miércoles, 31 de mayo de 2017

Una presentadora desata la polémica con una imagen de Trump ensangrentado

La cadena CNN anuncia que no volverá a contratar a Kathy Griffin. El presidente afirma que debería “avergonzarse de sí misma”

Cristina F. Pereda
Washington, El País
La actriz y comentarista de CNN Kathy Griffin ha desatado una polémica al posar para una fotografía con una cabeza ensangrentada con el aspecto del presidente, Donald Trump. El mandatario se sumó al aluvión de críticas tanto a la cómica como al fotógrafo que ha inundado las redes este miércoles y ha declarado en Twitter que Griffin “debería avergonzarse de sí misma”. La cadena de televisión anunció horas después que no volverá a colaborar con Griffin.


“Pido mis más sinceras disculpas, acabo de ver ahora la reacción a esas imágenes”, escribió la actriz en Instagram tras conocer el revuelo causado. “Fui demasiado lejos”. En la primera versión de la fotografía, el pie de la imagen leía “había sangre saliendo de sus ojos, sangre saliendo de su… donde sea”, en una referencia al comentario que hizo Trump, cuando todavía era candidato, durante uno de los debates electorales moderado por la periodista Megyn Kelly.

Posteriormente, Griffin añadió que su creación “obviamente” no significaba que esté respaldando la violencia sino que estaba “haciendo una broma sobre el bromista en jefe”, en alusión a Trump. Sin embargo, en una grabación de la sesión de fotos publicada por el fotógrafo Tyler Shields, ambos bromean sobre la posibilidad de que tengan que huir a México porque si no van a acabar en la cárcel. Shields ha retirado las imágenes de su página web.

El presidente se ha sumado este jueves a todos los que no lo han entendido así. “Kathy Griffin debería avergonzarse de sí misma”, publicó en Twitter por la mañana. “Mis hijos, especialmente mi hijo de 11 años, Barron, lo están pasando muy mal con esto. ¡Enfermizo!”. La primera dama Melania Trump emitió un comunicado que "como madre y esposa, y como ser humano, esta foto es muy desagradable. Si tienes en cuenta las atrocidades que ocurren en el mundo, una foto como esta es sencillamente equivocada y te hace dudar sobre la salud mental de su autor".

“Nunca tiene gracia hacer bromas sobre matar a un presidente”, escribió Chelsea Clinton. La hija de Bill y Hillary Clinton añadió que la fotografía era “diabólica y un error”. En un tono similar, Donald Trump Jr. afirmó que el retrato era “desagradable aunque no sorprendente”. El excandidato republicano Mitt Romney escribió que "nuestra política se ha vuelto demasiado básica, demasiado simple y demasiado vulgar, pero el trabajo de Griffin se adentra en un territorio aún más repugnante y abominable".

Griffin, ganadora de dos premios Emmy y de un Grammy, es asidua colaboradora de CNN, es una de las encargadas de presentar el programa de fin de año desde Times Square, en Nueva York. La cadena había asegurado anteriormente a través de un portavoz que consideran que lo que hizo la actriz es “desagradable y ofensivo” y estaban valorando si volverán a contar con Griffin para el próximo especial del 31 de diciembre. Su compañero en ese programa, Anderson Cooper, ha tuiteado que se siente “sorprendido” y que la fotografía es “desagradable y absolutamente inoportuna”.
Publicar un comentario