jueves, 15 de junio de 2017

Cuba anunció las elecciones que acabarán con el mandato de Raúl Castro

El Consejo de Estado acordó dar inicio al mecanismo comicial para los representantes municipales y los diputados nacionales de la Asamblea del Poder Popular, quienes son los responsables de elegir a un mandatario y a su vicepresidente en la isla

Infobae
Cuba lanzó este miércoles su convocatoria al proceso de elecciones que concluirá en febrero de 2018 con la anunciada salida del poder del presidente Raúl Castro.


El Consejo de Estado acordó iniciar el mecanismo comicial que contempla inicialmente las elecciones de los representantes municipales para el 22 de octubre y como segundo paso las de los diputados nacionales de la Asamblea del Poder Popular, quienes en el modelo cubano son los responsables de elegir a un mandatario y a su vicepresidente.

Una pequeña nota en el periódico oficial Granma dio cuenta del llamado pero no especificó la fecha para le elección de los diputados nacionales del Parlamento unicameral.

El actual presidente reemplazó en 2006 a su hermano, el fallecido Fidel Castro, de manera interina y luego fue nombrado por una Asamblea de manera definitiva en 2008 y reelecto en 2013. Desde entonces insistió en que no aceptaría el cargo para un tercer periodo al fin del actual que debe concluir en febrero de 2018.

Aunque Castro anunció que dejará el Poder Ejecutivo, se mantendrá como primer secretario del poderoso Partido Comunista de Cuba (PCC), que, aunque por mandato no presenta candidatos a los comicios, según la Constitución tiene la tarea de trazar el camino de la isla.

En el singular modelo cubano, pese a que no hay partidos inscriptos y las elecciones municipales son entre vecinos, en el nivel nacional las candidaturas se conforman mediante una comisión con el beneplácito del PCC o de muchas de sus organizaciones afines, lo que genera polémicas en torno al alcance democrático de las mismas.

Para el gobierno la asistencia a las urnas para votar entre vecinos o candidatos sin la existencia de la maquinaria clientelar partidaria o costosas campañas mediáticas es una fortaleza de la democracia participativa. Para los opositores esta forma impide un recambio en el proyecto de país pues, incluso cuando los disidentes se presenten, quedan excluidos.

Los legisladores no son profesionales o sea que permanecen en sus puestos de trabajo sin retribución por su tarea.

Cuba se encuentra en medio de un proceso interno de reformas económicas impulsadas por Castro desde 2010 para lograr eficiencia y productividad y con su principal aliado Venezuela en crisis. Al mismo tiempo se esperan los anuncios que el presidente Donald Trump hará en relación con la isla luego del acercamiento promovido por su antecesor Barack Obama.
Publicar un comentario