martes, 18 de abril de 2017

Los incidentes en Bastia avergüenzan a Francia

Francia, AS
Son cosas que jamás deberían verse en un campo de fútbol pero que ocurrieron en pasada jornada de la Ligue 1 francesa. El domingo por la tarde los jugadores del Lyon terminaban su calentamiento en Bastia cuando algunos miembros de Bastia 1905, un grupo de ultras del club, intercambiaron insultos con Memphis Depay. Poco después, otros bajaron de las Tribunas para intentar agredir a Gorgelin, portero suplente del Lyon, y posteriormente a otros jugadores. La tensión fue tan fuerte que los jugadores y árbitros se refugiaron finalmente en los vestuarios.




50 minutos más tarde, la situación volvió a la normalidad y los seguidores implicados en los ataques ocuparon sus sitios en Tribuna, como si nada hubiese pasado. Confusos por lo ocurrido tres días después de los incidentes en el Parc OL frente al Besiktas en la Europa League, los jugadores del Lyon aceptaron jugar convencidos por su presidente, Jean-Michel Aulas. Pero, en el descanso, antes de volver a los vestuarios, los incidentes se repitieron. Esta vez Lopes, el meta del Lyon, chocó con el director de seguridad del club corso, Anthony Agostini, quien le reprochó una actitud provocadora. Una nueva pelea empezó con empleados del estadio y seguidores, que la volvieron a tomar con los jugadores del Lyon. En este momento, la Liga de Fútbol Profesional (LFP) decidió suspender el encuentro de manera definitiva.

Obligados de nuevo a correr hacia su vestuario, los hombres de Aulas intentaron irse rápido del estadio pero la presión era tan fuerte fuera que volvieron al recinto. Finalmente, la intervención de la Policía permitió, un poco después de las 20:00, que el autobús lyonés pudiese emprender su camino hacia al aeropuerto, pero no sin miedo debido a los lanzamientos de piedras que cayeron en masa sobre el autobús.

Ayer, dos futbolistas del Lyon, Lopes y Gorgelin, presentaron una denuncia por “violencia en reunión en un recinto deportivo”. Poco después, fue el propio Agostini el que anunciaba que iba a hacer lo mismo contra Jean-Michel Aulas por “denuncia difamatoria”. El director de seguridad del Bastia reprochó al presidente del Lyon que hubiese dicho que había “golpeado él mismo a Anthony Lopes”. “Me fui con calma a verle para decirle que se tranquilizase. Luego me insulto e intentó golpearme”, dijo el exmiembro de los ultras de Bastia 1905.

Ahora se espera a ver qué sanción le caerá el Bastia tras los incidentes. “Son actos indescriptibles. El Bastia dio una imagen horrible de nuestro fútbol, esto daña la imagen del fútbol profesional, que no se lo merece”, aseguró Nathalie Boy de la Tour, la presidente de la LFP. Esta declaración augura sanciones importantes para el conjunto corso. Colista de la Ligue 1, el Bastia podría, según informó ayer el diario L’Equipe, jugar sus dos próximos encuentros sin espectadores y después de un juicio que podría durar hasta tres semanas, se decidirá si el partido se disputa de nuevo o si el Bastia lo pierde sin haberlo terminado.
Publicar un comentario