jueves, 29 de junio de 2017

Cristiano y los penaltis: cuándo tira el quinto y cuándo no

Un análisis respecto a su historial en las tandas de penaltis desde 2008 dibuja un patrón a seguir tanto con el Real Madrid como con Portugal.


Fernando Faucha
As
El pasado miércoles Portugal cayó en semifinales de la Copa Confederaciones ante Chile en la tanda de penaltis y con un héroe muy claro entre los chilenos: el portero Claudio Bravo, que paró los tres penaltis que lanzaron los portugueses. Esa actuación milagrosa del guardameta provocó que dos futbolistas lusos se quedaran sin lanzar. Uno de ellos fue Cristiano Ronaldo que, como ya le pasó en la Euro 2012 ante España, se guardó para lanzar el quinto y último penalti de su equipo y se quedó con las ganas.


Las críticas al futbolista del Real Madrid no se han hecho esperar. Mucha gente no entiende cómo un especialista desde los 11 metros como él no asegura su lanzamiento probando suerte al inicio de la tanda, en lugar de esperarse para cerrar la misma. Teorías de todo tipo se han podido escuchar y una de ellas apunta al supuesto ego del crack portugués, a sus ganas de ser siempre el protagonista y, por ello, querer tirar el último penalti. Y, siempre y cuando lo marque, quedar como el héroe de su selección y del partido.
La pauta de Cristiano

Si se repasan las tandas de penalti en las que ha participado Cristiano, rápidamente se observa que no siempre es el último jugador en tirar. Pero no es menos cierto que existe una pauta que dice que si su equipo tira en primer lugar él no será el quinto lanzador, salvo una única excepción. Si, por el contrario, los suyos tiran en segundo lugar él sí será el último lanzador, tanto de su equipo como de toda la tanda. Repasemos los antecedentes tomando como punto de partido el año 2008, cuando ganó su primer Balón de Oro y ya era una estrella mundial capaz de decidir en qué posición lanzar.

Ese mismo año el Manchester United se proclamó campeón de la Champions en la tanda de penaltis ante el Chelsea. El partido acabó empate a un y Cristiano había marcado el gol de los suyos. La suerte decidió que serían los Red Devils los que tirarían el primer penalti, y a Cristiano le tocó el tercero. Falló, pero en la memoria ha quedado el resbalón de Terry y su disparo totalmente desviado. En 2012, ya en el Real Madrid, Cristiano afronta su primera gran tanda de penaltis de blanco, en semifinales de Champions ante el Bayer. El Madrid lanza primero y, ¿quién se encarga de coger el primer balón? Cristiano Ronaldo. Vuelve a fallar, como también lo hicieron Kaká y Sergio Ramos. El Madrid se quedaba sin final.

Sin embargo, 2012 le daría la oportunidad de redimirse en la Eurocopa, ya que también se jugó el pase a la final ante España en los penaltis. En este caso sería España la que lanzaría en primer lugar y, aquí sí, Cristiano se reserva el último intento. La imagen del portugués impotente sin haber podido siquiera tirar fue uno de los momentos del torneo.

La única excepción fue cuatro años después. En este caso ante el Atlético en la final de la Champions. Al Madrid le tocó el primer turno y, en este caso, Cristiano cambió la regla y sí fue el quinto lanzador de los suyos. Aunque a la postre fue decisivo gracias al fallo previo de Juanfran. Gol, título y foto para la historia del portugués.
Vídeo no disponible en su zona geográfica

Un mes después se la volvía a jugar desde el punto fatídico, esta vez en cuartos de la Eurocopa ante Polonia. Portugal tira primero y Cristiano también. Gol, tanda sin fallos de los lusos y a semifinales. El último capítulo se vivió este miércoles en semifinales de la Confecup. Ahora sí que le tocó a los portugueses tirar en segundo lugar y, una vez más, Cristiano quiere lanzar el último. Pero como ante España en 2012 se queda sin hacerlo.

Seis tandas de penalti para Cristiano desde 2008. En cuatro tiró su equipo primero y en tres de ellas no fue el último lanzador de los suyos. En las otras dos tiró su equipo en segundo lugar y en ambas él cerraba la tanda. No parece una simple casualidad, pero sólo Cristiano conoce el por qué.
Publicar un comentario