Bombonera. Yo ya terminé mi momento de futbolista. Mis compañeros me hicieron ganar mucho". Del templo, opinó que "lo único que pido es que la Bombonera siga estando donde está. La cancha se mueve. La única cancha que se mueve es la Bombonera y Boca tiene mucha ventaja jugando la Copa. Si nos quitan de ahí, esa ventaja no la tendremos más. Después, por más que vos grites, necesitas un buen equipo. Por más que cantes todo el día, si el equipo juega mal no le va a ganar a nadie. Pero si estás al nivel de los mejores, la Bombonera te da una ventaja. Si hacen una cancha para 100.000 personas va a quedar gente afuera igual. SI la quieren agrandar, somos muchos los bosteros... Van a tener que lograr agrandarla y que se siga moviendo, va a ser difícil lograr eso".

También habló de por qué se viene postergando su partido despedida, que tampoco será en diciembre: "Hay días que siento que se va a hacer, días que siento que no me lo merezco, Bianchi me re cagó a pedos, cómo no se va a hacer, pero todavía no se hace, veremos. No sé si estoy preparado para entrar a la cancha, me da un poco de miedo, a veces quiero, a veces no. Cuando lo sepa lo voy a contar. Este año no se va a hacer. Lleva mucho tiempo.
Publicar un comentario