viernes, 26 de mayo de 2017

La OCDE estima que la paz impulsará el crecimiento y el bienestar en Colombia

El organismo prevé un aumento de la confianza y de las inversiones tras el acuerdo con las FARC

Francesco Manetto
Bogotá, El País
Los negociadores del acuerdo entre el Gobierno y las FARC, que se encuentra ahora en plena fase de desarrollo, siempre han destacado los beneficios directos que el fin del conflicto armado traería a Colombia. El Gobierno de Juan Manuel Santos lleva meses tratando de transmitir confianza a los inversores. Y el modelo bautizado como “economía de la paz” se ha convertido en el nuevo aliciente de los mercados locales. Las previsiones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) avalan esas esperanzas. El estudio anual del organismo internacional presentado este jueves señala que “el acuerdo de paz impulsará aún más el crecimiento económico y el bienestar en el correr del tiempo”. El Producto Interior Bruto aumentará en un 2,2% en 2017 y un 3% en 2018 y el empleo tendrá un incremento del 1,9% este año y del 2,8% el próximo.


La situación que atraviesa el país ha experimentado, según el informe, mejoras significativas tanto bajo los mandatos del actual presidente como en las dos legislaturas de Álvaro Uribe. “Entre el 2002 y 2015 la tasa de pobreza cayó del 50% al 28% y la extrema pobreza cayó del 18% a un 8%”, apunta el estudio. No obstante, la calidad de vida de los colombianos aún está lejos de la media de la OCDE. “La baja productividad, la gran desigualdad de los ingresos y el alto grado de informalidad disminuyen el bienestar de muchos trabajadores y la de sus familias”, continúa el estudio, que resalta la aplicación de la reforma tributaria de 2016 “para mejorar la recaudación impositiva, aumentar la competitividad de las empresas y hacer al sistema tributario más progresivo y eficiente”.

Pero el comportamiento de la economía y las proyecciones de futuro tienen ahora en Colombia una nueva premisa. La firma de la paz en 2016 tras más de medio siglo de guerra puede abrir un nuevo ciclo y esboza un panorama más alentador. “Es previsible que la confianza y la inversión aumenten tras el acuerdo de paz con las FARC. En el mediano plazo, se espera que el potencial de crecimiento se vea impulsado por las tendencias demográficas y la implementación de reformas del acuerdo de paz”, calcula la OCDE.

Reformas incluyentes

Este proceso “debería producir dividendos económicos y sociales importantes”. “En particular, la paz podría acarrear más inversiones de las esperadas en sectores como agricultura, minería, petróleo, infraestructura y energía”. Aun así, continúa el organismo, “una transición exitosa hacia la paz será un desafío a largo plazo” y, por tanto, “es importante que la inclusión esté en el centro del proceso para asegurar que los beneficios lleguen a toda la población”.

El repliegue de esta guerrilla es, en definitiva, una excelente noticia también para la economía, pero “el Gobierno tiene que retomar el control de los territorios” ocupados hasta ahora por la insurgencia y afrontar el desafío de la reducción de la enorme brecha que sigue existiendo entre campo y ciudad. Las autoridades deben, por ejemplo, “mejorar la infraestructura rural para aumentar la productividad del sector agrícola”. “Las últimas cifras muestran que la agricultura contribuye cerca del 5% al PIB nacional y el 9.6% a sus exportaciones, mientras que aún absorbe cerca de una quinta parte de la mano de obra (17.5%)”.
Publicar un comentario