martes, 20 de junio de 2017

Hallado un tesoro nazi en una habitación secreta en Argentina

Son 75 piezas que el Gobierno argentino sostiene que son originales y que pertenecieron a jerarcas del régimen

AP
Buenos Aires
La policía estaba buscando piezas de contrabando de arte chino. Pero encontró algo mucho más espectacular. Una puerta oculta tras una biblioteca daba acceso a una habitación secreta, y dentro, la colección más grande de objetos de la Alemania nazi hallada hasta la fecha en Argentina, 75 piezas que el Gobierno sostiene que son originales y que sospecha que pertenecieron a jerarcas del régimen. Entre las reliquias se encuentran un busto de Adolf Hitler, una escultura de un águila imperial con una esvástica, una lupa que se cree que fue utilizada por el propio dictador alemán y un macabro dispositivo médico utilizado para medir tamaño de la cabeza y demostrar que alguien no era de raza aria. Hay juguetes, una pistola, una escultura de un gato, binoculares, bandejas, cuchillos, vasijas, un reloj de arena y una trompeta, todos con la esvástica.


Estaban perfectamente expuestos y cuidados en una sala muy amplia para ser contemplados detrás de esa puerta secreta, con la idea de ser comercializados en el mercado negro. El hallazgo es una prueba más de la importante presencia de los nazis en Argentina, el lugar en el que se refugiaron algunos de los más conocidos. Pero este país que protegió a los nazis durante el mandato del general Juan Domingo Perón también acogió a miles de judíos que huían de ellos, y tiene una de las comunidades más importantes del planeta. Su presencia en todas las esferas de la sociedad argentina es clave y Mauricio Macri tiene incluso un rabino, Sergio Bergman, como ministro de Medio Ambiente. Son ellos y sus organizaciones los que más se han movilizado para buscar los restos del nazismo en Argentina y los que más han aplaudido este hallazgo, que desmantela una forma de apología.

Las piezas estaban en el domicilio de un comerciante de antigüedades y coleccionista en Béccar, un suburbio de clase media alta al norte de la capital argentina. El coleccionista no ha sido detenido, porque de momento no se le puede acusar de ningún delito y según la policía no pertenece al circuito de simpatizantes del nazismo, aunque está bajo investigación de un juzgado federal.

En realidad, los agentes no estaban tras la pista de un tesoro nazi sino de piezas asiáticas. La policía seguía desde octubre el rastro de obras de arte chinas protegidas y en la Lista Roja de Objetos Culturales Chinos emitida por la Unesco. Una vez localizadas en una galería y un almacén las piezas de origen chino, japonés y egipcio, siguieron el hilo hasta el domicilio del coleccionista y hallaron el tesoro nazi. "Las encontramos casi de casualidad, estábamos buscando otra cosa. A un agente le llamó la atención la librería y decidió moverla. Y ahí estaba la puerta a la habitación secreta. Todo indica que es un comerciante, no un activista", señala a EL PAÍS Gustavo Roncaglia, jefe de la policía federal argentina.

La principal hipótesis de los investigadores es que fueron llevadas al país por uno o varios altos mandos nazis tras la II Guerra Mundial, cuando el país se convirtió en refugio de criminales de guerra, incluidos varios de los más conocidos como Josef Mengele, que vivió en Buenos Aires durante una década. Mengele, médico en el campo de concentración de Auschwitz, se mudó a Paraguay en 1960, cuando agentes del Mosad capturaron a Adolf Eichmann, teniente coronel de las SS y responsable de los traslados de judíos a los campos de concentración y que también se había refugiado en Buenos Aires, donde vivía con el nombre de Ricardo Klement. Mengele murió finalmente en Brasil. Incluso existe la posibilidad de que algunos objetos fueran del propio Mengele. "El lugar donde se escondía él está a menos de 15 cuadras de esta casa. No podemos aventurar nada, pero lo cierto es que entre las 75 piezas hay muchos elementos médicos, para medir los huesos, la dimensión del cráneo. Todo está muy bien conservado en estuches, con fundas, se ve enseguida que esto no son imitaciones", insiste.

La presencia de los nazis en Argentina da lugar periódicamente a polémicas y misterios. En Bariloche, un paraíso de la Patagonia con paisajes de montaña similares a Suiza donde se refugiaron varios de ellos, hay incluso una ruta de los lugares donde vivieron los nazis que recorren algunos nostálgicos de forma secreta. Erick Priebke, autor de la matanza de las Fosas Ardeatinas, en Roma, en la que murieron 355 civiles en 1944 como venganza por un atentado contra 33 militares alemanes, vivió 50 años en Bariloche y fue un hombre muy respetado de la comunidad alemana, que dirigió incluso escuelas, hasta que Italia solicitó y obtuvo su extradición en 1995. Fue condenado y murió en Roma con casi 100 años. En Bariloche también hubo recientemente un enfrentamiento en una discoteca entre jóvenes disfrazados de nazis y estudiantes de un colegio judío.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, mostró la importancia del tesoro. "Estamos conmovidos, es muy impresionante el hallazgo de estas piezas con simbología nazi, emblemas de una trágica época de la historia. Nuestras primeras investigaciones demuestran que las piezas son originales". Y aseguró que esto muestra la presencia de algunos contactos nazis en Argentina. "Todavía hay gente que pregona esta ideología o que hace negocios. Es una parte de la historia que Argentina tiene que sacar", insistió.

El mayor tesoro de la colección es una lupa que podría haber pertenecido al propio Hitler. Los investigadores han encontrado un negativo de una fotografía del Führer en la que aparece sosteniendo una lupa igual a una de las halladas en una caja. "El juzgado nos ha pedido que no mostremos la foto, es nuestro mayor tesoro. Es un negativo de una foto en blanco y negro plastificado, y es la misma lupa. Está en una caja lustrada y cuidada que tiene como 50 años. Un historiador al que hemos recurrido nos dice que es original. Estamos en contacto con la embajada alemana, consultaremos a historiadores internacionales para confirmarlo. Estamos en una fase inicial, pero todo indica que son originales. Es un hallazgo muy importante", sentencia Roncaglia. Precisamente la requisa se realizó poco después de que Angela Merkel, la canciller alemana, visitara Buenos Aires. Según Bullrich, las fotos de la época que acompañan a algunas de las piezas se iban a usar "para poder comercializarlas mostrando que fueron utilizadas por el Führer”.

El jefe de la policía cree que otro elemento clave es que los objetos fueron hallados en una zona cercana a las casas que habitaron Mengele y Eichmann tras escapar de Europa. Los dirigentes de la comunidad judía apoyan la hipótesis. "Es la prueba irrefutable de que después de la II Guerra Mundial se abrieron las puertas para que jerarcas nazis" entraran en Argentina, aseguró Ariel Cohen Sabban, presidente de la DAIA.

Las piezas del tesoro nazi identificadas serán exhibidas en el museo del Holocausto de Buenos Aires, destinado a mantener viva la memoria de la Shoá (Holocausto en hebreo). El resto, las que en realidad estaba buscando la policía, serán devueltas a sus países de origen.
Publicar un comentario