miércoles, 28 de junio de 2017

James, la última víctima de la maldición del ‘10’ del Madrid

Madrid, AS
Empezó con un chispazo de calidad en el Carranza y parecía que, quizá, las comparaciones en Brasil con Pelé no eran una herejía. Lo acabarían siendo. No terminó de arrancar con Capello y menos con incidentes como su pelea con Gravesen, pero remontó con Schuster, aunque sin ser el crack mundial que se esperaba de él. En el verano de 2008, tocaba renovar, y todo se torció. Terminó yéndose al Manchester City por 42 millones de euros.


Sneijder. De salir mucho a ser campeón con el Inter

Recogió el 10 de manos de Robinho y arrancó con brío antes de difuminarse. También recibió críticas por su afición a la noche madrileña. En el Madrid las negó. Luego, acabó claudicando. “Salía mucho en Madrid para evitar pensar en cosas feas... necesitaba una válvula de escape”, confesaría en AS en 2011. Fue vendido al Inter por 15 millones, doce menos de los que costó. De nerazurro ganó la Champions de 2010.

Lass. Se buscaba un Makelele pero no lo fue...

Su fichaje, procedente del Portsmouth inglés, fue un parto de nalgas. El club tuvo un lío con la UEFA en su inscripción y la de Huntelaar, y sólo pudo contar el francés. Le cayó el 10 casi como a un intruso, lo suyo no era el fútbol creativo asociado históricamente a ese número, sus labores estaban siempre en la sala de máquinas. Con el Madrid ganó una Liga, una Copa y una Supercopa, pero no dejó poso en la entidad.

Özil. Era necesario dinero para traer a Bale

Su clase enamoró y fue uno de los favoritos de la grada, que no de su entrenador. Se las tuvo tiesas con Mourinho, hasta el punto de posicionar al vestuario de su lado. Ramos se metió en un incendio por llevar su camiseta debajo. Su traspaso al Arsenal dejó 45 millones en el verano de 2013. Otro que salió fue Higuaín. Hacía falta dinero para fichar a Bale. La grada se lo recordó a Florentino en la presentación de Bale y él, los mandó callar.

James. Lo quiere el Chelsea... y el United

The Sun publicó ayer que el United está decidido a presentar una oferta importante por él. Si lo quiere tendrá que luchar con el Chelsea que, según adelantó AS, está pujando fuerte por él y tiene casi cerrado un acuerdo con el jugador. Sea como fuere, apunta claramente a salir del Madrid porque tanto Isco como Asensio le han ganado la partida. Arriba, con la BBC y el más que posible fichaje de Mbappé, tampoco hay sitio. Sólo Ancelotti lo hizo funcionar como un reloj en la media en la temporada de su debut en el Madrid. Con Zidane no casó desde el principio. Una zurda de oro que se perderá para el Madrid.
Publicar un comentario