sábado, 10 de junio de 2017

16 cárceles de 19 que hay en el país soportan el hacinamiento

Hay tres centros penitenciarios que sobrepasan el 400% de hacinamiento en La Paz, Santa Cruz y Chuquisaca; la situación es crítica en algunos penales.

Daniela Romero / La Paz
En Bolivia el hacinamiento carcelario suma cifras alarmantes. Un reporte oficial hasta marzo de este año indica que se incrementó en un 254%, lo que significa que de 19 cárceles que hay en el país, en 16 los presos están acumulados en espacios reducidos, por lo que las condiciones son pésimas.


Los centros penitenciarios que no presentan hacinamiento son las cárceles de mujeres de La Paz, Miraflores y Obrajes, y la de Mocoví, en Beni, también de mujeres. El primer penal tiene 75 privadas de libertad cuando su capacidad es para 100, en el segundo se cumple con la capacidad de 245 presas y en el tercero hay 31 reclusas, cuando el espacio es para 50, según el reporte de Régimen Penitenciario hasta marzo.

Si bien el factor común debiera ser la situación de los tres anteriores reclusorios, la realidad es diferente en las restantes 16.

Hay tres situaciones críticas: en La Paz, el penal de San Pedro tiene un hacinamiento de 456%. La población carcelaria ha rebasado cinco veces más la capacidad de la cárcel; actualmente hay 2.222 presos, cuando deberían permanecer 400. (Ver infografía).

Asimismo, en Santa Cruz, el penal de Palmasola, tanto para mujeres como para varones, tiene un 808%. Hay actualmente 5.281 privados de libertad, 4.900 varones y 381 mujeres, cuando la capacidad total es para 800 presos.

Lo mismo ocurre en el penal de San Roque, en Chuquisaca. Hasta marzo de este año se conoce que hay 524 reclusos en esa cárcel, donde sólo debería haber 60, por lo que existe un hacinamiento de 773%.

A finales de 2012, el Gobierno decretó un indulto y amnistía para la población carcelaria en delitos menores. Al margen de luchar contra la retardación de justicia, el objetivo de las autoridades fue la de reducir el hacinamiento.

Sin embargo, pese a que los dos años siguientes se ejecutaron indultos presidenciales, el número de presos no disminuyó. Es más, la justicia enviaba y sigue enviando a prisión a personas cada día.

El fiscal general, Ramiro Guerrero, dijo que se debe buscar mecanismos para que no todos los casos sean llevados a la vía penal. Incorporó las fiscalías corporativas para que allí se solucionen casos que antes iban a un proceso penal.

En la misma línea, el Órgano Judicial implementó el sistema de conciliadores que, en el mismo afán, se intenta descongestionar el sistema con la solución de casos menores antes de que se vuelvan procesos penales.

No obstante, el hacinamiento en las cárceles del país sube cada día. En el penal de máxima seguridad de Chonchocoro hay un hacinamiento de 231%. Según el reporte oficial, la capacidad es de 103 presos y hay actualmente 341.

El Abra, de Cochabamba, tiene 741 reclusos, cuando su capacidad es de 360. Hay un hacinamiento de 106%. A diferencia de lo que sucede en Mocoví mujeres, en el sector de los varones hay un hacinamiento de 212%.

El diputado opositor Wilson Santamaría, que presentó los datos de régimen penitenciario, señaló que el Gobierno debe reducir gastos y construir al menos tres cárceles modelo en el eje central. Propone que los municipios den el predio, las gobernaciones hagan el diseño y el Gobierno ejecute las obras.

Hay 447 niños que viven en los centros

De acuerdo con los datos de Régimen Penitenciario, hay 447 niños que viven con sus padres en los 19 penales que hay en el país.

En La Paz se concentra la mayor cantidad; hay 374 menores de edad en las cárceles de San Pedro, Miraflores y Obrajes. En el penal de Palmasola, en Santa Cruz, hay 57 niños, en la cárcel de San Pedro de Oruro son 17 los menores que viven con sus padres.

El número baja en los demás centros penitenciarios. El diputado opositor Wilson Santamaría indicó que en la propuesta que presentó se sugiere que en cada cárcel modelo que se construiría en el eje central debiera tener un sector especial para los niños.

De los 447 menores que hay en los penales, 335 niños están entre cero y seis años de edad, hay 141 entre siete y 12 años y hay uno mayor de 13 años.
Publicar un comentario