lunes, 15 de mayo de 2017

El peor momento de Boca

Boca sigue puntero pero no tan cómodo como antes. El equipo entró en declive y los de atrás pretenden aprovecharlo. La derrota en el superclásico le abrió las puertas de la pelea a River. ¿Qué debe corregir Guillermo para que no se le escape el campeonato?

Emiliano Sotomayor @emisotomayor
esotomayor@ole.com.ar
"Quedan seis fechas para mantenernos en la punta y ser campeones del torneo". Guillermo Barros Schelotto tiene claro el objetivo. "Depende de nosotros", sostiene, todavía dolido por la derrota frente a River. El DT de Boca sabe que en el superclásico se le escaparon tres puntos importantísimos y que ahora son varios equipos los que van a darle pelea. San Lorenzo se puso a tres y Newell's (rival de la semana que viene) y River a cuatro. Y encima los de Gallardo tienen un encuentro pendiente. Es por eso que Boca no puede dejar ni un punto más en el camino.


Pero... ¿qué es lo que debe corregir el Mellizo para que a Boca no se le escape el título?


1 Lo colectivo

Boca es un equipo que no juega en equipo. Falla desde lo colectivo. A veces brilla desde lo individual y compensa, pero en otras ocasiones, cuando las individualidades no aparecen, quedan en evidencia los problemas que tiene para generar juego. Le falta un armador, un cerebro que juegue y haga jugar a sus compañeros. Gago distribuye pero lo ayudan poco. Y Centurión, que en varias oportunidades se ha vestido de enlace, volvió a lesionarse. Encontrarle una alternativa parece difícil. Gonzalo Maroni, de 18 años, es el único enganche tradicional que tiene Guillermo Barros Schelotto en el plantel.


2 Aprovechar los momentos

El técnico de Boca tiene una idea inquebrantable con respecto a lo que pretende. Se apoya en eso y no le importa lo que opinen los de afuera. Así lo hizo siempre. Bancó a Bentancur a pesar de las críticas. En el mejor momento de Bou le devolvió la titularidad a Benedetto. Y ahora que Barrios la estaba rompiendo... lo sacó del equipo. Esa es una de las decisiones que le reprochan al Mellizo: que haya limpiado al colombiano en vez de hacerle un lugarcito. En este momento, ¿no es más que Bentancur acaso?


3 Asegurar el fondo

La defensa de Boca no brinda garantías y, a excepción de Fabra, todos los que la conforman son resistidos por los hinchas. Las críticas son continuas y de grueso calibre. Basta con recordar aquella frase que popularizó Hrabina en Olé después de la derrota ante Talleres: "Peruzzi cubre menos que una tanga". Pero no todo es culpa de los cuatro del fondo: de los errores también participan los del medio e incluso a veces los de arriba. Además ocupar mal los espacios y dar ventajas en el retroceso, Boca comete equivocaciones como la que le sirvió el tercer gol de River (ver Un error de jardín). "En la semana vamos a ver los errores que cometimos, a buscar los motivos y a tomar decisiones: tal vez hagan falta modificaciones", avisó el Mellizo después del partido.


4 Aprender a jugar sin Centurión

Ricky es el alma de este Boca. Encargado de romper líneas, también es el que se calza al hombro al equipo cada vez que resulta necesario. Sin ser un enganche tradicional, es quien une líneas y hace que Boca no sea previsible. Cuando él no está, el puntero lo siente. Y Guillermo todavía no ha encontrado la manera de reemplazarlo. Probó con Solís frente a Patronato, con Zuqui en Rafaela, con Maroni ante Arsenal y hasta con Bou este último domingo. Solamente ganó cuando puso un enganche (3-0 al Arse).


5 Volver a tomar confianza

Ultimamente a Boca le está costando sumar de a tres. De hecho apenas sumó cinco de los último 15. El declive se inició contra Patronato (1-1). Después fue a Rafaela: tampoco pudo (0-0). Ante Arsenal se enganchó Maroni y fue goleada (3-0). Pero en La Plata se le volvieron a escapar dos puntos (0-0 vs. Estudiantes). Y ahora el superclásico... Seguramente la derrota golpee todavía más en lo anímico. Será importante que Guillermo lo resuelva a tiempo.
Publicar un comentario