domingo, 21 de mayo de 2017

José María Leyes: “Competencias al margen de la CPE son puñalada en la espalda”

José María Leyes visitó Página Siete, donde conversó con la directora (der), Isabel Mercado, y la subdirectora, Mery Vaca.

Página Siete / La Paz
En una reciente visita a La Paz, el alcalde de Cochabamba, José María Leyes, habló con Página Siete sobre su relación con el Gobierno y el MAS, además de explorar las alternativas políticas de Demócratas, su partido, a nivel nacional.


Él cree que es difícil hacer gestión con menos presupuesto y más aún en un entorno masista; sin embargo, cree que lo peor es que el Gobierno transfiera "su incapacidad” de gestión a las alcaldías a través de nuevas competencias sin recursos.

Anuncia que el Concejo Municipal sacará leyes para contrarrestar las de carácter nacional.

Usted es un alcalde opositor en un núcleo oficialista. ¿Cómo sobrelleva esa relación política?

Soy un alcalde demócrata no opositor, somos alternativa al Movimiento Al Socialismo, la oposición del MAS es la corrupción y la pobreza. Muchas veces le hemos propuesto al Gobierno nacional proyectos para mejorar la calidad de vida de la gente porque queda claro que la misma gente que le eligió al presidente Morales, me eligió a mí como Alcalde. El pueblo cochabambino espera que el Gobernador, el Alcalde trabajemos en beneficio de nuestra ciudad, pero eso se me ha hecho un poco difícil, voy a ser honesto. Le he mandado como cinco cartas al Presidente pidiéndole audiencia para explicarle los proyectos, pero hasta la fecha no he tenido respuesta, no he podido reunirme con el Presidente. Demócratas, al no ser una fuerza afín al MAS, puede traer ciertas susceptibilidades por parte de los miembros del MAS cuando se habla de gestión y esa susceptibilidad se traduce negativamente, se traduce en muchos casos en tratar de truncar la gestión, tratar de poner trabas innecesarias.

¿Y la relación con la Gobernación cómo está?

Una de las cosas que yo le exijo al Gobierno nacional es que invierta recursos en Cochabamba. Me encantaría que hagan un teleférico como el de aquí, por ejemplo, o que haga la inversión de casi 1.000 millones de dólares, pero no lo hacen y creo que eso se lo reclama toda la gente en Cochabamba al Gobierno nacional. La Gobernación de Cochabamba tampoco invierte, invierte sumamente poco. Me atrevo a pensar de que el 90% de la inversión pública en el municipio lo genera la Alcaldía y eso no está bien porque es una ciudad de 900 mil habitantes; casi el 10% de la población de Bolivia habita ahí, entonces debería haber una mayor participación del nivel nacional y del nivel departamental. Con el Gobernador tenemos una muy buena relación a nivel personal; sin embargo, creo que en la Gobernación existen cuotas de poder de sectores sociales del MAS como los cocaleros o las Bartolinas o los campesinos, que no responden a una línea institucional y responden directamente a la línea sindical. Sin embargo, creo que ya se ve un cambio en Cochabamba, es esta una ciudad mucho más ordenada, mucho más limpia, el proyecto del Llajta bus va a implementarse el próximo año. Ahora estamos con un proyecto gigantesco de seguridad ciudadana, vamos a ser la primera ciudad inteligente de Bolivia. Vamos a ser la primera ciudad de Sudamérica que va a completar los elementos para considerarse ciudad inteligente.

¿Cuáles son esos elementos?

Nosotros salimos con cuatro aplicaciones: seguridad ciudadana, educación, salud y servicios municipales; pero hasta fin de año vamos a incorporar semáforos inteligentes y luminarias inteligentes y por supuesto ecológicas. Estamos creando una propia red de telecomunicaciones del municipio de la ciudad, eso es algo bueno porque no vamos a depender ni de ENTEL ni de Viva, ni de ninguna operadora, por eso estamos invirtiendo hartísimos recursos, tendremos una cobertura del 95% en la provincia Cercado.

¿Cómo encara su gestión con la caída presupuestaria?

