sábado, 10 de junio de 2017

Escocia 2 - 2 Inglaterra: Kane anula dos golazos de Griffiths

Oxlade hizo el 0-1, después remontó Escocia y, en el descuento, el delantero del Tottenham marcó el definitivo 2-2.


Quique Rubio
As
Escocia e Inglaterra empataron en un partido flojo de inicio, pero intensísimo en el tramo final. Porque hasta el minuto 70 no se movió el marcador, pero en esos últimos 20 minutos sucedió de todo. Griffiths marcó dos golazos de falta en apenas dos minutos para dar la vuelta al choque y, cuando los aficionados escoceses ya celebraban la victoria en la grada, asomó Kane para poner el empate.


Comenzó el encuentro con un único dominador, Inglaterra. Escocia esperaba atrás, agazapado, esperando una contra para matar al rival, y los pupilos de Southgate se dedicaron a mover la pelota buscando los pocos huecos que dejaba la zaga escocesa. Las ocasiones brillaban por su ausencia y no fue hasta el 17' cuando Kane asomó por el área rival, controló un balón imposible y su disparo se marchó desviado. Ya en la medianía, Rasford estuvo cerca de aprovechar un mal despeje de Gordon para hacer el 0-1, pero un defensa sacó de la línea el tanto cantado. Parecía que el gol llegaría, pero esta vez Gordon mostró su mejor cara y sacó una mano espectacular a lanzamiento de Lallana, el mejor de los ingleses en la primera mitad.

Tras el paso por vestuarios, todo siguió igual. Incluso Escocia se escondió un poco más en su campo para defender el empate. Southgate movió ficha y dio entrada a Oxlade. Y el jugador del Arsenal se lo agradeció cinco minutos después con el primero de Inglaterra. Era lo normal, aunque antes fue Livermore el que pudo adelantar a los suyos, pero su tiro, tras tocar en un zaguero, dio en el poste. El tanto hizo que Escocia se abriese buscando el empate. Inglaterra defendía bien su renta. No obstante, no habían encajado ningún tanto en los cinco anteriores encuentros de clasificación. Parecía que los ingleses se llevarían los tres puntos cuando el choque se volvió loco. Falta en la frontal del área a falta de tres minutos. Griffiths comenzaba su recital. Con la derecha, salvó a la barrera y, por el palo contrario al Hart, marcó un golazo. 1-1 y el choque cerca de terminar. Pero el rizo se podía rizar más. Nueva falta en la frontal del área. Nuevamente Griffiths se dispuso a lanzarla y, en esta ocasión, salvó a la barrera buscando el palo del portero. Nuevamente golazo ante la locura de los aficionados locales. En algo más de dos minutos, dos golazos de falta y victoria escocesa. Pero Inglaterra nunca se rinde y, cuando el choque agonizaba, apareció Kane en el 93' para hacer el definitivo 2-2. La cara de Griffiths lo decía todo. Ni dos golazos en dos minutos fueron suficientes para que Escocia se llevase la victoria...
Publicar un comentario