sábado, 10 de junio de 2017

Maduro demanda a un diario por no seguir la versión oficial sobre la muerte de un manifestante

El presidente de Venezuela anuncia que se querellará contra el diario 2001 de Caracas, al que acusa de mentir y causar "daños y perjuicios morales a la sociedad"

Ewald Scharfenberg
Caracas, El País
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció este jueves que ha pedido a un grupo de abogados –que no identificó– querellarse en su nombre contra el diario 2001 de Caracas, al que acusa de mentir y causar con ello "daños y perjuicios morales a la sociedad".


La iniciativa presidencial es una reacción ante un titular de ese rotativo sobre la muerte del adolescente Neomar Lander durante una protesta opositora el miércoles en la tarde en el municipio Chacao de la capital venezolana. Aunque testigos y dirigentes opositores atribuyeron el deceso al impacto de un proyectil –presumiblemente una bomba lacrimógena– contra el pecho del joven, el Gobierno ha querido imponer su versión, según la cual Lander falleció cuando explotó en sus manos un artefacto explosivo de fabricación casera.

"Muere un menor durante protesta y represión atroz", decía el principal título de primera página del diario, con un recuadro en el que completaba: "Según el MIJ (Ministerio del Interior y Justicia) jovencito cae al estallido de un mortero".

"Ese es un titular de guerra, de mentira, de manipulación", estalló Maduro en un acto con el personal del ministerio de Educación en una sala del Teatro Teresa Carreño de Caracas. "Sin conocer la investigación, las pruebas de la autopsia, salieron a culpar al Gobierno nacional de una mentira".

La muerte de Neomar Lander produjo consternación en la polarizada opinión pública venezolana, por la corta edad de la víctima y porque las circunstancias en las que resultó herido fueron captadas en diversos vídeos que luego han circulado profusamente por las redes sociales.

A pesar de los numerosos testimonios en vídeo, no se han esclarecido aún las causas de la muerte. El Gobierno está utilizando todos los medios a su disposición para atribuir la baja a la explosión de un bin laden o mortero de fabricación casera que Lander intentaba accionar contra un piquete cercano de agentes antimotines de la Policía Nacional Bolivariana (PNB). El mismo jueves, en un mensaje que luego se ha retransmitido por la cadena nacional de radio y televisión, el propio vicepresidente de la República, Tareck El Aissami, ofreció un reporte pericial sobre la escena del crimen, con lujo de detalles de planimetría, para apoyar la hipótesis.

Voceros del Gobierno, como El Aissami y el número dos del chavismo, Diosdado Cabello, culpan de la muerte al diputado opositor Miguel Pizarro, quien se encontraba cerca del lugar del incidente y a quien las autoridades atribuyen la responsabilidad de coordinar a los "guerreros", "escuderos" o "punteros", jóvenes que permanecen en la línea del frente durante las marchas opositoras y de las refriegas contra los cuerpos de seguridad en las que regularmente desembocan.

El muchacho fue "víctima de quienes lo captaron y lo metieron en la guarimba", dijo también Maduro.

En su intervención, el mandatario venezolano aseguró que, si bien había procurado no pronunciarse acerca de ninguno de los casos de muertes –67, según la Fiscalía General; 81, según el ministerio de Comunicación e Información– ocurridas durante las protestas opositoras que comenzaron en abril, "para mantener la altura suficiente ante tal manipulación", la muerte del joven Lander le ha causado tal pesar y "me ha indignado tanto la manipulación", que no le quedó alternativa distinta de la de actuar.

El diario 2001 es un tabloide de información general perteneciente al Bloque De Armas, un grupo editorial cuya principal cabecera es el diario deportivo Meridiano. En una pequeña nota de redacción al pie de la información sobre la querella del presidente, el periódico aclaró en su edición de este viernes: "Cabe destacar que en la portada jamás se afirma que el adolescente Lander fue asesinado y en un título destacado se refiere la versión oficial del Ministerio del Interior, según la cual el jovencito cayó al estallarle un mortero".

Durante el Gobierno de Nicolás Maduro numerosos periódicos de provincia han cerrado por falta de papel prensa o anunciantes. Cabeceras tradicionales de la prensa capitalina, como los diarios El Universal y Últimas Noticias, fueron adquiridas por grupos de inversionistas que se han mantenido anónimos, pero han puesto sus líneas informativas y editoriales al servicio del Gobierno.

Durante las protestas de la oposición que ya cumplen 70 días en las calles de Caracas y otras ciudades venezolanas, los trabajadores de la prensa han sido blanco de repetidos ataques físicos y confiscaciones de materiales por parte de los cuerpos de seguridad del Estado. Este jueves IFEX-ALC, la Red Internacional de Intercambio sobre Libertad de Expresión para América Latina, emitió un comunicado en el que se manifiesta "alarmada" por los "ataques generalizados contra la prensa y manifestantes en Venezuela".
Publicar un comentario