Cuando se les quita recursos a las alcaldías, inmediatamente se le está disminuyendo la calidad de vida al ciudadano. La Alcaldía de Cochabamba el año 2014 percibía por cuenta de IDH alrededor de 350 millones de bolivianos, este año estamos por debajo de los 100 millones; es decir, hemos tenido una reducción en total del presupuesto de aproximadamente unos 320 millones de bolivianos, esto representa aproximadamente un 15% o 17% de nuestro presupuesto. Pero en medio de esto se está tratando de implementar algo peor que es la transferencia de competencias del Gobierno nacional a los gobiernos subnacionales. Uno puede planificar una baja del petróleo, planificar una baja de recursos, se puede apalancar recursos, hablar con sus ciudadanos y explicarles, eso es relativamente administrable, pero lo que es yo creo que es como una puñalada en la espalda que el Gobierno nacional venga y con crisis te diga "bueno, ahora tú te haces cargo de esto, ahora tú hazte cargo de esto, ahora tú hazte cargo de esto” y no te dé un peso para hacerte cargo.

¿Se refiere al bono de los discapacitados, por ejemplo?

Entre otras cosas. Ya lo propusimos en las reuniones del Pacto Fiscal, uno de los grandes debates va a ser justamente el eje competencial, quién hace qué y con qué plata. Por ejemplo, la Constitución dice que "la salud es prioridad del Gobierno nacional”, pero el Gobierno saca de contrabando un decreto supremo y dice "las alcaldías podrán con recursos de IDH contratar médicos”, y los ciudadanos que necesitan salud, pues van y dicen "por favor, Alcalde, contrate”. Si las alcaldías vamos a hacernos cargo del personal de salud, entonces para qué hay Ministerio de Salud, que se cierre y que más bien nos den esa plata. Ese tipo de transferencias sin consenso, sin consentimiento, unilaterales son las que generan desequilibrios financieros. También se pretendía que las alcaldías contratemos personal en educación, quiere decir esto que el Estado no está cumpliendo su rol, que hay incapacidad en el Estado porque a roles básicos como la salud, la educación no se está dando cumplimiento. Lo que está haciendo el Gobierno es traspasar su falta de capacidad de gestión a las alcaldías y a las gobernaciones. Donde le aprieta el zapato, donde ellos no han podido resolver el problema "que se hagan cargo las alcaldías”.

De hecho, en el tema de la ropa usada hay un proyecto para que las alcaldías controlen. ¿Qué tendrían que hacer, contratar una policía o una fuerza anti ropa usada?

Eso ya me parece patético, los guardias municipales cómo van a saber qué ropa es usada o qué ropa no es usada, qué ropa ha sido importada legalmente y qué ropa ha sido importada ilegalmente, es imposible. Creo que es una manifestación de una incapacidad de atender una necesidad social y ante la incapacidad, como cualquier proceso social que no es atendido, va a generar conflicto; entonces, es mejor patear la brasa caliente a las alcaldías. Es duro administrar un gobierno municipal con menos plata, sí; es duro administrar un gobierno municipal cuando tienes un gobierno en contra, sí; pero lo que a mí me parece una puñalada en la espalda es que te transfieran competencias al margen de la Constitución y sin ni siquiera el consentimiento de los actores, sin ni siquiera habértelo conversado para planificar.

¿Cómo está la correlación de fuerzas en los municipios? Se lo pregunto para entender si ustedes pueden frenar esto.

Yo creo que hay dos correlaciones de fuerzas. La electoral que le da una mayoría al MAS, una mayoría abrumadora y la real que hoy nos da la mayoría a nosotros. Pasa que el pueblo se ha cansado de escuchar promesas; entonces, ese electorado que le apoyaba, que le creía al MAS, ya no le cree más porque se cansó de esperar porque 12 años que venga el cambio y nunca llegó. Muchos pensaban que ganarle al MAS en Cochabamba era impensable, pero nosotros le ganamos con el 56% en el corazón del masismo. El otro día hemos tenido una reunión de la AMB (Asociación de Municipios de Bolivia) en Santa Cruz. La AMB está compuesta por las ciudades capitales más El Alto, ahí hemos sacado una declaración incluso firmada por Santa Cruz donde le decimos al Gobierno que deje de hacer transferencias unilaterales de competencias y rechazamos todas esas transferencias sea bono para discapacitados, sea ropa usada, sea médicos, sea lo que fuese. El Gobierno con la mano izquierda está discutiendo el Pacto Fiscal y con la mano derecha te está traspasando competencias, entonces nos vamos a defender. La Constitución también nos faculta al ser gobiernos municipales para legislar.

