martes, 13 de junio de 2017

Puente aéreo para trasladar 4.000 vacas a Qatar

El embargo saudí lleva a un empresario a fletar 60 vuelos con reses desde Australia y EE UU para garantizar leche fresca en el emirato

Ángeles Espinosa
Dubái, El País
A los habitantes de la península Arábiga siempre les han gustado los caballos. Y los cataríes no son una excepción. Dotados de la mayor riqueza per cápita del mundo gracias a las enormes reservas de gas del país, algunos de sus 30.000 millonarios se permiten mantener cuadras de caballos que, llegado el verano, trasladan en aviones debidamente acondicionados a tierras más frescas. Este año sin embargo, el rifirrafe diplomático de Qatar con sus vecinos está haciendo que los aparatos de la compañía nacional, Qatar Airways, transporten vacas en lugar de equinos.


Todo empezó cuando el pasado día 5 Arabia Saudí cerró su frontera, la única terrestre con el emirato. Para las diez de la noche, ya no quedaba leche fresca en la mayoría de los supermercados de Doha. No sólo ese paso era la vía de entrada de un 40% de los alimentos que importa Qatar (y el país compra fuera el 90 % de lo que comen sus 2,7 millones de habitantes), sino que la mayoría de los lácteos que consume procedían hasta entonces de la famosa explotación lechera Al Marai de Arabia Saudí.

Mientras las autoridades buscaban fuentes alternativas de abastecimiento, un hombre de negocios catarí, Moutaz al Khayyat, vio la ocasión de acelerar la granja que estaba acondicionando a 50 kilómetros al norte de Doha. Así que ni corto ni perezoso ha adelantado la compra de 4.000 vacas Holstein en Australia y Estados Unidos, y encargado a Qatar Airways que se las transporte hasta el emirato, según ha contado a la agencia Bloomberg.

Al Khayyat, que preside el conglomerado de empresas Power International Holding, tiene su principal negocio en el sector inmobiliario y la construcción. La firma está detrás del Mall of Qatar, el mayor centro comercial del emirato, pero en línea con la estrategia de seguridad alimentaria lanzada por el Gobierno como parte de su Vision 2030 (lanzado siete años antes que el plan homónimo saudí), había empezado a expandir su negocio agrícola. Ante la situación de emergencia que vive el país, el empresario ha decidido que las vacas viajen en avión en lugar de en barco como estaba previsto.

Con el mismo objetivo de romper el ostracismo a que sus vecinos han sometido a Qatar, también otras empresas alimentarias han echado el resto para hacer frente las necesidades del país. Qatar Meat, por ejemplo, ha extendido los turnos de trabajo para duplicar su producción de pollo, cordero y ternera hasta alcanzar las 40 toneladas diarias. Pero la muestra de desafío y sentido de la oportunidad de Al Khayyat ha superado lo previsible.

Su empeño es colosal. Trasladar a los animales supone un verdadero puente aéreo. A casi 600 kilos por cabeza, Qatar Airways tendrá que hacer 60 vuelos para llevarlas a todas a su nuevo hogar, una explotación ganadera de 70 hectáreas que ya produce carne y leche de oveja y donde se estaban preparando los establos para los bovinos.

El esfuerzo va a permitir que la granja empiece a producir leche a finales de este mes en lugar de a partir de septiembre, según explicó Al Khayyat a Bloomberg. Su objetivo es llegar a cubrir un tercio de la demanda total del país para mediados de julio. Pero también tiene un coste: el precio del traslado de las vacas se ha multiplicado por cinco hasta alcanzar los 7,15 millones de euros. Si la crisis se prolonga, es posible que recupere lo invertido antes de lo previsto. Entretanto, un movimiento para consumir local ha empezado a colocar banderitas con los colores nacionales en los productos made in Qatar.
Publicar un comentario