sábado, 10 de junio de 2017

Solo Wawrinka separa a Nadal de la Décima en Roland Garros

El español nunca ha fallado en el duelo por el título en el bosque de Bolonia. Todo su equipo y la familia al completo le estarán arropando en París.

Nacho Albarrán
As
Rafa Nadal tiene otra cita con la historia. Y ya van unas cuantas en los últimos 17 años. Hoy (15:00, Telecinco y Eurosport 1) se mide en la final de Roland Garros a Stan Wawrinka, con la posibilidad de sumar a su impresionante palmarés un décimo título en el Grand Slam de tierra batida, el que más le gusta. Como dice su tío Toni, Wawrinka llega con un tres de tres en finales de grandes, pero el nueve de nueve del balear en París impresiona más. Y su balance en el torneo, 78-2, tampoco está mal.


Todo esto no pesará mucho si Nadal no logra contener esos nervios que asegura que siente siempre antes de cada partido. Suele hacerlo y por eso no para de ganar. La preparación es su fuerte y ayer no fue un día diferente en ese sentido. Se entrenó durante algo más de una hora y media. En la penúltima sesión de trabajo antes de la final (hoy por la mañana calentará), estuvo arropado por todo su equipo, incluido el técnico Francis Roig, que se había incorporado justo antes de las semifinales.

HÁBITAT NATURAL. Rafa Nadal camina sobre la tierra de la pista Philippe Chatrier, donde ha levantado ya nueve veces la Copa de los Mosqueteros y se siente como en casa.

Con Toni Nadal viviendo las últimas horas como entrenador de su sobrino en París, Carlos Moyá y Roig ayudaron al campeón después de que hiciera de sparring Joan Soler. El doctor Ángel Ruiz Cotorro y el recuperador Rafael Maymó, pieza fundamental en la plantilla, también estaban atentos a las prácticas de Nadal. En las gradas, su jefe de prensa, Benito Pérez Barbadillo, y un amigo famoso, el futbolista del Swansea Fernando Llorente, que el viernes estuvo viendo el partido contra Thiem en la Philippe Chatrier. También el padre del tenista, Sebastià... Hoy se espera a Pau Gasol, un talismán en París. Toda su gente.

La ocasión lo merece. Nadal está a las puertas de la Décima en el bosque de Bolonia, del decimoquinto Grand Slam de su carrera, de ser de nuevo el número dos del mundo. Con permiso de Wawrinka.

El suizo: tres de tres en finales de Grand Slam

Stanislas Wawrinka (Lausana, Suiza, 28 de marzo de 1985) llega este año a la final de Roland Garros con una estadística y un antecedente concreto que asustan un poco. El número tres del mundo ha jugado hasta ahora tres finales de Grand Slam y ha ganado las tres. La primera, en 2014, fue en Australia y precisamente ante Rafa Nadal, que no cree en venganzas: “En mi vida he jugado una revancha, no lo entiendo y no me parece una buena mentalidad. Cada momento y cada partido es diferente. El que lo haga mejor, ganará. En Melbourne yo no estaba bien físicamente, si no, podría haber ganado. Stan ha demostrado que en los partidos importantes rinde bien”. El éxito de Stanimal continuó en 2015, con el título en Roland Garros contra Djokovic. Y en 2006, en el US Open de nuevo contra el serbio.
Estará en juego el número 2 del ránking

En la final de Roland Garros también se ventilará quién es el nuevo número dos del mundo. El que gane, se colocará por detrás de Andy Murray. Nadal comenzó el año como noveno de la ATP y de ganar se situará ya con 7.285 puntos, a tan sólo 2.605 del escocés (9.890). Nadal no es ‘dos’ desde octubre de 2014. Eso significaría que en Wimbledon, donde el número uno defiende 2.000 puntos pero el español ninguno, pues no lo disputó por lesión, estaría en disposición de asaltar el cetro.
Publicar un comentario