¿Podrían sacar leyes, por ejemplo rechazando este tipo de competencias?

Claro, así es, porque la normativa, eso es lo bueno de ser un Estado autonómico, indica que las leyes municipales tienen el mismo rango que la ley emitida por la Asamblea Legislativa Plurinacional. Si la Asamblea Legislativa Plurinacional aprueba una ley, nosotros inmediatamente en el Concejo Municipal de Cochabamba vamos a aprobar otra ley que proteja al municipio.

En lo político, cuáles son las pretensiones de los Demócratas. ¿Quieren ir como una fuerza solos a las elecciones de 2019, van a formar alianza con otros bloques políticos, que están previendo para 2019?

Nuestra pretensión es gobernar Bolivia. Los Demócratas no hemos nacido para ser oposición, hemos nacido para gobernar este país, estamos trabajando para eso y con certeza con la bendición de Dios y el apoyo del pueblo lo vamos a lograr; sin embargo, sabemos que hay que actuar con madurez y con responsabilidad y creo que eso los Demócratas lo hemos demostrado no con palabras sino con hechos. Nosotros en la anterior elección hemos decidido apoyar a algún otro candidato pensando justamente en una lógica de respeto democrático y de que haya una opción que represente a la mayor cantidad de bolivianos; ojalá que los otros actores políticos tengan ese mismo nivel de desprendimiento. A veces yo escucho que muchos hablan de unidad pero no la practican. Estamos listos para gobernar Bolivia con nuestra propia fuerza pero si es necesario construir un bloque de unidad lo vamos a hacer.

¿Quién es el líder que se perfila como posible personaje nacional de Demócratas, es Rubén Costas?

Los Demócratas tenemos a nuestro presidente que es don Rubén Costas, un líder nacional indiscutible; sin lugar a dudas Rubén Costas sería un gran presidente para Bolivia. Tenemos liderazgos como el de Ernesto Suárez, el ex gobernador del Beni, como la señora Sabina Cuéllar en Sucre, el senador Edwin Rodríguez de Potosí. Creo que los Demócratas hemos dado ese salto y hoy somos una realidad nacional. Demócratas estamos listos para gobernar solos Bolivia pero también estamos listos si es necesario en ser parte de una fuerza de unidad.

¿Cómo lo ve su propio liderazgo a nivel nacional?

Creo que es importante que haya liderazgos nuevos, pero no es posible que por una intención personal se desbarate un proyecto nacional, creo que eso es lo que le ha faltado a los políticos el último tiempo, tener la grandeza de ceder. Creo que hoy más importante que las aspiraciones personales son las aspiraciones colectivas. Si me toca a mí, no creo, porque todavía es tiempo de otros actores, creo que todavía mi tiempo es regional, de seguir trabajando por Cochabamba.

"Todavía soy teniente,casi un mostrenco”

Se podría decir que existe una relación directamente proporcional entre la cantidad de juicios y la importancia del opositor en Bolivia. Así, quienes tienen más de 40 juicios iniciados por el Gobierno o por el MAS, se consideran mejor posicionados políticamente. No es un asunto para chiste, pero José María Leyes, cuando se le consulta el tema, lo toma de buen ánimo. Dice que tiene 14 juicios y eso lo ubica en una posición de teniente. "Creo que los coroneles están con 40, yo todavía estoy mostrenco”, dice mientras sonríe.

Leyes se jacta de haber ganado al MAS en Cochabamba, donde todos apostaban por el oficialismo. Entonces, ahora ejerce en un ambiente poco amigable. Pese a eso, dice que tiene una buena relación con el gobernador Iván Canelas, de quien comenta que posee una visión más amplia y con quien está impulsando un proyecto de metropolización. Pero, el Gobernador no lo es todo y Leyes trata de llegar directamente al Presidente, hasta ahora sin éxito.

Durante su estadía en La Paz estuvo participando en una celebración de la Unión Europea, pero nada de darse una vuelta por el Palacio de Gobierno.

Él dice que no se cansará y que seguirá pidiendo reunirse con Morales, esta vez para presentarle un proyecto integral del agua.
Publicar un comentario