miércoles, 21 de junio de 2017

Investigan como un “acto de terrorismo” el apuñalamiento a un policía en Michigan

Un hombre canadiense de 50 años hirió a un agente en el aeropuerto de Flint mientras gritó en árabe “Alá es grande”

Joan Faus
Washington, El País
El FBI investiga como un “acto de terrorismo” el apuñalamiento este miércoles a un policía en el aeropuerto de Flint (Michigan) por parte de un ciudadano canadiense de 50 años y fe musulmana. El agresor, Amor Ftouhi, pronunció en árabe “Alá es grande” antes de apuñalar al teniente Jeff Neville, que se encuentra en estado grave pero estable por una herida en el cuello.


Las autoridades dijeron que el agresor, que fue detenido, tenía “odio hacia Estados Unidos” pero no entraron en detalles sobre sus motivos. Los primeros indicios apuntan a un caso de un islamista radicalizado que actuó solo. No hay sugerencias de que integrara una "trama" o recibiera entrenamiento.

Cuando apuñalaba al agente, Ftouhi también hizo referencias a personas muertas en Siria, Irak y Afganistán y dijo: “Todos vamos a morir”, según explicó en una rueda de prensa David Gelios, el agente especial del FBI al frente de las pesquisas.

El hombre canadiense utilizó un cuchillo de 30 centímetros en la zona del aeropuerto previa a los controles de seguridad. Tras ser detenido, según el FBI, cooperó con las autoridades y parecía tranquilo. Será imputado por un cargo de violencia en un aeropuerto internacional, lo que puede conllevar una condena de 20 años de cárcel, pero es posible que se añadan otras acusaciones.

El agresor entró de forma legal a Estados Unidos el pasado 16 de junio a través de la frontera entre Canadá y el Estado de Nueva York. Se desconoce por qué se desplazó hasta Michigan y si conocía a alguien en Flint.

Como medida de precaución, el aeropuerto fue cerrado tras el incidente y se reforzó la seguridad alrededor del Ayuntamiento del municipio.

El ataque tuvo lugar a las 9:45 hora local. Cherie Carpenter, una mujer que estaba esperando la llegada de unos familiares en el aeropuerto, explicó a la cadena local WJRT que vio la cara del atacante y que estaba totalmente “en blanco”. Otro testigo, Ken Brown, aseguró que vio a un hombre detenido cerca de un cuchillo y a un policía de rodillas “sangrando en el cuello”.

El último gran ataque de inspiración yihadista que sufrió EE UU fue la matanza en junio de 2016 en una discoteca gay en Orlando (Florida), en que murieron 49 personas, en el que fue el tiroteo con más víctimas de la historia del país. El autor fue Omar Mateen, un estadounidense de 28 años y de origen afgano, que había jurado lealtad al Estado Islámico (ISIS, por sus siglas inglesas).

El pasado enero, un hombre, diagnosticado con esquizofrenia, abrió fuego indiscriminadamente en el aeropuerto de Fort Lauderdale (Florida), matando a cinco personas. Se desconocen las razones del tirador, que fue identificado como Esteban Santiago, de 26 años, origen puertorriqueño y con experiencia militar.

Canadá está llevando a cabo su propia investigación al agresor de Michigan. El caso volverá a poner en el foco algunos ataques de inspiración yihadista que ha sufrido ese país en los últimos años. En octubre de 2014, un residente de Quebec convertido al islam mató a un soldado en la sede del Parlamento canadiense, en Ottawa. Unos días antes, otro hombre con lazos yihadistas mató a otro soldado en un atropello deliberado en una localidad de Quebec.
Publicar un comentario