lunes, 12 de junio de 2017

Los nueve detenidos hablan de torturas en Chile

El ministro de Justicia, Héctor Arce, leyó las declaraciones de los agentes bolivianos detenidos en Chile. Dijo que el Gobierno seguirá insistiendo en la liberación

EL DEBER
El testimonio de los funcionarios bolivianos, dos militares y siete aduaneros, capturados en marzo en la frontera entre Bolivia y Chile, reveló el domingo que fueron torturados y casi asesinados por un grupo de contrabandistas ante la mirada de carabineros chilenos.


El capitán Álex Carvajal y el suboficial Carlos Calle, junto con los funcionarios de la Aduana Diego Guzmán, Juan José Tórrez, Brian Leandro Quenallata Karl Guachalla David Cimar Quenallata, Raúl Mamani y Arsenio Choque fueron detenidos cuando realizaban un operativo de lucha contra el contrabando el 19 de marzo.

“A pesar de que nosotros les dijimos que éramos funcionarios de Aduana y militares, que además nos encontrábamos con nuestros uniformes, igual nos detuvieron. A mí me obligaron a ponerme de rodillas y, cuando realicé aquello, una persona de civil que se encontraba en el lugar me dio una patada en la cabeza y luego (...) una persona me golpeó fuertemente en la cabeza y la sangre corrió por la cabeza y manchó mi ropa (...), me había golpeado una mujer con una llave inglesa y por eso me había roto la cabeza y sangrado todo", relató Brian Leandro Quenallata, en la declaración realizada el pasado viernes ante las autoridades judiciales de Chile.

Esa información fue hecha pública el domingo por el ministro de Justicia, Héctor Arce, que dio lectura a la transcripción de las declaraciones de los agentes bolivianos. A Brian Quenallata "yo lo vi dos meses después con la misma herida, totalmente abierta, todavía sin cicatrizar; para que en dos meses está herida no cicatrice, esta persona pudo haber sido asesinada, podía haber muerto en manos de los contrabandistas en la frente de los carabineros de Chile", dijo Arce.

Esa autoridad dio lectura también a la declaración de Diego Guzmán: "No solamente se encontraban carabineros, que nos estaban rodeando, sino además que había gente civil, dentro de los cuales uno realiza una acción directa hacia mi persona con una llave inglesa que iba directamente a mi rostro".

En tanto que Carlos Calle declaró que "los carabineros, quienes nos redujeron, estaban con armas y nos dispararon a la izquierda y derecha de nosotros cuando estábamos reducidos". "Es decir, los reducen en el suelo, están enmanillados y disparan a ambos lados para generar terror, este es un acto de tortura, vejación que viola todos los tratados de derechos humanos", denunció el ministro de Justicia.

La declaración de David Cimar Quenallata dice: "encañonándome (carabineros) me reducen en el piso, en el momento, yo les indico a estas personas que soy funcionario de la Aduana de Bolivia y que estaba en territorio boliviano (...) Esta persona hace caso omiso de la información y me decía, no me mires, que te voy a matar concha tu madre ..."

“Veo a Juan José Torres, sangraba profundamente (...), además Karl Guachalla estaba con el rostro inflamado y Brian Quenallata que tenía una herida en la cabeza (...), las personas decían que querían quemar las patrullas y a nosotros también, todo esto a vista de los carabineros", relató el funcionario aduanero.

Tras conocer esas declaraciones reveladoras, el ministro de Justicia estableció que los carabineros chilenos actuaron en complicidad con contrabandistas y que no hicieron nada por evitar las agresiones contra funcionarios bolivianos.

Carabineros de Chile "dispara y tortura a las fuerzas bolivianas, las lleva enmanilladas vejando todos sus derechos humanos, dejan que los maltrate, que casi lo asesinen en el caso de Brian Quenallata y ven los camiones de contrabando y no dicen nada", resumió Arce.
Publicar un comentario