miércoles, 21 de junio de 2017

COPA CONFEDERACIONES / Raúl Jiménez y Peralta salvan a México ante Nueva Zelanda

Nueva Zelanda se adelantó con el gol de Wood, pero los mexicanos consiguieron remontar. México gana una batalla y se la jugará contra Rusia

Eduardo López
As
Dos goles de Raúl Jiménez y Oribe Peralta, junto a la gran actuación de Javier Aquino,rescataron a la selección mexicana en su segundo partido de la Copa Confederaciones, ante Nueva Zelanda. El Tri, espeso, sufrió en demasía para sortear la férrea resistencia de los ‘Kiwis’, que se pusieron arriba en el marcador y estrellaron el balón en el poste, en la recta final del partido.


El laboratorio de Osorio generó un esperpento experimental: Reyes como contención, línea de tres centrales, Peralta y Jiménez repartiéndose las mismas partes del pastel... México fue un Frankenstein, el ‘Hombre Elefante’ de David Lynch, que deambuló sin ojos ni alma sobre el Estadio Fisht de Sochi en la primera parte. Mientras Jürgen Damm regateaba sombras y Jiménez se lidiaba con un ejército de orcos, Nueva Zelanda adquirió el fulgor de los ‘All Blacks’. En ello, Salcedo perdió la batalla con Wood, su hombro se deprendió del cuerpo y el ariete neozelandés, mejor posicionado que en las pachangas de domingo, estrelló su tiro franco en los guantes de Talavera. Juan Carlos Osorio, en florido arameo, recriminó a Hudson, a quien había tratado como ‘caballero’ por su conversión al bielsismo, por no respetar los acuerdos de paz cuando hay un soldado caído.

Salcedo partió, inmovilizado, con rumbo al hospital y el Tri lo hizo con él. El estado de shock le pudo a la retaguardia de Osorio, que dejó pasar un balón enviado por Lewis que remató Wood en las narices de Talavera. Golpe de Estado en Sochi. Nunca Nueva Zelanda se había adelantado a México, en ningún partido de ningún tipo. El tanto de Wood simbolizó los vaivenes depresivos de la selección de Juan Carlos Osorio; pulsión suicida, el placer de caminar por la cornisa.

Al letargo le vino la revolución, guiada por Javier Aquino y Jürgen Damm. El primero, un Fórmula 1 que se sentía en casa (el Parque Olímpico de Sochi es sede, también, del Gran Premio de Rusia), destrozó los neumáticos de Ingham y Boxall. A México le hirvió la sangre cuando Aquino activó el electroshock; se coló en tierra de gigantes, y Jiménez, de media vuelta, liquidó a Marinovic. El subidón del Tri casi noquea a Nueva Zelanda, que optó por cavar trincheras entorno a su meta. En tanto, Damm, con los cuchillos afilados, hizo sangre con Wayne, pero no pudo llevárselo al plato. La banda derecha fue suya, pero nunca colonizó. En tanto, Moreno, sustituto del malgorado Salcedo, también cedía a las inclemencias de sus muslos de cristal. Rafael Márquez entró para jugar su cuarta Copa Confederaciones y proseguir con la “transición” que ya vaticinó Osorio; el fin de su era.

Nueva Zelanda, tras la demencial zarandeada, recobró la conciencia, se palpó las heridas y advirtió que seguía vivo. Entonces, Aquino hizo tragar polvo, una vez más, a Ingham, y Oribe golpeó sin miramientos a primer poste. ¿La commedia e finita? Ni mucho menos. Thomas colgó la pelota en el travesaño de Talavera, ante el estruendo del Estadio Fisht; una raya de Damm, que había surcado la autopista Sochi-Adler sin límite de velocidad, quemó los guantes de Marinovic y un puyazo de Fabián se elevó hacia el Mar Negro. En el epílogo, Herrera y Boxall casi desatan un conflicto armado México-Nueva Zelanda con Juan Carlos Osorio como comandante de tierra y aire. El partido terminó en concordia sobre las cenizas aún humeantes.
Osorio:"Pido disculpas a todos los televidentes, me pasé de tono"

El técnico de la selección mexicana de fútbol,JuanCarlos Osorio, pidió hoy disculpas a los televidentes por los insultos que profirió al banco de Nueva Zelanda durante el caliente encuentro que disputaron ambos equipos en la Copa Confederaciones.

"Primero que todo aprovechar la oportunidad para ofrecer disculpas a todos los televidentes, evidentemente que me pasé de tono. Concretamente con el asistente de ellos, uno de los que estaba sin cabello", dijo el entrenador colombiano en la rueda de prensa en Sochi.

"Entendíamos y respetamos siempre su idea de jugar un fútbol muy directo, de mucho roce. Pero cuando eso pasa el límite y se convierte en un atropello contra el 'fair play' hasta ahí creo que llega el límite de yo aceptar las cosas", continuó Osorio.

El técnico de México explotó tras una jugada en la que el defensor Carlos Salcedo recibió un aparente golpe de Chris Wood y quedó tendido en el suelo.Pese a ello, Nueva Zelanda continuó la jugada y el propio Wood estuvo a punto de anotar.

Osorio, enfurecido, lanzó una catarata de insultos al banco rival, en una imagen que fue captada por las cámaras y retransmitida a todo el mundo. Salcedo, en tanto, tuvo que salir en camilla por una
Hudson, decepcionado por el resultado, pero satisfecho con el juego

El seleccionador de Nueva Zelanda, Anthony Hudson, expresó su decepción por la derrota hoy (2-1) ante México, pero se mostró muy satisfecho por el desempeño de los 'Kiwis' en el campo de juego.

"Estamos profundamente decepcionados por el resultado, pero nuestra actuación ha sido increíble", dijo Hudson en la rueda de prensa posterior al partido.

El técnico de los neozelandeses aseguró que su equipo fue "sin duda" el más fuerte durante la primera parte, pero admitió que tras la reanudación sus hombres le dejaron al rival demasiados espacios y cedieron en posesión.

"Nuestro siguiente paso ha de ser convertir estas grandes actuaciones en buenos resultados", subrayó Hudson.
Publicar un comentario