domingo, 14 de mayo de 2017

River le ganó a Boca un Superclásico vibrante y el campeonato arde

Hizo la diferencia en el primer tiempo y después aguantó para imponerse 3-1 en la Bombonera.



Clarín
River se llevó de la Bombonera una victoria inolvidable. El equipo de Marcelo Gallardo derrotó a Boca por 3-1 y confirmó que está en la pelea por el campeonato. Fue con goles de Gonzalo Martínez, Lucas Alario y Sebastián Driussi. Fernando Gago había marcado el descuento en un partido plagado de pierna fuerte, lesiones y emociones.


La primera acción del juego marcó lo que se vendría: pierna fuerte y mucha tensión en un partido importante por su historia y por el futuro del campeonato. Gago fue fuerte contra Casco, el jugador millonario quedó tendido y no pudo recuperarse. Cambio: entró el uruguayo Camilo Mayada en lugar del ex Newell's.

Aún con diez en la cancha, antes de la modificación, Boca tuvo su primera chance. Benedetto tomó la pelota cerca del área, encaró un par de metros y sacó un remate que no fue gol por poco. El disparo se fue cerca del palo izquierdo.

River iba a responder con una contra. Lucas Alario tomó la pelota, vio picar a Driussi y el goleador de River llegó al área para definir. Su remate fue directo al pecho de Agustín Rossi, quien evitó la apertura del marcador.

La pierna fuerte siguió. Jonatan Maidana pegó y fue amonestado. Leonardo Ponzio también lo hizo, pero no recibió castigo. A todo esto, Ricardo Centurión sintió una molestia y alertó al banco. Y cuando todos estaban atentos a lo que pasaba con el mediocampista, River pegó el zarpazo.

A los 14, Ponzio recuperó, Driussi tiró un centro desde la derecha y Gonzalo Martínez sacó una tremenda volea desde la izquierda para anotar el 1-0 para el Millonario. Golpe de efecto en un Superclásico en el que el visitante no dominaba.

El gol tuvo su efecto positivo para River. Boca sintió el impacto y los de Gallardo intentaron aprovecharlo. Lo tuvieron Ignacio Fernández primero y Driussi después, pero no encontraron la puntería para convertir.

Y cuando Boca intentó salir, el Millonario pegó otro golpazo. Después de un despeje de Ponzio en propia área, Santiago Vergini rechazó mal, Martínez tomó la pelota y habilitó a Alario, quien no se puso nervioso a la hora de definir. Puso el 2-0, sorprendiendo a todos en la Bombonera.

Estaba todo a pedir de River. Pero el cierre del primer tiempo cambió las cosas. En una pelota parada desde la izquierda, Gago quiso tirar un centro, Augusto Batalla salió mal y la pelota se le metió por arriba, para el descuento de Boca.



Boca salió a buscar el partido en el segundo tiempo, pero se encontró otra vez con los problemas de la primera etapa: errores en la salida y falta de conexión en el juego, para generar ocasiones de gol.

Así y todo sería el equipo de Guillermo el que generaría las más claras del complemento. A los 21, Benedetto esquivó a Batalla y con poco ángulo intentó definir. La pelota parecía que no entraba, pero igual apareció Lucas Martínez Quarta para despejarla.

Y Benedetto iba a tener una más. Dentro del área chica, el delantero cabeceó a los 29 minutos y la pelota se fue apenas por encima del travesaño. Un rato antes, Pity Martínez debió dejar la cancha por lesión, el segundo de River en el partido.

Salvado dos veces en su arco, River fue a liquidarlo y casi lo consigue. Carlos Auzqui quedó mano a mano con Rossi, la tocó por encima del arquero y el remate se fue acariciando el palo izquierdo. Increíble oportunidad desperdiciada para el Millonario.

Pero habría más acción. De un lado, Batalla salvó dos veces el arco visitante y en la contra, Driussi liquidó la historia. Fue en tiempo adicional, para confirmar una victoria fundamental que le dará a River a chance de pelear. Ahora, el Millonario está a cuatro puntos de Boca, con una partido menos.
Publicar un comentario