jueves, 22 de junio de 2017

Bianchi felicitó a Guillermo por el título pero ya le metió presión

El Virrey destacó el rol del Mellizo para que Boca diera la vuelta olímpica, aunque habló de lo que viene.

Clarín
Es el técnico más ganador de la historia de Boca. El que le dio dos Copas Intercontinentales, tres Libertadores y cuatro campeonatos locales. El que tiene una estatua en la Bombonera. El Virrey. El responsable (o al menos uno) de que hoy Boca tenga el entrenador que tiene. Y es por eso que Carlos Bianchi, de él se trata, no se quiso quedar afuera de los festejos por el flamante título que consiguió el Xeneize. ¿Y qué hizo? Les mandó una cariñoso saludo a los Mellizos.


"Ante todo quiero felicitarlos, a Guillermo y a Gustavo, sabiendo muy bien que fue muy importante haber ganado el título", arrancó Bianchi en un audio publicado por ESPN, que tiene al ex DT y Mánager del Xeneize como columnista. Y fue apenas el comienzo, ya que siguió detallando cuál fue el mayor mérito de los hermanos Barros Schelotto.

"Hubo un punto, un momento en esta historia del campeonato de 30 equipos, que luego de la derrota contra River, en la Bombonera, logró recuperar al equipo para que siga estando ahí arriba y ganar el título. Y uno sabe cuánto puede golpear una derrota contra el otro candidato natural y adversario tradicional. Por eso tiene un doble mérito", completó.

Y no lo dijo por decir. La caída ante el Millonario fue, justamente, un punto de inflexión en el camino hacia la vuelta olímpica. Es que luego de ese tropiezo (duro y difícil de digerir), Guillermo mostró muñeca para meter cambios en los titulares y, de paso, temple para levantar anímicamente a sus hombres.

Pero el Virrey no se quedó ahí. Para nada. Conocedor como pocos del paladar y la exigencia de los hinchas de Boca, se permitió mandarles un mensaje muy preciso a sus ex dirigidos. "Es un pequeño consejo que les doy. Ustedes saben que ahora lo más difícil es confirmar, como yo les decía. Pero son bastante inteligentes para ir preparándose, sabiendo que para el bostero no hay competición más importante que la Libertadores", les marcó.

Y sabe de lo que habla. Además de haber ganado una cuando todavía dirigía a Vélez (la de 1994, cuando derrotó por penales al San Pablo), el Virrey le dio a Boca tres Libertadores. La primera fue en el 2000, en el Morumbí, cuando también se impuso desde los 12 pasos ante el Palmeiras, tras igualar 2-2 en La Boca y 0-0 en Brasil. La segunda, otra vez en definición por penales, un año más tarde, en el 2001, ante el Cruz Azul (ganó 1-0 en México y perdió por idéntico resultado como local en la Bombonera). Y la tercera, ya en el 2003, ganó 2-0 en la ida frente al Santos y se impuso por 3 a 1 en Brasil.

Por eso, sus palabras, como siempre, son casi órdenes. O al menos para no dejarlas pasar por alto. Y Guillermo y compañía lo saben. "Les deseo lo mejor a ustedes y a Boca. Felicidades, Carlos".
Publicar un comentario