domingo, 28 de mayo de 2017

La peligrosa moda del “ribcage bragging” que triunfa en las redes sociales

La moda del ribcage bragging consiste en demostrar que estás increíblemente delgado a través de una foto en la que se puedan apreciar tus costillas. Tiene sus peligros y la influencia en redes sociales es peligrosa.

Javier Robledo Vico
As
Las redes sociales son un fantástico caldo de cultivo para las nuevas modas, algunas más o menos peligrosas, como es el caso del llamado “ribcage bragging”, como lo ha calificado el diario británico Daily Mail. Ésta consiste nada más y nada menos que en enseñar las costillas en nuestras fotos, con lo que se demuestra una figura que se acerca demasiado a la extrema delgadez y puede suponer un riesgo para los adolescentes que se toman demasiado en serio su figura.


El buen tiempo y la llegada inminente del verano ha favorecido indudablemente esta tendencia, muy habitual sobre todo en Instagram, en la que las influencers, modelos, actrices o personalidades famosas hacen gala no solo de delgadez, sino de una figura en la que se pueden adivinar las costillas. El gran problema es que todas estas personas tienen una gran influencia y poder de atractivo, es por ello que ésta nueva moda se tilda de peligrosa para aquellos que quieran imitarlas.
La peligrosa moda del “ribcage bragging” que triunfa en las redes sociales

Esta nueva moda está teniendo un gran tirón, justo pocos días después de que Francia exija un certificado médico a las modelos que están demasiado delgadas para poder desfilar, con el objetivo de luchar contra la anorexia. Las multas para los empleadores de las modelos pueden ascender a 75.000 euros y el castigo puede incluir hasta seis meses de prisión.

Lo que más preocupa de esta moda es su relación con la anorexia y la bulimia. En 2013, había hasta 28.000 jóvenes que sufrían alguna de estas patologías en España. Los trastornos de conducta alimentaria suponían hace cuatro años la tercera enfermedad crónica en la población de entre 15 y 29 años. Se calculaba entonces que el 11,5 por ciento de las jóvenes tenían un riesgo elevado de padecerla.
Publicar un comentario