miércoles, 14 de junio de 2017

Bolivia pide en OEA diálogo por los 9 detenidos y Chile lo deja a su justicia

EEUU, Erbol
Los ministros Fernando Huanacuni y Héctor Arce denunciaron este miércoles ante el Consejo Permanente de la OEA la violenta detención de nueve funcionarios bolivianos en Chile, y pidieron al Gobierno de Michelle Bachelet dialogar en el plano diplomático para resolver este tema. El embajador chileno, por su parte, ratificó la posición de su país de dejar este caso a instancias judiciales.
Nueve funcionarios bolivianos (dos militares y siete aduaneros) están privados de su libertad en Chile desde el 19 de marzo, luego de ser capturados por supuestamente cruzar la frontera en un operativo contra el contrabando. Para Bolivia, este caso no debió ser judicializado, pero Chile instauró un proceso penal.


El canciller Huanacuni expresó ante los embajadores de la OEA que la detención de los bolivianos por parte de carabineros de Chile fue “arbitraria e ilegal, bajo hostigamiento y agresión, con uso excesivo de violencia e incluyendo disparos de amedrentamiento con serios indicios de tortura”.

El Ministro de Justicia corroboró el argumento boliviano y exhibió fotografías en que se muestra la violencia con que se capturó a los bolivianos y las heridas que sufrieron. Arce denunció ante el foro internacional los excesos de los carabineros chilenos que incluyeron humillaciones y disparos cerca a los oídos de los detenidos.


Los ministros aseveraron que la presencia boliviana en la OEA tenía una intención pacifica de tender puentes de diálogo y de “extender la mano”. “Bolivia invita una vez más a la República de Chile a entablar un dialogo abierto y sincero sobre el presente tema, para que el mismo sea resuelto mediante la vía diplomática”, dijo Arce.

El embajador de Chile ante la OEA, Juan Aníbal Barría, respondió ofuscado que su país no permitiría esas “ofensas” en ningún foro internacional. Aseguró que la decisión de su Gobierno es esperar la decisión judicial respecto al caso de los nueve detenidos.

Barría sostuvo también que su país respeta el Estado de Derecho y los tratados sobre derechos humanos, pero que además está vigilante a que se garanticen los derechos de los nueve detenidos.

El ministro Arce cuestionó al chileno y su afirmación sobre el respeto a los derechos humanos. Criticó la violencia de la captura de los bolivianos y manifestó que más bien los carabineros debieron cooperar a los bolivianos en la lucha contra un delito transnacional. “¿Es correcta esa actitud de carabineros de Chile de golpear, humillar, lacerar, torturar, amenazar, disparar a los oídos a los funcionarios de un gobierno vecino que se dice hermano?”, preguntó.

Al final de la sesión, el embajador de Haití, Jean-Víctor Harvel, que presidió la reunión, solicitó a Bolivia y Chile que agoten los mecanismos diplomáticos y tradicionales para solucionar este tema.
Publicar un comentario