martes, 23 de mayo de 2017

River se lució en La Plata y es el único escolta de Boca

El equipo de Gallardo se impuso 3 a 0 a Gimnasia.


Clarín
River visitaba a Gimnasia en La Plata para no perderle pisada a Boca, ya que luego de la derrota de San Lorenzo se perfilaba como el único para aspirar seriamente a pelearle el título. Las esperanzas en Núñez no sólo se sustentan en el buen presente, respaldado por juego y resultados, sino también en una estadística que le jugó a favor en las últimas dos décadas: las cuatro veces anteriores que había ganado en la Bombonera fue campeón. El conjunto dirigido por Marcelo Gallardo no defraudó, se floreó, goleó 3-0 y quedó como único escolta del campeonato con 48 unidades, a cuatro del puntero pero con un encuentro pendiente. El Lobo suma 34 puntos.


Con juego, precisión, presión y determinación, el equipo visitante salió a buscar la diferencia de entrada. Gimnasia se agrupaba con muchos jugadores en su área, pero tampoco era efectivo a la hora de vulnerar los ataques. Por eso, tan sólo a los cuatro minutos Driussi abrió la cuenta en el marcador después de una pared con Alario en el área y con la complicidad del arquero Alexis Arias, que no respondió bien al puntazo de derecha del delantero.

A fuerza de voluntad y de encontrarle la vuelta a la presión asfixiante de River, Gimnasia pudo salir de su área e intentó llegar al empate. Utilizó mayormente la parte derecha del ataque y llenó de centros el área millonaria. La primera para el local fue a los 17'. El Lobo ejecutó un córner que no fue lanzado al área sino para Lucas Licht que llegaba de frente al arco. Buena respuesta de Batalla ante el remate de zurda.

El local siguió buscando con más empuje que fútbol. A los 25' Brahian Alemán se sacó de encima a su marca con una linda pisada con giro incluida, avanzó varios metros y disparó al arco de frente. Batalla dio un rebote largo y Ramírez la metió, pero estaba en posición adelantada. Acierto del asistente. Tres minutos después, Mazzola cabeceó un centro que embolsó bien el arquero.

Más allá de aquel dominio aplastante del inicio y el gol tempranero, River se mantuvo dominador pero casi sin llegadas claras para aumentar la ventaja. La mejor fue a los 21' con Driussi. Rojas le puso un buen pase para Alario, quien cedió para el autor del primer gol y este no le pegó bien de frente al arquero.

En el segundo tiempo Gimnasia era puro empuje, pero la sensación que que transmitía era de impotencia, ya que no encontraba el juego necesario para hacer peligrar la victoria visitante. Y River todo lo contrario: en cada ataque parecía que se acercaba a otro gol. Y así fue que a los ocho liquidó el pleito. En una contra rapidísima, Batalla sacó para el Pity Martínez, que eludió a Mauricio Romero en un cruce y después encaró a Alemán, enganchó de derecha a izquierda y definió con un zurdazo inatajable.

A los 22' sumó el tercer tanto en el que Auzqui, ex Estudiantes, se dio el gusto de meterla frente a Gimnasia. El delantero recuperó en el medio, se la dio a Alario abierto por izquierda (parecía en posición adelantada), este se la devolvió al centro y definió con tranquilidad a la salida de Arias.

Fue demasiado River para tan poco Gimnasia. Con un alto nivel de juego se impuso con comodidad y personalidad, incomodó a Boca y sueña con hacerse fuerte en la Copa y el campeonato.
Publicar un comentario