viernes, 23 de junio de 2017

Juncker ve “insuficiente” el plan de May para los ciudadanos de la UE en Reino Unido

La primera ministra ofrece quedarse a los que lleven cinco años de residencia en la fecha de corte que se establezca para el Brexit

Claudi Pérez
Lucía Abellán
Bruselas, El País
Un nuevo orden narrativo se asienta en Bruselas. Angela Merkel y Emmanuel Macron se valieron el viernes de una cuidada escenografía para certificar el regreso del eje francoalemán en una comparecencia conjunta cargada de simbolismo. Pero eso no basta. Para que cuaje un relato político no hay nada como aliñarse un buen enemigo. Y la Unión ha encontrado en Theresa May, si no un enemigo, sí algo parecido a una diana: los líderes de la Unión cargaron en la cumbre europea con inesperada dureza contra la propuesta británica sobre los derechos de los europeos que viven en las islas. El Brexit es hoy uno de los grandes pegamentos de los Veintisiete.


Se cumple un año del referéndum británico. Por aquel entonces, la UE era un manojo de nervios tras una década en estado de excepción: crisis económica, migratoria, de seguridad, amenaza populista y, para más inri, un divorcio a la vista. Los problemas no han desaparecido, pero se han ido suavizando en el continente, que ha trasladado la angustia a Londres. “El estado de ánimo del país es sombrío”, ha subrayado la reina Isabel. El Brexit empieza a dejarse sentir en la economía, se ha tragado a un primer ministro, David Cameron, ha debilitado a May, ha desenterrado viejos líos. Y ha terminado por aglutinar a los Veintisiete, que presentan una desacostumbrada unidad —no exenta de cierta dureza— a la espera de los capítulos más espinosos de la negociación. May se presentó en la cumbre con el discurso bien aprendido: llevará el proceso personalmente, y tiene un mandato rotundo por mucho que acabe cambiando el Gobierno. Pero Bruselas tiene sus propios códigos: los líderes europeos son inclementes si detectan debilidad. Y May está claramente herida.

La líder británica presentó su esperada propuesta sobre los derechos de los europeos que viven en suelo británico. A falta de los detalles, Londres reconocerá automáticamente el derecho a quedarse a todos los que lleven cinco años de residencia en la fecha de corte que se establezca para el Brexit. Y aquellos que no sumen esos cinco años tendrán derecho a permanecer hasta que puedan acreditarlos y garantizarse un estatus de residencia permanente.

Tras una primera respuesta tibia, las valoraciones sobre ese esbozo de May fueron empeorando a medida que pasaban las horas.

La noche del jueves, los Veintisiete juzgaron que, al menos, era “un buen comienzo”, como señaló la canciller Merkel. Pero la reacción de los colectivos ciudadanos directamente afectados por el Brexit, que consideran la oferta inaceptable, acentuó los recelos. “Es un primer paso, pero es insuficiente”, lamentó el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. “Está por debajo de las expectativas y amenaza con empeorar la situación de los ciudadanos”, añadió el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. Los jefes de Estado y de Gobierno secundaron esas cautelas: “La propuesta es particularmente ambigua”, recriminó el primer ministro belga, Charles Michel.
Sentencia de Merkel

Un aspecto que incomoda es la falta de referencias a la tutela que debe ejercer el Tribunal de Justicia de la UE —poco querido desde Londres— para garantizar los derechos de los europeos que sigan residiendo en Reino Unido tras el divorcio. “No puedo imaginar un escenario en el que se excluya el tribunal”, apuntó Juncker. También genera incertidumbre la falta de claridad sobre la fecha de corte que se tomará para determinar qué ciudadanos acumulan derechos europeos y cuáles quedan fuera de la criba: Londres alude a un periodo vago entre el día de notificación del Brexit (29 de marzo de 2017) y la salida real.

Pero los detalles, en una cumbre europea, son casi lo de menos: lo que cuenta es el relato. Y la sensación generalizada es que los británicos, maestros en el arte del storytelling, van rezagados. Los Veintisiete dieron la espalda a May el jueves. La propuesta “seria y justa” de Londres les dejó fríos. Y ayer fue aún peor: Macron le robó todo el protagonismo a May, y a su lado, Merkel dictó sentencia, implacable como suele: “La propuesta no es un gran avance”. Con las banderas francesa, alemana y europea como telón de fondo, Merkel dejó claro que se avecina un Brexit duro: “Sin garantías de que se respeten las cuatro libertades, la relación futura entre la UE y Reino Unido se verá afectada”, dijo ante una nube de periodistas, con Macron asintiendo a su lado. El reestreno del eje francoalemán, o quizá germanofrancés, empieza fuerte.
Publicar un comentario