miércoles, 14 de junio de 2017

Polémica en Alemania por la no emisión de un documental sobre antisemitismo

Las cadenas ARTE y WDR rechazan proyectarlo por no ajustarse el contenido al encargo

Enrique Müller
Berlín, El País
El documental financiado con dinero público lleva por título Elegidos y excluidos; el odio a los judíos en Europa y la decisión de no emitirlo ha generado una polémica en Alemania. El canal franco-alemán ARTE y la cadena pública germana WDR han rechazado la emisión del audiovisual, que estaba prevista para el primer semestre de este año, al considerar que su contenido no se ajusta a la propuesta inicial.


La decisión fue interpretada la pasada semana como censura por algún medio de comunicación alemán. El director de programación de ARTE, Alain Le Diberder, respondió con un comunicado en el que explica que los autores de la película, Joachim Schröder y Sophie Hafner, habían recibido el encargo de ofrecer una sinopsis sobre el fortalecimiento del antisemitismo en Europa en países como Noruega, Suecia, Gran Bretaña, Hungría y Grecia. “El documental se concentra principalmente en Oriente Medio y no menciona de ninguna forma a los cinco países mencionados", señaló Le Diberder. También responsabilizó de forma indirecta al canal WDR de ser responsable del cambio de guion.

La decisión movilizó al influyente Consejo Central Judío de Alemania, cuyo presidente, Josef Schuster, se quejó ante ARTE y le pidió que difundiera el documental, una medida que calificó de “extremadamente importante”.

La polémica también obligó al canal de televisión alemán a tomar cartas en el asunto. Los responsables de WDR admitieron que ellos no podían emitir el documental, porque los derechos le pertenecen a ARTE, pero admitieron que estudian su inclusión en su programación, si el canal franco-alemán lo permite finalmente. “La película contiene muchas irregularidades y afirmaciones que deben ser comprobadas”, señalaba un comunicado de WDR.

La prensa germana ha culpado a ARTE de adoptar una decisión inédita sobre un documental realizado por dos periodistas alemanes y que había sido financiado con dinero publico (165.000 euros) por WDR y de mutuo acuerdo con ARTE. El influyente periódico Frankfurter Allgemeine Zeitung calificó la medida de ARTE como “cobarde”, mientras que der Tagesspiegel pidió que se emitiera para evitar que el antisemitismo en Europa siguiera expandiéndose.

El popular diario Bild fue un poco más lejos y decidió difundir el documental en su página web durante 24 horas. “Existe la sospecha de que el documental no se quiere mostrar porque no es políticamente correcto y porque demuestra que el antisemitismo está anclado en grandes sectores de la sociedad, una realidad que es impactante”, escribió Julian Reichelt, uno de los editores del Bild, al justificar la medida. La película, que se emitió el martes, fue vista por más de 200.000 personas y su difusión dejó al desnudo que los autores del documental, más que denunciar la lacra del antisemitismo, buscaban hacer una película proisraelí.
Publicar un comentario