sábado, 3 de junio de 2017

El campeón del Millenium

Tomás Roncero
As
Reyes de Europa.- En color, en color, en color, en color, en color, en color, en color, en color, en color, en color, en color y en color. No me he vuelto loco. Lo he escrito doce veces seguidas para recordar cuántas Copas de Europa tiene el mejor equipo del siglo XX y del XXI. El blanco y negro es una artimaña propagandística de los que querían deslegitimar el gran mérito del Madrid de Di Stéfano y Gento. Mi padre me confirma que el césped era verde y las camisetas cromáticas y vistosas. Todo fue en color. Y la vida sigue felizmente igual para el madridista, un ciudadano que tiene la suerte de haber elegido el equipo que sigue escribiendo la historia más bella jamás contada. En Europa se miran asombrados. 4-1 a esa Juventus que tenía un muro por delante de Buffon. Pero el ataque del Madrid de otra dimensión. Triunfo colosal. Será recordado durante mucho tiempo. La grada madridista lo cantó y se lo traduje a un colega galés: “We are the kings of Europe”.


La llamada.- Hora y media antes de arrancar el partidazo de Cardiff me telefoneó don Sergio Nieto. Me preguntarán quién es ese señor. Pues ni más ni menos que el socio número 1 del Real Madrid. Me puse de pie. A sus 92 años, me emocionó que se acordarse de mí para tranquilizarme y dejarme una frase que me reforzó todos mis vasos emocionales: “Chaval, no te agobies. Ya te dije que no me iba a morir sin ver al menos una docena de Copas de Europa. Hoy ganamos, Roncero”. Envidio esas generaciones de veteranos que, efectivamente, han visto las doce Orejonas, una tras otra, conquistadas por el Madrid desde 1956. Pena que mis padres no se conocieran veinte años antes…

Cristiano de Oro.- Cuando el 0-0 encorseta las emociones de una final, llame usted a Cristiano que saldrá pronto al rescate. Su aparición en el 1-0 y el 3-1 fue como una estrella fugaz de esas que te dejan hipnotizado en las noches de verano. Carvajal, que ha aprobado las oposiciones para ser el mejor lateral derecho del mundo, untó su cuchillo de mantequilla para dar un pase atrás que permitió al mejor futbolista del mundo dejarse de gaitas y volver a tumbar a Buffon. En el tercero fue Lukita Modric el asistente de guardia. La leyenda con guantes no intimida al portugués. Ya le ha metido siete goles a la Vecchia Signora. Y ayer dio brillo a su quinto Balón de Oro. Messi, alcanzado. ¿Alguien duda todavía que Cristiano es el mejor jugador que pisa la Tierra?

Emoción.- Mientras escribo estas líneas veo que son las once de la noche. Y, como profetizó ayer la portada de AS, a las 11 nos dieron la 12. En este instante también me llama mi Marquitos. Vino a este mundo en 2002. Justo cuando la volea mágica de Zidane en Glasgow y ls paradas mágicas de Casillas. Mi chaval tiene ahora 14 años. Su comentario me abrazó a él por teléfono: “Papá, desde que nací el Madrid ya ha ganado cuatro Champions. Gracias por hacerme del Madrid”. Mientras, miro al césped del Milennium de Cardiff y veo a Marcelo, con el 12 a la espalda. Crack. Y a Casemiro, el héroe del 2-1. Y Asensio, que ganará Balones de Oro en dos o tres años máximo. Y a Ramos con su crío luciendo españolía y orgullo de capitán. Me tengo que despedir de ustedes para citarme con una Diosa. La más bella. Mi amada Cibeles. ¡Cuánto trabajo te vamos a dar guapísima! HALA MADRID Y NADA MÁS.
Publicar un comentario