domingo, 28 de mayo de 2017

Por cada 100 afiliados a las AFP, sólo hay ocho independientes

Según el investigador Bruno Rojas, en general estos trabajadores cuentan con empleos inestables e ingresos bajos, eso les impide cotizar para la vejez.

Manuel Filomeno / La Paz
Sólo ocho de cada 100 afiliados a las AFP son trabajadores independientes, de acuerdo con información de la base de datos de la Autoridad de Fiscalización y Control de Pensiones y Seguros (APS) al 28 de febrero de 2017.


Hasta finales de febrero pasado, el total de afiliados a la seguridad social a largo plazo llegaba a 2.109.934 personas, de las cuales 181.944 eran trabajadores independientes, es decir, un 8,6%.

La población económicamente activa llega a 5,5 millones, el 70% está en el área urbana, pero una mayoría -el 60%- es informal, según datos oficiales.

La Ley 065 estipula que el trabajador independiente sin relación de dependencia laboral puede asegurarse voluntariamente al Sistema Integral de Pensiones (SIP) a través de la AFP, donde se le asigna un Código Único del Asegurado, con el que queda registrado.

El economista Alberto Bonadona explicó que el número de trabajadores libres afiliados a las AFP creció en los años posteriores a la promulgación de la Ley 065, en 2010; sin embargo, el porcentaje del total sigue siendo bajo. "Los contribuyentes independientes al sistema de pensiones han pasado de cerca de 1.000, a más de 180 mil en estos años, pero la expansión de este sector aún es mínimo”, precisó.

Para el investigador y experto en temas laborales del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA) Bruno Rojas, el bajo porcentaje de trabajadores que aporta al sistema de pensiones se debe a cuatro factores principalmente.

En primer lugar, el sistema de pensiones actual hace poco en cuanto a promover la afiliación de trabajadores independientes a éste y sobre todo que estos aporten regularmente para su jubilación en el futuro.

En segundo lugar, el sistema genera desconfianza en los trabajadores en cuanto a garantizar una pensión y prestaciones que generen protección a éstos cuando lleguen a la tercera edad. "Por otra parte, estos trabajadores en general cuentan con empleos inestables, sus ingresos son variables, en muchos casos por debajo del mínimo nacional, lo que les impide aportar”, subrayó.

En cuarto lugar, la ley hace que a éstos se los catalogue como empleadores, por lo que deben aportar el total del porcentaje que contribuye un asegurado.

"A parte del 10% de la jubilación deben aportar al fondo solidario, la comisión y la parte que corresponde al propio empleador; por tanto, el independiente aporta más que un trabajador dependiente. En total aportan el 14,4% de sus ingresos”, aclaró.

Para el secretario de Finanzas de la Central Obrera Boliviana, Óscar Tapia, el bajo porcentaje de asegurados independientes se debe a que existe una desconfianza generalizada en el manejo que se hace de los recursos que se cotizan para obtener una jubilación.

"Relacionado con esto también está el temor que el día de mañana estos trabajadores terminen con rentas miserables, debido al mal manejo que se realizó de sus recursos, por eso muchos optan por tratar de ahorrar lo que pueden y no formar parte del sistema”, sostuvo.
Publicar un comentario